TESIS DEL SINDICALISMO DEMOCRATICO AL VII CONGRESO DE LA CUT COLOMBIA.

DIRIGENTES DEL SECTOR DEMOCRATICO EN LA CUT NACIONAL.

Fabio Arias Giraldo – Fiscal

Rosalba Gómez – Directora Dpto. Mujer

Ligia Inés Alzate – Directora Dpto. Asuntos Jurídicos

Luis Eduardo Varela – Director Dpto. Seguridad Social

Jairo Arenas- Director Dpto. Recursos Naturales y Medio Ambiente

Jorge Cortés – Primer Vicepresidente

Libardo Ballesteros – Director Dpto. Asuntos Campesinos y Étnicos

Francisco Maltés – Director Dpto. Organizaciones Sociales

DERECHIZACIÓN EN EL MUNDO

Algunas facetas que caracteriza la globalización neoliberal: la polarización económica en la sociedad y la explosión de exclusiones que degradan la dignidad humana y la depredación ecológica que la super explotación del capital hace al planeta.

En el mundo del trabajo la explotación, la exclusión y la marginalidad multiplican las formas y modalidades del crecimiento de la pobreza y los atropellos a la dignidad humana. La segmentación del mundo en países posindustriales, industriales y extractivistas, apunta a una mayor marginalidad y a la profundización de una injusta distribución de la riqueza. Allí donde los mercados no crecen, aparecen las guerras para imponer economías extractivistas, apropiarse de recursos y potenciar la apertura de las economías de mercado.

Con la llegada de Trump a la presidencia de los EE.UU. se consolida el proyecto de extrema derecha a nivel mundial, caracterizado por planes expansivos de dominio territorial y restricción de los derechos humanos, logran avanzar en América Latina gobiernos de esa tendencia, dentro de los cuales se destaca el derechista Bolsonaro en Brasil, y el de Colombia que tiene además la modalidad de gobierno en cuerpo ajeno.

A nivel de América Latina hay un retroceso de los gobiernos alternativos en Argentina, Chile, Brasil y Ecuador, reconquistados por la derecha y expresiones neoliberales, existiendo una agresión de Estados Unidos y sus aliados en la región contra Venezuela, acudiendo a todo tipo de injerencia e interviniendo en sus asuntos internos, lo que rechazamos categóricamente.

En el concierto mundial se destacan como grandes protagonistas Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y China cuyos movimientos políticos y económicos determinan los avances y retrocesos de la actual geopolítica mundial. Pero Estados Unidos sigue siendo la mayor potencia imperialista mundial. En este marco se desarrolla una guerra comercial entre EE.UU. y China cuyas repercusiones en el mundo conducen a una estrategia geopolítica por el control de los mercados, los avances tecnológicos y los territorios.

La sobreproducción mundial es innegable, la guerra de mercados desestabiliza al mundo, afecta a los pequeños productores, micro y medianos empresarios, a los trabajadores, todo lo cual beneficia al gran capital financiero y a las multinacionales en general.

EL FUTURO DEL TRABAJO Y LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL 4.0

Con la consolidación del modelo neoliberal se han venido haciendo trizas las formas contractuales del trabajo y se han impuesto las formas civiles y comerciales de la relación laboral. Según la Confederación Sindical Internacional, CSI, en las cadenas de valor de las grandes corporaciones internacionales el 93% de los trabajadores son tercerizados con formas contractuales flexibles.

A esto se suma la llamada Revolución Industrial 4.0, con la llegada de nuevas plataformas digitales como Uber o Rappi, en las que todos sus trabajadores aparecen como independientes o cuenta propia, desapareciendo la relación laboral y exonerando así la responsabilidad empresarial, con repercusiones muy negativas en materia de sus derechos individuales en el trabajo, cesantías, vacaciones y primas, recargos, como también en sus derechos a la libertad sindical, asociación, negociación y huelga. Hemos de precisar que con la revolución industrial 4.0, la automatización, la robótica y la inteligencia artificial, las tareas repetitivas e incluso complejas podrán reemplazar el trabajo humano. Al igual que en las revoluciones industriales anteriores se hace necesaria la reducción de la jornada de trabajo.

SITUACIÓN NACIONAL.

GOBIERNO DE IVÁN DUQUE Y EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO

La presidencia de Iván Duque es el producto de la unificación de todas las vertientes políticas del establecimiento neoliberal ante las posibilidades de un gobierno alternativo que encarnó Gustavo Petro, que desafortunadamente no se pudo concretar por la errática percepción de quienes planteaban que los dos candidatos eran lo mismo y llamaron a votar en blanco. Hoy estamos pagando esta irresponsabilidad histórica y, por ello, persistimos en reclamar la más amplia unidad de los sectores sociales y políticos de izquierda y del centro que nos permita presentarnos de forma convergente en los próximos comicios territoriales de octubre de este año.

El gobierno de Duque y sus aliados se caracteriza por una agenda en contra de la paz y representa una coalición inmersa en los más grandes escándalos de corrupción de que se tenga noticia en el país Odebrecht, Hidroituango y Corficolombiana. Por otra parte, desde que Duque fue elegido se ha exacerbado la persecución política y social, aumentando el asesinato de líderes sociales y el tratamiento represivo a la movilización y la protesta social por parte del Estado y sus fuerzas militares y de policía.

Para la solución de los graves problemas económicos y sociales Duque propone, más del mismo fracasado modelo neoliberal de las tres últimas décadas. Este modelo inspira todo el PND que Duque presentó al Congreso. En él se refuerza la enajenación de activos del Estado como Ecopetrol, el extractivismo como motor económico y el incentivo a los inversionistas sin prestar, en cambio, ninguna atención al fortalecimiento de la industria y el agro nacionales.

En materia laboral el PND incluye la más profunda modificación del actual Código Sustantivo del Trabajo y avanza en una reforma pensional, igualmente regresiva. Incluye, así, formas flexibles de contratación laboral que significarán ingresos por debajo del salario mínimo y se autoriza al empleador para desentenderse de su responsabilidad sobre la seguridad social de sus trabajadores (salud, pensiones, riesgos laborales y subsidio familiar) sin ningún reconocimiento en materia de cesantías, vacaciones, primas, licencia de maternidad, incapacidades y trabajo suplementario que hoy significan el 52% de un ingreso de salario mínimo. Finalmente, el PND elimina la compatibilidad entre pensión de invalidez y vejez y le da facultades extraordinarias al Presidente por seis meses para reestructurar el Estado.

AGENDA LABORAL

Frente a esta grave situación insistimos en que la CUT profundice la movilización y exigencia en su agenda laboral, a saber:

1. Formalización laboral que modifique la precariedad en que se encuentra el 70% de los trabajadores.

2. Plenas garantías a las libertades sindicales, derecho de asociación, negociación y huelga. Hay que salir de la marginalidad de menos del 4% en la afiliación sindical

3. Alza general de salarios.

4. Reparación colectiva al movimiento sindical, y muy especialmente a la CUT, que ha sido la mayor victimizada por la sinergia perversa del modelo neoliberal y la violencia antisindical.

5. Inclusión en la normatividad laboral colombiana de las recomendaciones de la comunidad internacional (OIT, Estados Unidos, Canadá, Unión Europea)

PAZ Y DERECHOS HUMANOS

La CUT ha defendido desde su fundación la solución política negociada del conflicto armado. Sin embargo, la firma de un acuerdo para la terminación del conflicto armado no resuelve automáticamente la profunda exclusión social ni vuelve realidad el sistema democrático, pero el logro de un acuerdo abre puertas para luchar, en mejores condiciones, por reformas democráticas y sociales que cierren la brecha histórica entre los colombianos.

Con la llegada de Iván Duque a la presidencia de la mano de Uribe Vélez, se lesionan la firma de los acuerdos de paz con las Farc y la ley estatutaria de la JEP, estrategia que se desarrolla en medio del asesinato y persecución violenta contra los líderes sociales. Se reedita, así, el proyecto de la seguridad democrática de Uribe con las ya anotadas desastrosas consecuencias.

SITUACIÓN DEL SINDICALISMO INTERNACIONAL Y NACIONAL

En el plano internacional la CUT se encuentra afiliada a la Confederación Sindical Internacional (CSI) y a nivel continental a la Confederación Sindical de las Américas (CSA). En desarrollo esas instancias la CUT se ha mantenido aliado con las corrientes más avanzadas del sindicalismo mundial, especialmente con las expresiones políticas que desde la CSA han mantenido una oposición y resistencia al neoliberalismo, respaldando gobiernos alternativos, señalando el papel intervencionista y hegemónico del imperialismo gringo, denunciando el funesto papel de los TLC y reivindicando la participación política del sindicalismo.

Debemos mantener y afianzar nuestras relaciones internacionales en el sindicalismo. Es de señalar que en el pasado Congreso de la CSI nuestros delegados lograron el compromiso de la CSI de acompañar a Colombia en un acto de solidaridad por la paz y en contra de la violencia contra los líderes sociales, acto que se efectuará el 7 de mayo en Bogotá en medio de nuestro VII Congreso.

En el plano nacional, asistimos a un mayor fraccionamiento sindical, ahora con la presencia de siete centrales sindicales, las tres históricas (CUT, CGT y CTC) y 4 de papel. A lo anterior se suma la posición que han venido asumiendo en este gobierno la CGT, la CTC y la CDP en abierta contemporización con él, primero en la firma del Pacto por el trabajo decente con gobierno y empresarios sin ningún compromiso real para los trabajadores y en aceptar la concertación en el salario mínimo en niveles inaceptables para los trabajadores.

ESTRUCTURA ORGANIZATIVA: ¿POCOS Y DISPERSOS?

El sindicalismo colombiano está caracterizado por su debilidad, producto de la perversa combinación del modelo neoliberal y la violencia antisindical. La afiliación sindical no supera el 5% de la Población Económicamente Activa y la dispersión sindical va en aumento. Entre 2006 Y 2018, El número de sindicatos se ha triplicado, pasando de unos 2.600 a más de 8.000, sin que el porcentaje de afiliación se haya modificado.

En la CUT, la situación es:

• 33 sindicatos con más de 5.000 afiliados (17 de Fecode y 16 de otros sectores), para un total de 360.420 afiliados.

• 61 sindicatos entre 1.000 y 5.000 afiliados, con un total de 123.646

• 51 sindicatos entre 500 y 1.000 afiliados, con un total de 34.309

• 519 sindicatos con menos de 500 afiliados, con un total de 72.713

Esta absurda dispersión, tiene varias explicaciones: La política del Estado y patrones encaminada a flexibilizar la relación laboral y a promover el paralelismo sindical; la definición de la representación sindical, no por el número de afiliados, sino por la estructura organizacional; la promoción de sindicatos para buscar las garantías alcanzadas por otros; y, no pocas veces, la errónea práctica de querer resolver las diferencias políticas por la vía administrativa de la sanción o la expulsión.

Esta situación se debe superar mediante la atención de varios frentes:

1- La lucha or la formalización laboral que logre vinculación directa.

2- La defensa de la representación sindical basada en la proporcionalidad de la afiliación.

3- El desarrollo de una profunda lucha ideológica y política por hacer del sindicalismo un verdadero representante de los derechos laborales, las libertades sindicales y de sus intereses de clase trabajadora buscando conjuntamente con otros sectores sociales y políticos la más amplia convergencia para proyectos políticos democráticos y alternativos.

4- La insistencia en una política de centralización del sindicalismo a todo nivel.

5- La promoción de una vida democrática en los sindicatos, sin sectarismos ni dogmatismos.

6- La promoción de la afiliación sindical en grandes estructuras por rama de actividad económica.

7- La promoción de la negociación colectiva multinivel (por rama).

En síntesis, hay que privilegiar los grandes intereses de la mayoría de los trabajadores y no la mezquindad de particulares liderazgos. Solo en la medida que prime el interés de los trabajadores se podrá combatir la perversa tendencia a la dispersión y a los pequeños feudos. Esta lucha debe empezar por nosotros en la CUT y debemos mostrar hacia el próximo congreso avances concretos al respecto. Emprendamos las tareas que nos lleven a más afiliados y menos sindicatos. Los trabajadores, el pueblo y la nación lo requieren.

REFORMAR EL SISTEMA ELECTORAL DE LA CUT

El balance de las pasadas elecciones del 21 de septiembre arroja, de una parte, un buen registro de participación del 64% del censo electoral habilitado, pero, de otra parte, nos advierte que esa debió ser la última vez en que se realizaron elecciones de la forma en que las viene haciendo históricamente la central, habida cuenta de las no pocas irregularidades en que se ha venido incurriendo. Por ello proponemos, que las próximas elecciones deberán realizarse con el acompañamiento de la Registraduría Nacional y la MOE, mediante voto electrónico y biométrico, en puestos fijos, en un día domingo (buscando día compensatorio), en horario de 8 am a 4 pm y constituyéndose desde ya un fondo para su financiación.

EN RELACIÓN AL TEMA DEL DOBLE CARGO DE DIRECCIÓN. En el III congreso extraordinario de la CUT, se acordó por mayoría, que no se permitiría tener un doble cargo de dirección en la estructura de la CUT. Proponemos que este Congreso apruebe una resolución que propenda porque se desarrolle de manera progresiva, la representación en un solo cargo de dirección.

PROYECTO DE MODELO DE DESARROLLO ALTERNATIVO.

ESTADO, SOBERANÍA Y DEMOCRACIA

Luchamos por un Estado democrático, popular, de derecho y con justicia social. Se garantizará el derecho a la organización y a la actividad política libres. El nuevo Estado será soberano en lo político, en lo político-militar y en lo económico. Las fuerzas armadas del país estarán al servicio de la integridad territorial y la soberanía de la Nación, jamás al servicio de planes hegemónicos de otros Estados.

La soberanía económica consistirá en el ejercicio del derecho irrenunciable de la Nación a la defensa y desarrollo de sus recursos humanos y económicos, a la protección del medio ambiente y a la creación de un nuevo orden económico internacional.

La democracia no podrá entenderse como el simple ejercicio del derecho al sufragio o de los derechos políticos. Ella comprenderá también el derecho de las personas a acceder a los beneficios económicos, sociales, políticos y culturales.

RELACIONES INTERNACIONALES, INTEGRACIÓN Y DEUDA EXTERNA

Colombia tendrá relaciones con todos los países del mundo, sobre la base de los principios de respeto a la soberanía nacional en condiciones de igualdad y beneficio recíproco, sin injerencia en asuntos internos de parte y parte. En consecuencia, revisará los tratados y convenios suscritos con otros estados u organismos internacionales, que atenten contra la soberanía, la independencia y las relaciones de equidad.

El Estado propenderá por la integración latinoamericana, contraponiéndola a la globalización neoliberal. La deuda externa se enfrentará de manera colectiva por los países afectados y su renegociación buscará la condonación de parte de ella, la rebaja de intereses y a mayores plazos, de manera que sus pagos correspondan con las condiciones del país.

PROPUESTA ECONÓMICA

El desarrollo material y espiritual de los colombianos y el mejoramiento constante de sus condiciones de vida y de trabajo, constituirán pilar fundamental del Modelo de Desarrollo Alternativo. Superar la deformación económica implementando el desarrollo de la ciencia, la innovación y la tecnología, teniendo en cuenta los intereses del país y de Latinoamérica.

Conseguir una mayor participación de los trabajadores y de la población en los beneficios de la actividad económica, a fin de redistribuir equitativamente los ingresos y ampliar el mercado interno. Se controlará el flujo de capitales transnacionales poniendo en primer plano los intereses del desarrollo nacional, en tanto que el régimen tributario gravará con contribuciones más altas a quienes más tengan, sin desestimular la actividad productiva ni bajar la capacidad de consumo de los sectores populares.

Se defenderán los precios de sustentación y mercado para los productos y materias primas de producción nacional, evitando la importación de materias primas o productos terminados que se puedan producir en el país. El gasto público priorizará el desarrollo y la satisfacción de las necesidades sociales básicas.

PLANIFICACIÓN ECONÓMICA: Habrá una planificación económica, científica y democrática, flexible en los niveles local, regional y nacional, con participación de los diversos sectores sociales.

POLÍTICA DEL EMPLEO: La industria nacional será dotada de tecnología avanzada y, en lo posible, de punta, estimulando la creación de empresas productoras de bienes de capital y el fomento de la investigación tecnológica y científica. Combatiremos el desempleo y protegeremos el empleo nacional controlando de manera efectiva el desempeño de las transnacionales, eliminando las agencias temporales y garantizando la estabilidad laboral.

Insertaremos al sector informal de la economía en el Plan de Desarrollo brindándole alternativas de progreso y solución a sus problemas sociales, implementación de planes de capacitación y formación, acceso a la seguridad social, educación formal y una legislación laboral que regule la actividad con su participación.

Impulsaremos y fortaleceremos los conceptos de igualdad, equidad y dignificación del trabajo de las mujeres. Lucharemos por la ampliación de la cobertura en los servicios de guarderías, comedores y lavanderías, entre otros. Se prohibirá el trabajo infantil, estableciéndose mecanismos ejemplares de control.

POLÍTICA MINERA Y ENERGÉTICA.

Se revisará el Código Minero para adecuarlo a los intereses nacionales siempre apoyando a la pequeña minería. Trabajaremos por una legislación petrolera nacionalista, otorgándole el monopolio de la explotación a la compañía estatal Ecopetrol como empresa nacional, privilegiando sus explotaciones directas, y a las comunidades y regiones productoras mayores cuotas de regalías. Se implementará una política de transición energética que cada vez más involucre energías alternativas y limpias.

REFORMA AGRARIA Y CULTIVOS DE USO ILÍCITO

La reforma agraria consistirá no sólo en la redistribución de la tierra, sino que estará acompañada de servicios, asistencia técnica y mercadeo, garantizado una producción tecnificada con miras a asegurar la independencia alimentaria, el abastecimiento de materias primas para el país y la exportación de los excedentes.

Así mismo, reconocemos los derechos ancestrales que tienen las comunidades indígenas sobre los terrenos que ocupan o demandan sus resguardos, también aplicaremos la extinción de dominio sobre las tierras no explotadas, los latifundios y predios inadecuadamente explotados. El Estado ejecutará programas de desarrollo integral en las zonas de cultivos de uso ilícito, con el fin de sustituirlos.

REFORMA URBANA, MEDIO AMBIENTE, EDUCACIÓN Y CULTURA

Se adelantará una reforma urbana con enfoque integral en el uso del espacio público aplicando la extinción de dominio sobre edificaciones no utilizadas.

La ecología será una política de Estado y una preocupación de todos los colombianos.

Impulsaremos una verdadera revolución educativa que permita a los colombianos acceder a las máximas adquisiciones de la ciencia, tecnología y la cultura en el ámbito internacional fortaleciendo la educación pública, haciéndola competente y eficiente a la vez que se libere de los manejos clientelistas y el desgreño administrativo.

MEDIDAS DE EJECUCIÓN INMEDIATA

Se incorpora a este plan la agenda laboral y sindical propia de la CUT

MUJERES Y TRABAJO

1. Igualdad de las mujeres en el mundo del trabajo: La estructura del mercado laboral en Colombia evidencia una exclusión estructural de las mujeres y una participación en condiciones de precariedad. Los esfuerzos hacia la equidad de género en el mundo laboral desde la CUT deberían pasar por la promoción de la ratificación por parte del Estado colombiano de convenios de la OIT al respecto que aún no se han acogido, así como el seguimiento a los adoptados.

2. La participación de las mujeres en las organizaciones sindicales de primer, segundo y tercer nivel y en la negociación colectiva: participación en sus órganos y cargos de autoridad participación en procesos de negociación colectiva.

La llegada de dos mujeres al Comité Ejecutivo de la Central, significa solo el 10% de la participación femenina y NO corresponde al número de mujeres afiliadas. La CUT debe posibilitar la participación de las mujeres, mediante, la transversalización de la perspectiva de género, realizando acciones positivas para mayor participación de las mujeres en órganos de decisión, representación y liderazgo y promoverla entre las organizaciones de base.

3. Reparación al movimiento sindical con perspectiva de género: retos que debería promover la CUT: el reconocimiento de la diversidad de mujeres sujetas de reparación, la inclusión de la perspectiva de las mujeres en la agenda global de reparación del sindicalismo, la identificación de riesgos y afectaciones específicas de las mujeres a partir de la violencia antisindical, acciones específicas de reparación para las mujeres y, en general, la integración del enfoque de género al proceso de reparación al movimiento sindical.

Construcción de la paz: Es necesario que la agenda laboral para la paz, en el post acuerdo, deberá asegurar la participación de las mujeres, integrar la visión que de la paz que tienen las mujeres y sus reivindicaciones en el mundo del trabajo.

Economía del cuidado:

La política del cuidado existente en Colombia legitima estereotipos de género. Asimismo, las profesiones u oficios ligados al cuidado remunerado tienen una composición mayoritariamente femenina y presentan altos niveles de precariedad. Exigir al Estado que el sistema de economía del cuidado, sea una realidad en el país, promoviendo la iniciativa legislativa, que se viene construyendo desde la mesa de economía del cuidado.

Violencia y acoso en el lugar de trabajo

En este sentido, la violencia y el acoso que viven las mujeres en los lugares de trabajo es una de las expresiones de violencia de género más comunes, pero poco documentadas, denunciadas y sancionadas.

Es necesaria y urgente una reforma de la ley 1010 de 2006. Más allá de la reforma a la ley es indispensable una política integral contra el acoso en el mundo del trabajo, que reconozca las desigualdades en razón no sólo del género y la sexualidad. Es urgente que el gobierno colombiano establezca una política contra el acoso y la violencia en el mundo del trabajo en Colombia en consonancia con el Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981 y la respectiva recomendación.

TESIS DE JUVENTUD

El Departamento de la Juventud y Niñez Trabajadora en la actualidad propugna por lograr la organización y participación activa y sistemática de los y las jóvenes afiliados en los sindicatos, para su preparación para un mejor accionar en la materia.

LA JUVENTUD TRABAJADORA Y LA CUT.

Los retos frente a las dificultades que enfrentan hoy las y los jóvenes del país, requieren del compromiso decidido de la CUT en relación con el empoderamiento de la juventud trabajadora como sujeto social y sindical.

a) Realizar todas las actuaciones necesarias para la consecución del posicionamiento político de los y las trabajadores y trabajadoras jóvenes dentro de los estamentos del Estado colombiano.

b) Promover políticas públicas diferenciales y equitativas teniendo en cuenta la etapa vital en que se encuentren los y las jóvenes, propiciando que los menores de 18 años finalicen con éxito su etapa de capacitación básica para, posteriormente, propugnar por su correcta inserción al mercado laboral en términos de trabajo decente.

c) Se compromete a impulsar políticas públicas que logren eliminar la exclusión que suscitan los exámenes previos como requisitos de acceso a la educación superior.

d) La participación de la juventud en los cargos de decisión y liderazgo, es indispensable, para legitimar la continuidad en el mundo sindical.

A su vez, el Congreso incita al Comité Ejecutivo de la CUT y sus afiliadas, a:

a) Continuar con el desarrollo de programas de formación y organización, haciendo énfasis en los ejes temáticos de auto reforma sindical, sindicatos y afiliación juvenil, trabajo decente y negociación colectiva.

b) Reforzar el apoyo, académico y práctico, a los y las jóvenes sindicalistas en materia de negociación colectiva.

c) Promover el desarrollo de estrategias y propuestas sindicales para lograr mayor incidencia en las políticas públicas de primer empleo, trabajo decente con inclusión juvenil y equidad de género.

d) Promover la creación de una cátedra de ciudadanía laboral, democracia y participación ciudadana, en los programas educativos del SENA, colegios, y universidades del país.

e) Incidir en la elaboración de políticas sindicales dirigidas a la juventud trabajadora.

f) Realizar una campaña de afiliación sindical dirigida a la juventud trabajadora.

g) Garantizar la participación de las/os jóvenes en los espacios de discusión, a través de la asignación de permisos, apoyo en transporte, hospedajes.

h) Fortalecer las estructuras de juventud en todas y cada una de las subdirectivas.

ERRADICACIÓN DEL TRABAJO INFANTIL.

La apuesta política desde la Central constituye la continuación de la lucha histórica del movimiento sindical regional y mundial para eliminar el trabajo infantil y asegurarse de que todos los niños, niñas y adolescentes puedan acudir a la escuela. La respuesta ante este flagelo es la lucha por el trabajo decente de los adultos para evitar que los niños y niñas deban aportar con trabajo a los ingresos familiares.

Presentada por el Sindicalismo Democrático:

Bogotá 2019.