Sindicato alemán conquista reducción de la jornada a 28 horas semanales y reajuste de 4,3%

Este martes, 6 de febrero de 2018, el mayor sindicato metalúrgico de Alemania, IG Metall, cerró un acuerdo con las principales empresas de la región de Baden-Wuerttemberg, sede de industrias como Daimler y Porsche, y aseguró a los cerca de 900 mil trabajadores y trabajadoras la reducción de la jornada de trabajo de 35 a 28 horas semanales y un aumento salarial del 4,3%. El acuerdo tiene validez hasta el 31 de marzo de 2020.

A partir de ahora, los metalúrgicos del sector, con al menos dos años de trabajo en la empresa, podrán solicitar la reducción de la jornada semanal de trabajo sin reducción de salario por un período que puede ir de seis a 24 meses. Pasado ese tiempo, el trabajador tendrá la garantía de retornar a su puesto en tiempo integral.

Por otro lado, las empresas podrán contratar más trabajadores para una jornada de 40 horas semanales en períodos de aumento de producción para atender el crecimiento de la demanda.

"Por mucho tiempo, la flexibilidad del tiempo de trabajo ha sido un privilegio de los empleadores", dijo el presidente de IG Metall, Joerg Hoffman, resaltando la importancia del acuerdo cerrado.

El acuerdo garantiza también a los trabajadores el pago único de 100 euros correspondiente a la recomposición salarial del primer trimestre de 2018, ya que el acuerdo cerrado pasa a valer sólo a partir de abril. En el año que viene, ese pago se convertirá en un depósito único de 400 euros, al que se añadirá un segundo pago extra, correspondiente al 27,5% del salario mensual de cada trabajador.

"Los trabajadores van a tener más dinero en el bolsillo en términos reales, van a obtener una parte justa de los lucros de las empresas y eso va a impulsar el consumo", afirmó a Reuters Roman Zitzelsberg, uno de los representantes del IG Metall.

Los metalúrgicos que tengan hijos pequeños, enfermedad en la familia o ancianos podrán optar por no recibir esa cantidad anual y sustituirlo por una jornada de trabajo aún menor. Esta medida también será válida durante un período de dos años.

Valter Sanches, secretario general de IndustriAll Global Union, explica que ese acuerdo, conquistado después de cinco rondas y una serie de huelgas, que paralizó gigantes como Airbus, Daimler, BMW y Bosch, representa una victoria para la categoría y puede servir para el cierre del acuerdo nacional y para futuras negociaciones que incluyan otros sectores de la economía del país.

"En Alemania, se cierra primero el acuerdo por región, que sirve de base para el nacional. Este importante acuerdo conquistado por los metalúrgicos de la región de Baden-Wuerttemberg posiblemente será mantenido a nivel nacional ", explica Sanches.

Víctor Báez, secretario general de la CSA, agregó que la IG Metall tiene más de 2,2 millones de afiliados y que ciertamente esta victoria tendrá repercusiones en toda Alemania.

Dijo también que esta importante lucha tiene una visión de futuro, porque con la robotización se van perdiendo cada vez más puestos de trabajo. Entonces, una de las formas de evitar que éstos desaparezcan es administrar los empleos existentes acortando las jornadas de trabajo, pero preservando los niveles salariales y los beneficios de los trabajadores y trabajadoras.

En 1930, John Maynard Keynes, quien sacó al mundo de la crisis de 1929, había previsto que, para el 2030, la gente trabajaría solamente 3 horas por día, quince horas semanales en total, para satisfacer sus necesidades. “Si ahora estamos trabajando 16 horas para sobrevivir, es porque unos pocos se están apoderando de inmensas riquezas por mecanismos torcidos, antidemocráticos e insustentables”, concluyó Báez.