Sigue la crisis en IPS Universitaria en Medellín. Sus trabajadores están sin seguridad social

Los trabajadores de la salud, vinculados a la IPS Universitaria de Medellín, están sin seguridad social. A varios ya les han cancelado citas que tenían en trámite con especialistas porque la IPS no ha pagado a las EPS.

Tal denuncia la hace el Sindicato de Trabajadores de la IPS Universitaria, Sintraipsu, que se suma a otras que dan cuenta del atraso en los salarios, la no renovación de algunos contratos de afiliados al sindicato y la falta de voluntad de la administración de la IPS para negociar el pliego de peticiones presentado a principios de año.

Loly Luz Rada, presidenta de la organización sindical, dijo que en este contexto de crisis preocupa la poca comunicación con la administración de la IPS. Los encargados de recursos humanos nunca contestan los llamados. “Nunca nos dicen las causas reales de los atrasos, siempre nos enteramos por comentarios de pasillos”.

Ejemplo de lo anterior es que nadie sabía del no pago de la seguridad social hasta cuando la EPS empezó a cancelar citas con especialistas ya asignadas a los trabajadores de la IPS Universitaria. Situación preocupante porque ese tipo de citas tardan mucho en asignarse.

Otros reclamos del sindicato

Sintraipsu fue fundado en noviembre de 2018, cuando los trabajadores vieron que era la única manera de defender sus derechos. Para ese momento ya se presentaban atrasos los pagos de salarios.

Loly Luz Rada dice que los atrasos en el pago de salarios y la seguridad social repercuten en la atención a los usuarios. “Si los trabajadores tenemos preocupaciones por las deudas, no vamos a atender de la misma manera a los pacientes”, asegura.

El 30 de enero de este 2019 empezaron las negociaciones del pliego que presentó el sindicato, pero en la etapa de arreglo directo no se llegó a ningún acuerdo, y la IPS no quiso seguir con la etapa de prórroga. Este pliego está hoy a la espera de un tribunal de arbitramento.

El principal punto de este pliego tiene que ver con la estabilidad laboral. El sindicato busca que se les garantice un debido proceso disciplinario y no haya despidos sin justa causa. En ocasiones a los trabajadores no se les renueva el contrato, pero días después ven a otras personas haciendo sus mismas funciones. “No se entiende porque no le renuevan el contrato si es buen trabajador y el servicio que prestan es necesario”, dice Loly Rada.

La crisis de la IPS Universitaria

La salud en Colombia atraviesa por múltiples problemas. Todos los días escuchamos en los medios sobre la difícil situación de pacientes y trabajadores de la salud. El no otorgamiento de citas médicas, la falta de medicamentos y el atraso en los salarios, son los temas recurrentes en los noticieros y periódicos.

El caso de la IPS Universitaria parece ser crítico. Esta entidad pertenece a la Universidad de Antioquia y presta servicios en Medellín y Apartadó principalmente. Antes lo hacía también en Barranquilla y San Andrés.

La directora de la IPS, Marta Cecilia Ramírez Orrego, en declaraciones al diario El Colombiano en el mes de mayo, dijo que la entidad estaba a punto de estabilización del servicio. Recordó que la operación de la IPS se vio comprometida en diciembre del 2018 cuando le embargaron las cuentas por una deuda con la asociación de anestesiólogos (Anestesiar). En aquel momento se cerró parcialmente la prestación de servicios en la Clínica León XIII de Medellín.

Aseguró la señora Ramírez que en el mes de marzo comenzó nuevamente a prestar servicios, y que con $7 mil millones más de recaudo extraordinario se podría estabilizar totalmente la Clínica. Pero la deuda de la IPS, a diciembre de 2018, era de $214 mil millones.

Según el informe de gestión de 2018, la IPS universitaria tiene 3.833 trabajadores, 31,2% de ellos vinculados y el resto (68,8%) contratistas. El año pasado se suscribieron 275 contratos directos para trabajadores que realizan actividades misionales en áreas las distintas áreas del servicio.