¿Qué es la ‘Bomba H’ que probó Corea del Norte?

La mañana de este domingo 3 de septiembre, el mundo se estremeció, literalmente, con la prueba que hizo Corea del norte de una Bomba de Hidrogeno. El terremoto que se registró en zonas cercanas alcanzó una intensidad de 6.4 grados en la escala de Richter. De acuerdo con la información de medios internacionales, la magnitud de la explosión sería de entre 80 y 100 kilotones.

Para entender esa cifra basta, por ahora, saber que la bomba que lanzaron los Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945 tenía un poder de 15 kilotones. Una destrucción que no tiene precedentes. Y un peligro muy grande para el mundo. Ya le vamos a contar que puede hacer un aparato de esos.

Las reacciones no se han hecho esperar. La ONU ha anunciado que realizará una reunión de urgencia con el Consejo de seguridad para estudiar posibles sanciones al régimen de Pionyang. Además de estudiar algunas alternativas a este conflicto que tiene en vilo a todo el planeta. Las posibilidades no son halagadoras: ya se ha insistido en sancionar a Corea pero las respuestas no son ni amables ni conciliadoras.

China, uno de los aliados estratégicos de Corea del norte rechazó el hecho. El ministro de relaciones exteriores dijo que su país “condena enérgicamente y denuncia firmemente el nuevo ensayo nuclear que realizó hoy Corea del Norte”.

Rusia también manifestó su rechazo a este, el sexto ensayo nuclear de Corea a la que calificaron de una “seria amenaza para el mundo”. “El enésimo desprecio ostentoso por parte de Pyongyang de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y las normas del derecho internacional merece una decidida condena”, expresaron en un comunicado de su Ministerio de relaciones internacionales.

“Condeno enérgicamente que Corea del Norte haya llevado a cabo hoy un sexto ensayo nuclear. Se trata de otra flagrante violación de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”, dijo Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

Para Shinzo Abe, primer ministro del Japón, el ensayo fue un acto “completamente intolerable”. Expreso que es una “grave e inmediata amenaza de seguridad que incrementa aún más el peligro del régimen y menoscaba seriamente a la paz y a la seguridad en la región”.

Sin duda que si hay un destinatario para el mensaje que Kim Jomg-un es Donald Trump. Es más: la televisión norcoreana anunció que el objetivo de la prueba era tomar “medidas detalladas para contener a EEUU y los movimientos de otras fuerzas hostiles para imponer sanciones viciosas”. Hasta ahora se sabe que el presidente de los Estados Unidos realizará una reunión urgente con el comité de seguridad para estudiar las medidas al respecto. Se prevé que podría haber sanciones para quienes tengan relaciones comerciales con Pionyang.

¿Qué es la Bomba de hidrogeno?

Ese aparato es, antes que nada, el arma más potente conocida por el hombre. Se debe saber que es más poderosa que una bomba atómica. Se le llama bomba termonuclear o bomba de fusión. Lo que hace es generar una gran cantidad de energía a partir de la fusión del núcleo.

Para entender el funcionamiento de la bomba hay que conocer un poco a su antecesora: la bomba atómica. En términos simples, la reacción que se genera, y que es la que desencadena tal destrucción, se debe a que, en el núcleo del átomo de algunos elementos volátiles, como el uranio, el radio, el plutonio se fomentan reacciones físicas que hacen que los electrones se vuelvan inestables, se rompan, choquen entre sí, liberando gran cantidad de energía, que a la vez se expande por otros átomos, como una cadena. La suma de todas esas reacciones es la que causa la gran explosión.

La bomba de Hidrogeno funciona diferente: adentro de ella hay una ‘pequeña bomba atómica’ que reacciona como se explicó anteriormente. Para generar la explosión, lo primero que se hace es activar esa ‘pequeña bomba’ que genera la división del núcleo de los átomos (fisión nuclear se llama eso). Luego de la fisión, se emiten grandes cantidades de radiación que calientan una capa de poliestileno que recubre el centro de la bomba, donde está el material (plutonio, radio, uranio; hay varios). Se da entonces una fusión nuclear, es decir que el poliestileno calienta mucho el núcleo del elemento. Esa unión libera gran cantidad de energía.

Después, en medio de ese calor, el combustible de la bomba, que generalmente es Deuterio de Litio se calienta. Ese calor potencia aún más hasta que llega al centro, en el que hay más, digamos plutonio, que también se fisiona. Esa reacción en cadena genera la explosión.

Veámoslo más simple: La Bomba de hidrogeno tiene dos partes: A y B. A y B están separadas por una pared (el poliestileno). A es una pequeña bomba atómica. B es plutonio recubierto de combustible (Deuterio de Litio). La reacción se da así. 1) se activa la pequeña bomba atómica en A; eso libera mucha energía, que hace que la pared casi que se derrita. 2) la pared derretida se ‘une’ con el combustible y lo calienta mucho. 3) El calor del combustible llega al plutonio lo que hace que el núcleo de esos átomos se rompa. Esa ruptura libera una impensable cantidad de energía. Toda esa cadena genera la explosión terrible.

El Cataclismo

En los 80, cuando el peligro de una guerra nuclear era el pan de cada día, Gabriel García Márquez nos hizo un relato premonitorio de lo que podría pasar. Se llama el Cataclismo de Damocles.

“Un minuto después de la última explosión, más de la mitad de los seres humanos habrá muerto, el polvo y el humo de los continentes en llamas derrotarán a la luz solar, y las tinieblas absolutas volverán a reinar en el mundo. Un invierno de lluvias anaranjadas y huracanes helados invertirá el tiempo de los océanos y volteará el curso de los ríos, cuyos peces habrán muerto de sed en las aguas ardientes, y cuyos pájaros no encontrarán el cielo. Las nieves perpetuas cubrirán el desierto del Sáhara, la vasta Amazonia desaparecerá de la faz del planeta destruida por el granizo, y la era del rock y de los corazones transplantados estaría de regreso a su infancia glacial. Los pocos seres humanos que sobrevivan el primer espanto, y los que hubieran tenido el privilegio de un refugio a las tres de la tarde del lunes aciago de la catástrofe magna, sólo habrán salvado la vida para morir después por el horror de sus recuerdos. La Creación habrá terminado. En el caos final de la humedad y las noches eternas, el único vestigio de lo que fue la vida serán las cucarachas”.

Fuente: https://www.kienyke.com/historias/bomba-hidrogeno-corea-del-norte