Pensiones

Necesitamos un sistema pensional universal, no sistema de ahorros. Opinión.

Por Héctor Vásquez Fernández. Analista Escuela Nacional Sindical.

El régimen pensional que estableció la ley 100 de 1993 debe reformarse radicalmente por ser discriminatorio y excluyente. Hoy sólo uno de cada 4 adultos mayores tiene pensión, y a futuro las personas que van a tener pensión asegurada representan solo el 10% de la población activa. En el régimen público de prima media, únicamente aquellas personas que puedan acceder a un empleo estable que les garantice cotizar por lo menos 25 años completos; y en los fondos privados de pensiones, sólo aquellos trabajadores que coticen sobre un ingreso superior a 3.5 salarios mínimos, que les permita, a pesos de hoy, un ahorro de $152 millones si son mujeres, o de $127 millones sin son hombres.

La ley 100 de 1993 estableció dos regímenes de pensión: el régimen público de Prima Media con Prestación Definida (RPM), manejado por COLPENSIONES, y el régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS), manejado por el sector financiero. El régimen de prima media garantiza una pensión vitalicia que oscila entre el 65% y el 80% del ingreso base de liquidación, pero tiene como requisitos cotizar 1.300 semanas (25 años de trabajo continuos) y tener una edad de 57 años las mujeres y 62 los hombres. A esta pensión sólo accede el 10% de la población activa, es decir, personas que trabajen en el sector formal de la economía, que además tengan una alta estabilidad laboral, que posean altos niveles educativos y que trabajen preferiblemente en las zonas urbanas.[1]

En el régimen de ahorro individual, los afiliados pueden obtener dos modalidades de pensión: una de Retiro Programado, en la que el pensionado asume los riesgos de longevidad e inversiones, lo que quiere decir que su pensión dura hasta que se agote el capital ahorrado; y La Renta Vitalicia Inmediata, que se negocia con las compañías aseguradoras, que son las que asumen los riesgos de longevidad e inversiones, y que asegura una pensión muy cercana al nivel del salario mínimo. Adicionalmente, es posible una pensión de vejez anticipada, pero sólo cuando los ahorros del afiliado acumulados durante su vida laboral (aportes y rendimientos) alcancen a financiar una mesada inicial equivalente a por lo menos 110% del salario mínimo[2].

LA AGENDA DE LOS EMPLEADORES PRECARIZACION Y NO DERECHO DE ASOCIACION NI NEGOCIACION.

Opinión de Carlos J. Díaz Lotero, Director de la ENS

Según la Superintendencia Financiera, en Colombia hay 1´337.723 personas pensionadas, de las cuales el 91% (1´246.643) están en el Régimen de Prima Media administrado por Colpensiones, o sea el régimen público; y el 9% (111.080 personas) en los fondos privados.

De los 6,4 millones de afiliados a Colpensiones solo cotizan 2,8 millones, mientras que en las Administradoras de Fondos Privados, de los 13,8 millones de afiliados, cotizan 6,2 millones[i].

Durante la instalación del X Congreso de los Fondos de Pensiones realizado recientemente en Cartagena, el presidente del consejo directivo de Asofondos, Miguel Largacha, planteó la importancia de una reforma pensional, así como medidas laborales para formalizar el empleo, dado que dos terceras partes de la fuerza laboral está en la informalidad, es decir no cotiza al sistema contributivo de la seguridad social. Asimismo, informó que los ahorros de los casi 14 millones de afiliados a los fondos privados ascienden a $199 billones, equivalente al 82% del presupuesto de la nación para este año.

Digamos que en principio es válida la propuesta de formalizar el trabajo para ir aumentando la cobertura pensional, pues hoy solo el 34% de los ocupados cotiza al sistema. El problema de la propuesta de Asofondos es que la formalización la fundamentan en el desgastado supuesto de que el empleo formal es resultado directo de la reducción de costos laborales, empezando por el desmonte de las contribuciones parafiscales.

Formalizar precarizando y aumentar rentabilidad de Fondos Privados

Por: Carlos J. Díaz Lotero*

Según la Superintendencia Financiera, en Colombia hay 1'337.723 personas pensionadas, de las cuales el 91% (1'246.643) están en el Régimen de Prima Media administrado por Colpensiones, o sea el régimen público; y el 9% (111.080 personas) en los fondos privados.

De los 6,4 millones de afiliados a Colpensiones solo cotizan 2,8 millones, mientras que en las Administradoras de Fondos Privados, de los 13,8 millones de afiliados, cotizan 6,2 millones [i].

Durante la instalación del X Congreso de los Fondos de Pensiones realizado recientemente en Cartagena, el presidente del consejo directivo de Asofondos, Miguel Largacha, planteó la importancia de una reforma pensional, así como medidas laborales para formalizar el empleo, dado que dos terceras partes de la fuerza laboral está en la informalidad, es decir no cotiza al sistema contributivo de la seguridad social. Asimismo, informó que los ahorros de los casi 14 millones de afiliados a los fondos privados ascienden a $199 billones, equivalente al 82% del presupuesto de la nación para este año.

Digamos que en principio es válida la propuesta de formalizar el trabajo para ir aumentando la cobertura pensional, pues hoy solo el 34% de los ocupados cotiza al sistema. El problema de la propuesta de Asofondos es que la formalización la fundamentan en el desgastado supuesto de que el empleo formal es resultado directo de la reducción de costos laborales, empezando por el desmonte de las contribuciones parafiscales.

Lobos feroces contra la caperucita roja de nuestras pensiones

Por: Germán Manga.
    Lecciones para Colombia del repudio de los chilenos contra los Fondos Privados de Pensiones AFP, el modelo que inspiró el nuestro y que tiene al 80 % de los jubilados recibiendo menos del salario mínimo.


Importante espejo para Colombia el repudio popular que hay en Chile contra los Fondos Privados de Pensiones –las AFP– y contra todo el modelo de pensiones en el cual se inspiró el nuestro. El pasado domingo dos millones de personas desfilaron por las principales ciudades de ese país –la tercera marcha masiva en el último año– para exigir una radical transformación o el desmonte de las AFP.

El sistema chileno fue establecido en 1981 por el dictador Augusto Pinochet y 36 años después tiene a la gente en contra porque incumplió sus promesas. La proyección era que los pensionados recibieran mesadas del 70 % de sus salarios. La realidad hoy es que el 80 % de todos los pensionados reciben menos del salario mínimo.

En contraste, las ganancias por intermediación y comisiones de servicio de las seis empresas que dominan el sistema (entre ellas una colombiana del Grupo Sura) son exorbitantes: el 25 % anual de los ahorros de cinco millones y medio de trabajadores, lo cual convirtió el sistema de pensiones en una desaforada maquinaria de acumulación de capital de los principales conglomerados económicos.

Fiduprevisora: Circular 002 de 2016.

Mi papá es un actor de 69 años y no tiene derecho a pensión”.

Tomado de: semana.com

Julián Román ha liderado a los actores colombianos para que una ley los reconozca como profesionales. En diálogo con Semana.com se va contra las productoras y exige mínimos derechos para su gremio.

El colombiano Julián Román acaba de llegar de México, donde encarnó a una de las leyendas de la canción azteca: Juan Gabriel, una producción que será emitida la próxima semana por el canal TNT y en cuatro meses se verá en Colombia. Se podría tratar de uno de los papeles de su carrera, pero en la vida real hay uno que lo seduce. Agremiar a todos los actores colombianos para exigir mejores condiciones de trabajo.

CUT rechaza decisión que acaba con las pensiones convencionales

CUT rechaza la decisión de la Corte Constitucional que acaba definitivamente con las pensiones convencionales
 

Posición de la CUT sobre la reforma pensional

Estamos por una reforma integral que asuma la seguridad social como un derecho humano fundamental que elimine el lucro y la intermediación, que sea administrada directamente por el Estado bajo los principios de universalidad, integralidad y solidaridad.

Subscribe to RSS - Pensiones