Opinión

Reformismo laboral permanente

Por: Edwin Palma.

Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”.
Eduardo Galeano


En este despelote del derecho laboral nos encontramos diariamente con sorpresas judiciales, que han sido, por decirlo así, favorables a los trabajadores. Hay que reivindicarlas e insistir en lograr más

El Código Sustantivo del Trabajo es inconstitucional, anacrónico y un pantano interpretativo que favorece casi siempre a los empresarios y hace que jueces y magistrados no apliquen los estándares internacionales, ni los principios constitucionales, a pesar de ser tan claros.

¿Será qué nunca va a llegar el Estatuto del Trabajo que nos tiene prometido la Constitución de 1991 en su artículo 53? Parece que no. Si aún en el proyecto de ley estatutaria de garantías para las organizaciones sociales (que se discute en la implementación de los acuerdos de La Habana) se ha excluido de nuevo la exigencia de desarrollar el derecho de huelga (otra vieja obligación del Congreso), no esperemos, por ahora, un compendio de normas sustantivas laborales que desarrolle los principios constitucionales de “Igualdad de oportunidades para los trabajadores; remuneración mínima vital y móvil, proporcional a la cantidad y calidad de trabajo; estabilidad en el empleo; irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos en normas laborales; facultades para transigir y conciliar sobre derechos inciertos y discutibles; situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e interpretación de las fuentes formales de derecho; primacía de la realidad sobre formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales; garantía a la seguridad social, la capacitación, el adiestramiento y el descanso necesario; protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador menor de edad”. Todos tan necesarios para los trabajadores del país, pero tan peligrosos para el Consejo Gremial.

Revoquemos la farandulería de izquierda

Por: Antonio Larrota

Para iniciar este artículo quiero recordar las palabras del cura Camilo Torres “Ya estamos cansados de discursos, ya estamos cansados de promesas. Cuando vemos un movimiento masivo, veremos cómo se juntan a ellos, una cantidad de oportunistas de última hora que querrán usufructuar ese movimiento… Creo que nuestro pueblo, como decía Jorge Eliecer Gaitán es superior a sus dirigentes, tiene ya el olfato y la malicia indígena suficiente para saber cuál es el oportunista, el ambicioso, el personalista… Es importante, entonces, que nosotros veamos lo que ha pasado hasta ahora y comencemos con una mucha mayor exigencia, en disciplina, en organización de cuadros, en eficacia de lo que hemos venido hasta ahora. Debemos abandonar el carnaval y comenzar ahora en serio la revolución.”

En un país donde los salarios de los trabajadores son de los más bajos y, al mismo tiempo, los salarios de los congresistas son de los más altos en el mundo, todos sueñan con ser concejal, diputado, senador, lo que sea, con tal de adquirir los jugosos beneficios de estos puestos. Desafortunadamente en la actualidad, como lo señalaba Camilo, algunos sectores de izquierda se han llenado de oportunistas, que ven en las luchas sociales la oportunidad de salir del atolladero. Podría señalar muchos casos, como el del concejal Venus Albeiro Silva, que se prestó para la venta de la ETB; las clandestinas reuniones entre el senador Robledo y el Centro Democrático; o las alianzas de la adalid de la anticorrupción Claudia López con el alcalde Peñalosa, en fin, los mismos con las mismas prácticas de derecha.

La marcha de los cínicos

Por: Daniel Samper Ospina.

Que Uribe y Ordóñez pregonen la lucha contra la corrupción es el culmen. ¿No son muy desagradecidos?¿Qué sigue después? ¿un plantón de Maluma contra las letras vulgares?

Le di ‘like’ al video en que Alejandro Ordóñez se convertía en youtuber para promover una marcha contra la corrupción, y le di like por todo: por las tirantas que le daban un aire entre juvenil y cómico al miembro egregio del neonazismo criollo, fundador angular del Ku Klux Klan, capítulo Girón; por la vehemencia de su llamado,tan diferente a aquella suavidad de trato con que manejaba a los parapolíticos mientras fue procurador; pero, muy especialmente, por su sentido de la autocrítica: sí, ese abuelo rollizo y comediante que brincaba de lado a lado con una núbil jovenzuela que lo apoyaba en su clamor podía lucir ridículo, no lo niego, pero al menos daba ejemplo.

Pensé: “Necesitamos más funcionarios como él: ¿a cuenta de qué Popeye debe ser el único ‘youtuber’ de la ultraderecha?; al fin hay un líder vigoroso: ¿creían, acaso, que las constantes alusiones a la vaselina convertían al exprocurador en hombre pasivo? De ninguna manera: he acá a un dirigente autocrítico, capaz de reconocer sus errores de la manera más franca y orginal: citando a una marcha contra sí mismo. Parece un ejercicio mockusiano”.

Pero cuando las noticias se decantaron comprendí mi ingenuidad: lo que Ordóñez organiza, en compañía de Álvaro Uribe, es una marcha para protestar contra la corrupción de los otros, no de la suya propia: ¡una marcha para rechazar la corrupción en general, no la particular!

Uribe: seis campañas, seis escándalos

Por: León Valencia

Escribo esta columna solo porque el senador Uribe ha anunciado que presentará una ley contra la corrupción y líderes afines a su pensamiento han anunciado una marcha nacional contra el fenómeno el primero de abril. Solo por eso. Por la gran ironía de estos anuncios. Por la enorme paradoja que representan. No es agradable, no es novedosa, no creo que esto le importe a mucha gente.

Pero no pude espantar las imágenes de las seis campañas nacionales en las que, a lo largo de 15 años, ha sido Uribe el personaje determinante y en ellas se han presentado, uno tras otro, grandes escándalos de corrupción y de interferencia de fuerzas ilegales. Con Uribe las campañas presidenciales y las consultas populares descendieron a los infiernos.

No voy a cometer el abuso de decir que Uribe ha sido el único que por acción o por omisión ha permitido la captura de las campañas por empresas privadas legales o por ominosas fuerzas ilegales. Eso se convirtió en el pan de cada día en las competencias electorales desde los años ochenta y el caso más sonado fue el de Ernesto Samper en los años noventa. Pero con Uribe estas prácticas llegaron a su apogeo e infectaron todo el tejido democrático.

El país recibió con asombro el triunfo arrollador de Álvaro Uribe Vélez en la primera vuelta presidencial en la campaña de 2002. Había tenido un ascenso meteórico en las encuestas entre marzo y mayo, pero aun así nadie esperaba que dejara regados a sus rivales y liquidara la competencia antes de la segunda vuelta.

La sinvergüencería de la bandola uribista

Por: Ariel Ávila

El sentimiento es encontrado, no sé si reírme o indignarme, tal vez los dos sentimientos no se contraponen ante una misma situación. Pero escuchar al uribismo convocar una manifestación contra la corrupción es realmente increíble. Durante las dos administraciones de Uribe los miembros de su círculo cercano y familiares estuvieron metidos en escándalos de narcotráfico y corrupción. Dos de sus edecanes, el general Santoyo y Buitrago, están presos por narcotráfico, de hecho, el más cercano, Mauricio Santoyo, fue extraditado a Estados Unidos por vínculos con carteles de la droga. Santoyo fue cercano a Uribe desde cuando este fue gobernador de Antioquia, en la década de los 90 del siglo pasado, fue su protegido. Todo tipo de desmanes se cometieron contra defensores de derechos humanos y población civil, esa era la época de la famosa neutralidad activa y las Convivir.

Además, su cuñada Dolly Cifuentes Villa ya aceptó cargos por narcotráfico en Estados Unidos por relaciones con el cartel de Sinaloa. También, recibieron a Pedro López o alias Job, miembro de la Oficina de Envigado, en múltiples ocasiones por la puerta de atrás del palacio de Nariño. Miembros del gobierno Uribe y la Oficina de Envigado en representación de Job planearon y ejecutaron conspiraciones contra la Corte Suprema de Justicia.

Pero tal vez el hecho que demostró la cercanía del gobierno Uribe con la mafia y el crimen colombiano se evidenció con el nombramiento de Jorge Noguera director del entonces DAS. Si se analiza la votación de Uribe para el año 2002 y las zonas que dominaba Jorge 40, jefe paramilitar del Bloque Norte, así como las votaciones a Congreso, queda claro que el paramilitarismo votó masivamente por Uribe. Todo parece indicar que a cambio del apoyo del Bloque Norte de las AUC, Uribe le habría nombrado a Jorge 40 una cuota en el gobierno nacional. Ni más ni menos que a Jorge Noguera, quien además había sido el jefe de campaña de la primera elección de Uribe en el departamento de Magdalena.

Las paradojas colombianas

Por: León Valencia.

Dije que ahora todo dependía de que las fuerzas militares y la policía mantuvieran su fidelidad a Santos, la comunidad internacional su apoyo y las movilizaciones populares su presencia

Estaba invitado primero a Washington y luego a Madrid, a partir del martes 4 de octubre, para hablar del posconflicto que arrancaba con la firma y la refrendación del acuerdo; y de repente ocurre que gana el No en el plebiscito y quienes me invitaban, agentes del gobierno, del Congreso, de los empresarios y de las organizaciones no gubernamentales, deciden mantener las reuniones y cambiar el libreto, para buscar una explicación de la derrota del Sí y aventurar un futuro inmediato de la paz. En medio del desconcierto se me ocurrió presentar la situación del país como un cúmulo de paradojas.

Elogio del maestro en tiempos difíciles (1)

elespectador.com

Por: William Ospina.

Tal vez no hay un ser más fascinante que el maestro.

Cada quien en el mundo recuerda al menos uno que lo alumbró en la vida, que le ayudó a descubrir sus talentos, que supo leer lo que venía escrito en su ser desde el comienzo y lo orientó a seguir una disciplina, escoger una profesión, trazarse un destino.

Esos seres generosos y reveladores tienen unas características comunes, y quizá la principal es la capacidad de descubrir el talento, de escuchar lo que verdaderamente dice el que habla, y descifrar, por las palabras o por los signos, la originalidad de un destino.

Ser profesor es trasmitir a 20 o 30 personas un mismo mensaje, ser maestro es comprender que cada una lo recibe desde una sensibilidad distinta, desde una inclinación particular, y por ello exige una relación singular. En esa medida puede ser afortunado el que cuenta con un maestro personal, como Alejandro con Aristóteles, o Diógenes con Antístenes, de modo que el discípulo termine siendo la principal lección del maestro.

Libertad, igualdad, fraternidad.

Por: Héctor Abad Faciolince.

El sanguinario y cobarde atentado de Niza va en contra de las ideas que estaban celebrando los franceses ese mismo día, el 14 de julio, fecha de la Fiesta Nacional.
 

Precisamente por ser un atentado en contra de los derechos del hombre y del ciudadano, un acto de terror contra la libertad, la igualdad y la fraternidad, lo último que puede hacer Francia, y todo aquel que defienda los valores liberales de Occidente, es renunciar a los ideales de la Ilustración por culpa de unos cuantos miles de extremistas y terroristas que odian esas ideas. Está pasado de moda defender las ideas del viejo iluminismo, pero es por la incapacidad de dar una respuesta decidida y serena al terror, que los populistas se están apropiando de la respuesta al terrorismo, como si ellos de verdad tuvieran la fórmula exacta de lo que hay que hacer.

Indignados virtuales

Por Edwin Palma, Vicepresidente de la USO.

Bien usadas las redes pueden convertirse en una pieza fundamental para el boicot contra empresas que violan derechos humanos, laborales o ambientales.

Una resistencia social.

Por Gustavo Petro.

Se convirtió en una obsesión de Peñalosa la destrucción de la obra social y urbana de la Bogotá Humana.

Triunfo opositor en Venezuela

Editorial del diario El País, de Uruguay

Tras 17 años de hegemonía chavista los venezolanos acaban de votar un Parlamento con amplia mayoría opositora quedando muy cerca de la mayoría especial de 101 votos necesarios para recortar los poderes presidenciales o reformar la Constitución.

Cuando ser maestra era un oficio más que sacrificado

Por: Hernán Suárez, para Las2Orillas.co

La tensión entre una escuela autoritaria, moralista, frente a una escuela para el ejercicio de la libertad y el respeto por la diferencia, sigue latente.

¿Qué pasó camaradas?: la derrota de la izquierda

Balance de Revista Semana,  sobre los resultados electorales de la izquierda. Las opiniones aquí expresadas no necesariamente reflejan la opínión de Renovación Sindical.

Elecciones y postconflicto

Por Jorge Giraldo, El Colombiano

En 2016 se firmará el “Acuerdo para la terminación” entre las Farc y el Gobierno nacional. Eso es un hecho. Puede que usted se dé cuenta o no. Puede que a usted le guste o no. Eso va a pasar. A partir de ese momento Colombia no será la misma; se crearán programas derivados del acuerdo y habrá que poner en marcha políticas para complementar y ajustar las demás esferas de la vida nacional. Entraremos en una transición que se calcula que puede durar 10 años.

Una amenaza

En Renovación Sindical rechazamos todas las amenazas, vengan de donde vengan, que enturbian el debate político civilizado. Reproducimos a continuación las denuncia de Pascual Gaviria.

Semanario Virtual Caja de Herramientas - Edición 459

Invitamos a la lectura de la presente edición del Semanario Virtual Caja de Herramientas.

De Paro en Paro hasta la derrota final

Quien esto escribe,  como muchos otros amigos y amigas, que son las más en el magisterio, puede afirmar que casi todo lo vivido en esta experiencia es historia ya conocida, en tiempo, modo, lugar, situaciones, actores y personajes.

​​¿Cómo superar la crisis de la Corte Constitucional?

Por José Gregorio Hernández Galindo*, tomado de razonpubica.com

Cómo deben reformarse la Constitución, el reglamento interno de la Corte y – sobretodo- los criterios y procedimientos para la elección de los magistrados. Habla una voz singularmente autorizada.

Carta abierta de Silvia Zuleta Ortíz

Carta pública de Silvia Zuleta Ortíz, hija mayor de Estanislao Zuleta. "He tomado la determinación de afiliarme y contribuir con el trabajo del Partido del Trabajo de Colombia PTC y ayudar con la construcción de un Nuevo Proyecto Político en el país, que conduzca a nuestra nación hacia niveles ciertos de democracia, autonomía y equidad social.".

Je suis Charlie, Yo soy Charlie

Por Juan Orlando Bonilla P. Estudiante de Historia U. Nal. “Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala” Albert Camus.

Páginas

Subscribe to RSS - Opinión