Nosotros

Somos dirigentes sindicales pero también sindicalistas de base, pertenecientes a organizaciones filiales y organismos directivos de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en Antioquia, quienes nos hemos venido identificando como el “Sector Democrático de la CUT”.

Desde su creación en 1986, la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, se ha caracterizado por su predominante orientación democrática, por la práctica interna del pluralismo político, por su participación crítica y propositiva en el tratamiento de los grandes problemas nacionales. Ha sido sobresaliente su disposición a la concertación y el diálogo social, y su contribución a las dinámicas de unidad de acción con las otras centrales sindicales y otros movimientos sociales.

La CUT ha liderado la convocatoria y realización de grandes jornadas de movilización social y ha tenido una gran proyección política al confrontar el modelo neoliberal y la política económica y social del gobierno. Siempre se ha identificado por su posición autónoma con respecto a los actores del conflicto armado, ha respaldado la negociación política de este conflicto y ha sido vertical en la defensa de los derechos humanos.

En el V Congreso, la CUT ratificó democráticamente su carácter pluralista y unitario. Quienes suscribimos esta presentación y ofrecemos esta espacio de información, análisis y debate a los trabajadores antioqueños, adherimos a las conclusiones y decisiones del V Congreso -que pueden ser consultadas en este blog- y propugnamos por mantener el perfil político dado por la CUT en dicho certamen democrático.

Nosotros, militantes del sector democrático de la CUT, estamos convencidos que hoy debe profundizarse el ideario democrático y civilista de la central. Consideramos necesario, además, precisar sin ambigüedades que la CUT defiende el diálogo social, la concertación y la negociación colectiva como valores e instrumentos que unidos a la movilización permiten avanzar en la defensa de los intereses de la clase trabajadora y en la consecución de condiciones de trabajo dignas y justas para todos los colombianos.

Pensamos que la CUT debe reiterar de manera permanente y sin vacilaciones su carácter civilista y democrático. Ello se traduce en el deber de condenar y rechazar toda forma de violencia así como el terrorismo como los métodos para la solución de los conflictos existentes actualmente en el seno de la sociedad colombiana.