Curso on-line: “Resistencias feministas al poder corporativo”

¿Qué entendemos por economía feminista? ¿Cuáles son las principales dimensiones e impactos del poder corporativo? ¿Qué aprendizajes podemos destacar de las resistencias feministas frente a las empresas transnacionales y los tratados de libre (...)

Greenpeace apoya el reclamo contra la minera Anglogold Ashanti en Antioquía

19 de abril de 2017.- Greenpeace manifestó su apoyo y solidaridad con la comunidad de Jericó Antioquia, que rechazó nuevamente la instalación ilegítima de la minera Anglogold Ashanti en el suroeste antioqueño.

“Las actividades de la empresa implican un peligro serio para las fuentes hídricas de la región y en especial para el río Cauca y sus afluentes; el Estado debe garantizar el derecho a un ambiente sano y al agua potable de los habitantes” señaló Silvia Gomez, coordinadora de Greenpeace en Colombia.

Desde el año 2008, estas comunidades ven afectado su territorio por las 110 perforaciones que ya realizó la empresa y por ese motivo se oponen a las 16 plataformas previstas para este año y el próximo. “Anglogold Ashanti debe retirarse de Antioquia y el Estado colombiano debe hacer cumplir la normativa para garantizar los derechos fundamentales consagrados en la Constitución Política. De acuerdo a lo establecido por la Corte Constitucional los municipios deben ser consultados frente al desarrollo de este tipo de proyectos que generan alto impacto en el territorio”, dijo Gomez.

Recientemente los pobladores del municipio de Cajamarca se manifestaron en un 97 % en contra del desarrollo de los proyectos mineros en la región, un antecedente en línea con los reclamos de las comunidades de Antioquia y con la necesidad de priorizar el interés general de la sociedad frente al interés particular de las empresas y la locomotora minera.

CUANDO LA RED SANITARIA SE CONVIERTE EN BLANCO DE GUERRA

Por: Alvaro Lagresa.

Una de las estrategias de guerra más crueles utilizada en los conflictos bélicos modernos es la destrucción del sistema de salud enemigo. En 1988, la Resistencia Nacional de Mozambique (RENAMO) dejó a 2 millones de personas sin cobertura médica básica al saquear los centros de atención primaria del Estado. Pocos años después, durante el genocidio de Ruanda, hospitales de todo el país fueron arrasados por los Interahamwe —las cuadrillas que ejecutaron el genocidio—, atacando, secuestrando, torturando y asesinando a personal médico y pacientes, e inhabilitando la infraestructura sanitaria.

Como apuntan distintos informes y expertos en la materia, la destrucción de la red sanitaria desencadena una serie de nefastos sucesos que pueden sumir a un país entero en una verdadera catástrofe humanitaria. En este sentido, Erin Kenney, técnico en la OMS para el Programa de Emergencias Sanitarias, afirma que este tipo de ataques amenazan avances en salud pública que necesitaron décadas de trabajo para realizarse, incluyendo la cobertura universal o los servicios de emergencias. De la misma forma, la asistencia médica durante un conflicto se ve gravemente comprometida en un contexto donde la red sanitaria es un objetivo de guerra, como indica Bruno Jochum, Director de Médicos Sin Fronteras (MSF) Suiza.

Además, cuando se ataca el sistema de salud, no se atacan solamente hospitales y centros de salud, sino también al personal sanitario de cualquier tipo, a los distintos vehículos de transporte médico, a cualquier paciente, y a las entidades políticas y académicas relacionadas con la salud. En cualquier conflicto armado, la violación de estos elementos se considera un crimen de guerra. Así, Physicians for Human Rights utiliza el concepto de neutralidad médica como el principio de no interferencia con la red de salud en un contexto de conflicto armado.

Renovación Sindical TV: Jorge Andres Vargas de Sintrainagro

Renovación Sindical TV: Enrrique Herrera de Usmis

Renovación Sindical TV: Gladis Casadiego Presidente de Asdem

Renovación Sindical TV: Andres Ocampo Presidente despedido de Sintravidricol

Renovación Sindical TV: Fernando Ospina Presidente de Adida

Renovación Sindical TV: Fernando Muñoz de Sintracomnoel

Renovación Sindical TV: Gladis Torres de Sintracihobi

Renovación Sindical TV: John Jairo Mora de UNEB - Unión Nacional de Empleados Bancarios

Renovación Sindical TV: Gonzalo Yepes Fiscal de Sintralanders

Renovación Sindical TV: Noralba Sanchez Presidente Sintranore Antioquia

Renovación Sindical TV: Marta Pulgarín Presidenta Sindicato Hospital General de Medellin

Renovación Sindical TV: Guillermo Giraldo Presidente UGTI Antioquia

Renovación Sindical TV: Yezid Galeano Presidente Aspu Colegio Mayor Antioquia

La marcha de los cínicos

Por: Daniel Samper Ospina.

Que Uribe y Ordóñez pregonen la lucha contra la corrupción es el culmen. ¿No son muy desagradecidos?¿Qué sigue después? ¿un plantón de Maluma contra las letras vulgares?

Le di ‘like’ al video en que Alejandro Ordóñez se convertía en youtuber para promover una marcha contra la corrupción, y le di like por todo: por las tirantas que le daban un aire entre juvenil y cómico al miembro egregio del neonazismo criollo, fundador angular del Ku Klux Klan, capítulo Girón; por la vehemencia de su llamado,tan diferente a aquella suavidad de trato con que manejaba a los parapolíticos mientras fue procurador; pero, muy especialmente, por su sentido de la autocrítica: sí, ese abuelo rollizo y comediante que brincaba de lado a lado con una núbil jovenzuela que lo apoyaba en su clamor podía lucir ridículo, no lo niego, pero al menos daba ejemplo.

Pensé: “Necesitamos más funcionarios como él: ¿a cuenta de qué Popeye debe ser el único ‘youtuber’ de la ultraderecha?; al fin hay un líder vigoroso: ¿creían, acaso, que las constantes alusiones a la vaselina convertían al exprocurador en hombre pasivo? De ninguna manera: he acá a un dirigente autocrítico, capaz de reconocer sus errores de la manera más franca y orginal: citando a una marcha contra sí mismo. Parece un ejercicio mockusiano”.

Pero cuando las noticias se decantaron comprendí mi ingenuidad: lo que Ordóñez organiza, en compañía de Álvaro Uribe, es una marcha para protestar contra la corrupción de los otros, no de la suya propia: ¡una marcha para rechazar la corrupción en general, no la particular!

Uribe: seis campañas, seis escándalos

Por: León Valencia

Escribo esta columna solo porque el senador Uribe ha anunciado que presentará una ley contra la corrupción y líderes afines a su pensamiento han anunciado una marcha nacional contra el fenómeno el primero de abril. Solo por eso. Por la gran ironía de estos anuncios. Por la enorme paradoja que representan. No es agradable, no es novedosa, no creo que esto le importe a mucha gente.

Pero no pude espantar las imágenes de las seis campañas nacionales en las que, a lo largo de 15 años, ha sido Uribe el personaje determinante y en ellas se han presentado, uno tras otro, grandes escándalos de corrupción y de interferencia de fuerzas ilegales. Con Uribe las campañas presidenciales y las consultas populares descendieron a los infiernos.

No voy a cometer el abuso de decir que Uribe ha sido el único que por acción o por omisión ha permitido la captura de las campañas por empresas privadas legales o por ominosas fuerzas ilegales. Eso se convirtió en el pan de cada día en las competencias electorales desde los años ochenta y el caso más sonado fue el de Ernesto Samper en los años noventa. Pero con Uribe estas prácticas llegaron a su apogeo e infectaron todo el tejido democrático.

El país recibió con asombro el triunfo arrollador de Álvaro Uribe Vélez en la primera vuelta presidencial en la campaña de 2002. Había tenido un ascenso meteórico en las encuestas entre marzo y mayo, pero aun así nadie esperaba que dejara regados a sus rivales y liquidara la competencia antes de la segunda vuelta.

La sinvergüencería de la bandola uribista

Por: Ariel Ávila

El sentimiento es encontrado, no sé si reírme o indignarme, tal vez los dos sentimientos no se contraponen ante una misma situación. Pero escuchar al uribismo convocar una manifestación contra la corrupción es realmente increíble. Durante las dos administraciones de Uribe los miembros de su círculo cercano y familiares estuvieron metidos en escándalos de narcotráfico y corrupción. Dos de sus edecanes, el general Santoyo y Buitrago, están presos por narcotráfico, de hecho, el más cercano, Mauricio Santoyo, fue extraditado a Estados Unidos por vínculos con carteles de la droga. Santoyo fue cercano a Uribe desde cuando este fue gobernador de Antioquia, en la década de los 90 del siglo pasado, fue su protegido. Todo tipo de desmanes se cometieron contra defensores de derechos humanos y población civil, esa era la época de la famosa neutralidad activa y las Convivir.

Además, su cuñada Dolly Cifuentes Villa ya aceptó cargos por narcotráfico en Estados Unidos por relaciones con el cartel de Sinaloa. También, recibieron a Pedro López o alias Job, miembro de la Oficina de Envigado, en múltiples ocasiones por la puerta de atrás del palacio de Nariño. Miembros del gobierno Uribe y la Oficina de Envigado en representación de Job planearon y ejecutaron conspiraciones contra la Corte Suprema de Justicia.

Pero tal vez el hecho que demostró la cercanía del gobierno Uribe con la mafia y el crimen colombiano se evidenció con el nombramiento de Jorge Noguera director del entonces DAS. Si se analiza la votación de Uribe para el año 2002 y las zonas que dominaba Jorge 40, jefe paramilitar del Bloque Norte, así como las votaciones a Congreso, queda claro que el paramilitarismo votó masivamente por Uribe. Todo parece indicar que a cambio del apoyo del Bloque Norte de las AUC, Uribe le habría nombrado a Jorge 40 una cuota en el gobierno nacional. Ni más ni menos que a Jorge Noguera, quien además había sido el jefe de campaña de la primera elección de Uribe en el departamento de Magdalena.

Min-trabajo sancionó por más de $1.000 millones a una empresa ya casi liquidada

El Ministerio de Trabajo multó con $1.034 millones a Lindalana SAS, empresa especializada en tejido de punto con domicilio en Medellín, sancionada por utilizar ilegalmente pactos colectivos como herramienta para acabar con el sindicato de la empresa.

Con esta decisión el Ministerio le da la razón al sindicato, que originó la demanda, solo que es una multa de difícil cobro por cuanto esta textilera está terminando proceso de liquidación. Ya liquidó la casi totalidad de sus 280 trabajadores, solo están pendientes los 12 directivos del sindicato, esperando que un juez decida el levantamiento de su fuero.

Lo curioso es que ahora, con las mismas máquinas y en el mismo local donde operaba Lindalana, funciona una nueva empresa con otra razón social, según denunció el sindicato, que ve en ello una estratagema por lo menos sospechosa.

Páginas

Subscribe to RENOVACIÓN SINDICAL ANTIOQUIA RSS