.

Declaración política y plan de acción del II Encuentro de Organizaciones

Unidad, unidad y unidad

Por: Edwin Palma Egea

En la más reciente columna que publiqué en esta tribuna, puse como ejemplo el arduo proceso de acuerdos que llevó a la constitución de un gobierno progresista en España. Las dificultades para lograrlo fueron muchas, cuatro años y cuatro elecciones generales se tomó la izquierda española para llegar a un acuerdo, sus enseñanzas para Colombia son claves y nos debería ahorrar tiempo.

Si, la izquierda colombiana en ascenso debe mirarse en esa y otras experiencias porque no podemos esperar más. Día a día estamos leyendo en las ciudades y en los territorios que se padece la muerte sistémica de líderes sociales, se busca concentrar más aún el poder político en la capital y en la presidencia, la política internacional es cada vez más como la de una banana republic, se está intentando desnaturalizar aún más la Constitución Política de 1991, los derechos fundamentales y limitar más el concepto de democracia participativa y con ella, el Estado Social de Derecho. Debemos parar esos nefastos intentos.

Me preocupan las voces de algunos sectores que llaman a una Larga Marcha de purificación para ganar el gobierno. Desconocen la difícil realidad que vive la mayoría trabajadora, que tiene que rebuscarse lo del diario en la precariedad laboral. La marginación de extensas regiones, la contaminación del agua y la destrucción de los bosques sin que nuestro estado pobre e ineficaz pueda hacer nada y le siga cediendo el control a grupos armados ilegales y mafias políticas corruptas o mineros ilegales.

Sarmiento Angulo y Carrasquilla y su insaciable voracidad contra los trabajadores

Por: Fabio Arias Giraldo

En los últimos días se viene proponiendo y ambientando, por parte del pobrecito Sarmiento Angulo y del ministro de Hacienda el señor Carrasquilla, la eliminación de las Cajas de Compensación Familiar y los intereses de las cesantías.

Ambas medidas tienen como objetivo según ellos, reducir los costos laborales para poder "generar" empleo.

El desempleo en Colombia en los últimos 20 años ha estado oscilando entre un 8 % y un 12 %.

En ese periodo, con igual motivación se han expedidos regresivas reformas tributarias, laborales y pensionales.

En materia tributaria se han reducido los impuestos a los grandes empresarios nacionales y extranjeros. Se redujo del 7 % a 0% los impuestos a la exportación de las ganancias de la inversión extranjera; se exoneraron en la seguridad jurídica de pagos de tributos a las inversiones mineroenergéticas; se aumentó el IVA del 8 % al 19 %; se redujo el impuesto a los dividendos de los grandes propietarios; se eliminó el impuesto al patrimonio y se redujo el impuesto a las herencias; se redujo el impuesto a las rentas del capital del 35 % al 30%; se aumentó el impuesto y la base tributaria de la clase media; etcétera, etcétera.

Las reformas laborales como la ley 789/2002 redujo el pago del recargo nocturno, los dominicales y festivos; se eliminaron las parafiscales del régimen contributivo de salud (8 % de la nómina), del ICBF(3 %) y del Sena (2 %); se fomentó la intermediación laboral promoviendo cooperativas, contratos sindicales, pactos colectivos, que precarizan el empleo, los ingresos y destruyen sindicatos; se aprobaron planes de desarrollo que promovieron la precarización y la informalidad laboral; en medio de estas draconianas medidas se ha realizado una abierta violencia antisindical asesinando cerca de 2.000 líderes; etcétera, etcétera.

UN PARO NACIONAL PARA EL SIGLO XXI

Por: Mauricio Vargas González

Las fuerzas alternativas avanzaron en la conquista del gobierno local de las principales ciudades del país, que son el 70% de los electores.(1) El país está cambiando, hay un electorado más libre, más joven y más informado, más conectado y con mayor iniciativa ciudadana. Temas como la defensa de lo público, del medio ambiente, la educación y de la justicia social cobran especial relevancia gracias a que el país dejó atrás el tema de la violencia y el terror, consecuencia de la firma del Acuerdo de Paz. Así mismo la movilización gracias a este nuevo clima político que cobra mayores bríos, hay una gran oportunidad para avanzar en esta ruta emulando a Chile y Ecuador con movilización masiva, pacífica y civilista para lograr reformas que beneficien al pueblo, en especial a los más humildes, pero sobre todo, para sentar una posición patriótica y soberana: No queremos seguir profundizando en el actual modelo neoliberal y antinacional como pretende el Gobierno Nacional.

Del otro lado están las fuerzas de los privilegios tradicionales, los grandes propietarios rurales y la burguesía intermediaria, ambos agentes del modelo neoliberal, que se profundiza con el nuevo paquetazo del Gobierno de Duque y el Centro Democrático:

La reforma laboral que pretende el Gobierno de Duque implantará el salario del 75% a los jóvenes, legalizará la informalidad laboral, eliminando el trabajo decente y las garantías establecidas por Código Sustantivo del Trabajo: salario mínimo digno, seguridad social, contratos a término fijo o indefinido, indemnizaciones por despido y los derechos de asociación y negociación sindical, que en Colombia apenas es del 6%(2) Profundizar en la precarización es un camino seguro al malestar social, teniendo en cuenta que de los 22 millones de personas ocupadas, 14 están excluidas de la seguridad social, con una informalidad de 65% de personas excluidas de afiliación a salud, pensión, y riesgos laborales y 47% de ocupados sin contrato laboral.(3)

Este en medio del creciente desempleo, poca inversión privada, deuda externa creciente y la total sumisión a los dictámenes neoliberales de Estados Unidos: Vender Ecopetrol (cuyo aporte a la nación este año fue de $8,2 billones, 0,8% del PIB) , Cenit, ISA para financiar el Plan el Presupuesto General de la Nación del 2020.(4)

Los jóvenes están felices con el Paro Nacional, tanto que vienen impulsando infinidad de iniciativas para visibilizarlo. Son ellos quienes le han dado el vigor, la vitalidad y la fuerza al mismo. Las universidades públicas en las principales ciudades de Colombia se han constituido en un epicentro del mismo, de sus asambleas estudiantiles ha salido un importante contingente patriótico y democrático que se ha echado al hombro la ardua tarea de mantener la protesta viva, que desde el 21 de Noviembre suma ya 18 días. Su sacrificio es importante toda vez que han entrado en Paro y muchos se preocupan por la continuidad del semestre frente a la cual los Rectores y Consejos Superiores deben entender el significado de la actual coyuntura y brindar garantías a los estudiantes toda vez que la lucha que encabezan es por el bien de toda la sociedad. Gracias a ellos por ejemplo, se logró un aumento importante en el presupuesto para las Universidades e Instituciones de Educación Superior.

La primavera colombiana.

Por: Edwin Palma Egea

El Paro Nacional nos está dejando muchas lecciones, muchas imágenes y cambios positivos para la agenda laboral y para el mundo sindical colombiano.

Ocurrió algo clave, que está transformando la historia de la sociedad civil colombiana y quizás pocos han visto o mucho menos se preveía que ocurriera tan temprano. El movimiento estudiantil y el movimiento sindical han logrado por fin encontrarse, los estudiantes han recogido la antorcha de la lucha sindical por trabajo decente, por el derecho a pensiones dignas, por la defensa del patrimonio público.

Los sindicatos han asumido que el derecho a la educación pública, gratuita y universal, la urgencia de detener la destrucción del planeta o el respeto por la pluralidad y las libertades individuales son también hoy parte de su agenda, a esto hay que sumarle la agenda centenaria ya de modernización de la Colombia rural.

El discurso oficial de los fundamentalistas neoliberales, que nos mandaban a decir que el trabajo formal y la pensión digna eran cosas de ancianos y de los dinosaurios sindicales, que los jóvenes estaban destinados al triunfo a través del emprendimiento, a la Libertad de la inestabilidad laboral, se quebró el 4 de octubre del 2019 cuándo juntos la CUT, la CTC, Fecode y la USO entre otras organizaciones de trabajadoras y trabajadores, Unees y Acrees por los estudiantes y la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, la coordinación nacional de los mayores movimientos sociales del país, acordaron realizar un paro nacional para el jueves 21 de noviembre.

En principio las razones del paro fueron los muy claros anuncios del gobierno y de sus jefes del Consejo Gremial acerca de la presentación de una nueva reforma laboral para seguir bajando salarios y aumentando la precariedad y la reforma pensional que implicaba entregarle todo el sistema pensional a dos fondos de pensiones privados, la venta de una porción de acciones de Ecopetrol y de Cenit, de ISA y la creación del llamado holding financiero público entre otras causas.

“Después de este Paro el país tendrá que mirar de otra manera el sindicalismo y las organizaciones sociales”, Fiscal de la CUT

“Estamos ante la movilización social más grande en 40 años. Nunca en Colombia se había congregado tanta gente en la calle al tiempo como el 21 de noviembre”, subraya Fabio Arias, Fiscal de la CUT, sindicalista de larga trayectoria, quien tiene como referencia aquel histórico Paro Cívico Nacional de septiembre 14 de 1977, en el que participó activamente.

Con Arias la Agencia de Información conversó para medir un poco el pulso de la singular coyuntura nacional, y tratar de entender el momento que vive Colombia, tanto desde su visión como veterano dirigente sindical, como por su cercanía a las discusiones y decisiones del Comité Nacional del Paro en su condición de fiscal de la CUT, una de las organizaciones convocantes:

El presidente Duque insiste en que el Comité Nacional de Paro se integre al proceso que él llama “Conversación Nacional”. Pero el Comité dice que no, que el diálogo debe ser directo. ¿Cómo ve ese pulso en este momento?

Cuando el Gobierno ve la magnitud de la movilización del 21 de noviembre, inmediatamente trata de neutralizarla, y como no quiere adquirir compromisos se inventa lo del Diálogo Nacional, que después llama Conversación Nacional, o sea que lo degradó porque una conversación puede ser cualquier cosa, lo que se diga no tiene grado vinculante. Un diálogo sí puede ser vinculante. O sea que se la van a pasar conversando de aquí hasta el 15 de marzo, que fue el plazo que puso. Es claramente una estrategia para no dar respuestas a los reclamos de la ciudadanía y hacerle creer al país y a la comunidad internacional que es un gobierno que dialoga y atiende los reclamos. Así que si no nos recibe ni quiere negociar con el

Una Feliz Navidad



AMIGOS, ESTE AÑO PLENO DE VIDA, DE CERCANIA, DE COMPARTIR LA LUCHA CONSTRUYENDO UN PAIS MEJOR, ES EL MEJOR BALANCE QUE PODAMOS PRESENTAR; UN CAMINO RICO EN APRENDIZAJES, EN RECONOCIMIENTOS, EN AGENDAS CONTRUIDAS COLECTIVAMENTE, EN LA RIQUEZA Y ENERGIA INAGOTABLE DE LOS JOVENES, QUE SON LOS VERDADEROS PROTAGONISTAS DE ESTA FORMIDABLE MOVILIZACION, RECLAMANDO SU FUTURO, CONSTRUYENDO SOBERANIA EN LA CALLE, ES EL RECONOCIMIENTO QUE NADA ESTABA PERDIDO, QUE NUNCA DECLINAMOS Y QUE HOY AL CALOR DE LOS CACEROLAZOS DE LAS MARCHAS ESTAMOS VIVIENDO UNA PRIMAVERA HERMOSA QUE GARANTIZA QUE UNA NUEVA COLOMBIA ESTA DESPERTANDO. NO PERDAMOS LA MAREA ALTA, SUMEMOS A LA ALEGRIA LOS

PRINCIPIOS, QUE ESTA SEMILLA GERMINARA PRONTO.

QUE LAS FIESTAS DE FIN DE AÑO, NOS UNAN MAS PARA SEGUIR EN LA BREGA

CONSTRUYENDO PAIS. ABRAZOTE.

ROSA AMERICA. DIC2019.

Paloma cacerola

Paloma cacerola

Editorial. Un paro nacional fuera de serie, una batalla social extraordinaria.

El paro nacional que sacude a Colombia, vigoroso y en auge, ha hecho emerger señales de crisis del régimen. Un vocero de los ultras de derecha clama por el reemplazo de Duque. En el Senado se aplazó el trámite legislativo hasta escuchar voceros del Comité Nacional de Paro. La muerte del joven Dilan Cruz a manos del Esmad provoca una oleada de indignación nacional. La maniobra del presidente Duque, de ganar tiempo con un simulacro de diálogo nacional, recibe el rechazo del Comité de Paro. En suma, desorden y agudas discrepancias en la extrema derecha, dificultades en la agrietada coalición de gobierno para el respaldo a la política oficial, rechazo nacional a la represión y a la brutalidad policial, y exigencia de respuesta a sus reclamos del Comité de Paro al presidente Duque. Entretanto, el paro y la gran movilización siguen.

La irrupción de las muchedumbres callejeras ha sido superior en amplitud y alcance a cuantas la precedieron en décadas anteriores. Enfrenta la voluntad del gobierno de desmantelar los acuerdos de paz, arremeter contra las libertades y garantías constitucionales y legales, y profundizar el modelo antisocial que tantos estragos causa en América Latina y el mundo entero. A la sucesión de fiascos y escándalos oficiales, se agregaron los niños muertos en el bombardeo del Caquetá y los anuncios de nuevas medidas oficiales contra el pueblo. Los desafueros exacerbaron el repudio de la opinión democrática, convirtiéndose en detonante de una descomunal erupción de inconformidad social.

Calles y plazas se repletan por un arrollador torrente de trabajadores, maestros, estudiantes, desempleados, artistas e intelectuales, pobladores de los barrios populares, indígenas y afros, amplios sectores de capas medias y aún de estratos sociales altos. La gente se moviliza por la paz, la democracia, y la defensa y el mejoramiento de su nivel de vida. La batalla social clama por el cumplimiento de los acuerdos de paz, los derechos y libertades civiles, la defensa de la vida de los líderes sociales, el salario decente, la salud, la educación, las pensiones, las reivindicaciones de los pueblos ancestrales y afros, los derechos de los niños, la equidad de género, los derechos de la población Lgtbi y la protección del medio ambiente. Sobresale la masiva presencia de jóvenes y mujeres cuyas reivindicaciones cobran inusitada altura. Los 13 puntos planteados por el Comité Nacional de Paro ante el gobierno el pasado 26 de noviembre, repudian y exigen que se eche atrás o se descarten los proyectos y medidas oficiales impuestas o anunciadas[i], y además de la disolución del Esmad, el cumplimiento de acuerdos firmados por el anterior y el actual Gobierno con distintos sectores sociales[ii].

SE FORTALECEN LAS FUERZAS ALTERNATIVAS Y PROGRESISTAS EN COLOMBIA.





Por: Mauricio Vargas González

Las fuerzas democráticas de la Paz y el progreso han dado un paso adelante con las victorias electorales del 27 de octubre. Claudia López en Bogotá, Jorge Iván Ospina en Cali, Carlos Caicedo en Magdalena y Daniel Quintero en Medellín representan un avance significativo y fundamental en el tránsito de Colombia al Siglo XXI entendido como:

1) La protección del medio ambiente y su caracterización como un sujeto de derechos –humedales, quebradas, reservas naturales, fauna, flora- lo que implica así mismo el tránsito hacia el transporte público sostenible: Metro en Bogotá, Tranvía de la 80 en Medellín.

2) La consolidación del proceso de Paz que deje atrás el Conflicto Armado, concebido este como una prolongación cualitativa de la violencia histórica y de la confrontación bélica para dirimir las contradicciones políticas y partidistas en el país.

3) La defensa del patrimonio público y de las empresas públicas: EPM en Medellín, ETB y en Bogotá y EMCALI en Cali.

4) La emergencia de nuevos liderazgos, menos ideologizados y más cercanos a la nueva condición ciudadana en las grandes ciudades, fenómeno que resume el filósofo Lipovietsky en la segunda revolución individualista: mayor criterio propio a la hora de elegir en base al acceso a la información e internet junto al auge de las ‘nuevas ciudadanías’.

Lo anterior sin desconocer el enorme peso que sigue jugando la configuración neoliberal de nuestras economías y los problemas que esta lleva asociados, además de un sistema político clientelista, corrupto y la desigualdad e injusticia social que sintetizan. Un voto protesta que se expresó claramente en las pasadas elecciones presidenciales con los 8 millones de votos a favor de Petro y en estas territoriales aunque con opciones menos radicales.

Hay un ascenso de los movimientos sociales en Colombia, que se pueden registrar desde el paro estudiantil contra la reforma a la ley 30, el paro agrario, los paros del magisterio y de los trabajadores, los paros indígenas en el Cauca y el reciente paro universitario. Los últimos tan fuertes que han obligado al gobierno a negociar con los manifestantes y sus organizaciones a nivel nacional. FECODE, CUT, UNEES, MINGA INDIGENA, han desempeñado una importante labor en la defensa de la educación pública, de los trabajadores, del agro y los campesinos, de las comunidades indígenas, en la defensa del patrimonio público y el bienestar de los Colombianos. Y aun cuando sea difícil cuantificarlo, puede advertirse su influencia en los triunfos de los gobiernos alternativos recientemente elegidos. Su aporte en debilitar la imagen del Presidente Duque, del Centro Democrático y de Álvaro Uribe Vélez también ha sido clave. Además del movimiento anticorrupción de la ciudadanía en general, que logró 11 millones de votos y que con su difusión y pedagogía a ayudaron a fortalecer a los alternativos.

COMPROMISO LABORAL Y SINDICAL DE DANIEL QUINTERO

LAS ELECCIONES REGIONALES DEL 27 DE OCTUBRE, UN PULSO POR LA CONSOLIDACION DEL PROCESO DE PAZ Y CONTRA EL FASCISMO.

Después de un largo y penoso conflicto armado, que significó para la historia de Colombia el uso de la violencia para asegurar formas atrasadas de producción y de tenencia y despojo de la tierra además de graves violaciones de derechos fundamentales como la vida, la libre opinión, asociación etc. y después de firmar el acuerdo de paz con uno de los principales actores del conflicto, las FARC, hoy, de nuevo Colombia clama la consolidación de este proceso de paz que en el poco tiempo de su escasa implementación en el gobierno Santista, mostró grandes mejoras en lo que se refiere a hechos de violencia política; no así en el actual gobierno afecto a intereses guerreristas, que clama su reanudación con los hijos ajenos, y que de manera persistente ha intentado “volver trizas los acuerdos de paz” para volver a desatar sin miramiento la táctica de tierra arrasada con todo lo que huela a democracia bajo la falacia de Castro chavismo, pero que su principal interés es el olvido de los graves hechos de violencia, a la sombra de los cuales se realizó el más grande despojo de tierras y de derechos de trabajadores para el beneficio del gran capital nacional y extranjero y de los grandes terratenientes.

Y van por más, si no han logrado su cometido es por la presión de la opinión internacional y por la resistencia de la población, pero además prometen ya, más saqueo de recursos naturales a través de venta de activos como Ecopetrol, el fracking como medio de expoliar y exterminar la naturaleza y para los trabajadores, legalización de la tercerización, salario mínimo diferencial por regiones, la contratación laboral por horas días y semanas, reforma pensional a fin que nadie reciba este beneficio y reforma laboral para terminar las pocas garantías que conserva el vetusto código laboral que nos rige y paulatinamente reformado hasta por circulares de la ministra que desconoce que NO ES SU COMPETENCIA LEGISLAR. VIENEN POR TODO HASTA POR NUESTRA FUERZA DE TRABAJO. Y nada de derecho a disentir u opinar diferente PORQUE HAY AMENAZA DE CALLARNOS!!!!!!!

La persecución a las organizaciones sindicales CIVILISTAS como FECODE, debe provocar la más amplia solidaridad, pues entraña el innoble deseo de acallar los justos reclamos de los educadores y su sometimiento bajo la férula fascista del estado de opinión.

Sin embargo desde las organizaciones sindicales, sociales, de víctimas, la JEP, la Corte Suprema , los Partidos alternativos y democráticos, que nos negamos a doblegarnos ante la arremetida guerrerista del gobierno, se desarrolla la más amplia de las resistencias que tiene como fin primordial consolidar los acuerdos de paz que permitan la modernización de la producción y de las relaciones laborales, que favorezca el desarrollo de la democracia enmarcada en el estado social de derecho, empezando por el derecho a la vida y a la libertad de pensamiento y cree las condiciones mínimas para satisfacer las múltiples y cada vez más angustiosas necesidades de la población Colombiana.

Nos emplearemos en esta tarea a fondo, con la convicción de estar construyendo un futuro mejor para las generaciones venideras, pero que en este momento toma la forma de la LUCHA ELECTORAL. Es necesario, si queremos acortar el desangre y consolidar el camino a la paz, que en las elecciones de octubre elijamos a candidatos con reales opciones de llegar solos o en coaliciones, que respalden el proceso de paz y se comprometan con su consolidación desde los territorios y que estén dispuestos a construir una nueva democracia que implique la solución a los problemas más urgentes y acucioso de las poblaciones y sean ejemplo del respeto y cumplimiento de la ley.

Este es el llamado, que en cumplimiento de las decisiones del VII Congreso de la CUT, hoy desde RENOVACIÓN SINDICAL.- ANTIOQUIA hacemos a las organizaciones sindicales, sociales, políticas y todos aquellos que estamos comprometidos en contribuir a la construcción de un nuevo país… Y NO PUEDE HABER MÁS VOTO EN BLANCO….

En desarrollo de este cometido llamamos a votar en las próximas elecciones por los candidatos que proponemos con la certeza de su compromiso, y a que de igual manera en nuestros territorios construyamos otras alternativas validas de paz desde los gobiernos locales.

RENOVACION SINDICAL.- ANTIOQUA.

Somos Colombia Humana.- PTC.

GUSTAVO PETRO PRESIDENTE.-

La NO-VIOLENCIA debe orientar la izquierda y el marxismo en Colombia.

Por: Mauricio Vargas González.

A nombre del Marxismo y de la Izquierda se han cometido las peores aberraciones en el país. Hablo de la lucha armada, del terrorismo, el secuestro y de los discursos del odio. Decía Francisco Mosquera que el foquismo, la guerrilla, la combinación de las formas de lucha y todas esa “teorías” y prácticas que legitimaban y fundamentaban la violencia obedecían más a una “táctica terrorista” que a una política popular, usada entre otras cosas por las élites liberales y conservadoras desde la Independencia hasta mediados del siglo XX y por el Uribismo ya en el siglo XXI.

El maoísmo planteó que el sentido de la política es “servir al pueblo”, ese es el verdadero sentido de una revolución democrática que requiere Colombia. Esa concepción pequeño-burguesa “infantil y rígida” propia de “políticos astutos y clérigos piadosos” ha traído tremendos sufrimientos al pueblo explotado y ha estimulado que la mafia, los terratenientes y la extrema-derecha impulsaran la creación de las autodefensas, las convivir y todo tipo de organizaciones sicariales para exterminar los líderes sociales.

Quien ve al indigente, al indígena desterrado, al niño violado, a la adolescente prostituida y en general a todos los humillados de este país -que es uno de los más desiguales el mundo- y piensa en violencia, es porque le hace falta “descalzarse” y ponerse al servicio de los que sufren, pues quien se sacrifica y lucha de verdad, no le queda tiempo para esas elucubraciones fantasiosas que tanto daño le han causado a los campesinos y masas urbanas empobrecidas de las ciudades.

Martin Luther King planteó la NO-VIOLENCIA en uno de los países más violentos del mundo, donde el racismo se combina con el interés de la Asociación Nacional del Rifle de otorgarle armas a la población para engrosar sus altas ganancias. Fue él y el movimiento pacifista afroamericano y no los promotores del odio como Malcolm X o como “Las Panteras Negras” quienes dignificaron a los afrodescendientes al interior de este imperio bárbaro y criminal, quienes los empoderaron y quienes conquistaron la ciudadanía.

Así mismo Gandhi en la India asumió la NO-VIOLENCIA como el espíritu de un gran movimiento popular que logró sobre la base de la resistencia civil, la no-cooperación y de la “fuerza de la verdad”, la independencia del Imperio Británico. Hoy se muestran ante la humanidad como uno de los países con mayor diversidad religiosa.

Por eso nuestra apuesta ha sido la “Cátedra por la Paz”, bajo el presupuesto que si enseñamos a las nuevas generaciones los valores de la PAZ, la convivencia, la tolerancia y la NO-VIOLENCIA, podremos tener un futuro menos miserable y menos macabro donde los colombianos dejemos de matarnos.

Candidatos cuestionados a Alcaldías y Gobernaciones.

LA MINISTRA DE TRASPORTE.

POR LA CUALIFICACION DE LA DIRIGENCIA SINDICAL DE LA CUT.-

El avance de la tecnología, el cambio continuo de la regulación en el mundo laboral y las nuevas condiciones de trabajo que ya no tiene como base el contrato de trabajo, y la precarización creciente y extrema de las condiciones de trabajo de miles de millones de personas en el mundo y en Colombia, nos indica la necesidad de dar un repaso y actualización de nuestros conocimientos sindicales que aunados a la práctica consecuente, caracterizan a la dirigencia de nuestra central CUT.

Desde el departamento de Negociación Colectiva de la Cut Antioquia y en convenio con la Esap y Ens, emprendemos entonces un proceso que tiene como fin fortalecer y actualizar a nuestros compañeros y organizar una base de apoyo en el vital proceso de negociación colectiva tanto en el sector público como privado.

En esta primera etapa contamos con cerca de 100 dirigentes sindicales de todo el país y el apoyo de la Cut Nacional y del presidente de la Uso, Sintramienergetica, profesores de la Udea, Acdac, Anebre, Sntt, Ugti Nacional y de nuestros aliados la Esap y Ens, que en un proceso de cinco meses actualizamos nuestros conocimientos en materia laboral. Ahora continuaremos con el seguimiento a las convenciones y acuerdos laborales, la asesoría y soporte para hacer cumplir los mismos y en paralelo, iniciaremos un seminario sobre REGIMEN UNICO DISCIPLINARIO Y SINDICALISMO, para servidores públicos.

La Cut se preocupa por dar a sus afiliados lo mejor del conocimiento sindical y laboral, por respaldar y fortalecer las organizaciones, y que nos asista la fuerza de la razón y la razón de la fuerza de lucha….

Gracias compañeros del diplomado por su constancia,

Fraterno saludo

Rosa América.

Agosto de 2019.

Sigue la crisis en IPS Universitaria en Medellín. Sus trabajadores están sin seguridad social

Los trabajadores de la salud, vinculados a la IPS Universitaria de Medellín, están sin seguridad social. A varios ya les han cancelado citas que tenían en trámite con especialistas porque la IPS no ha pagado a las EPS.

Tal denuncia la hace el Sindicato de Trabajadores de la IPS Universitaria, Sintraipsu, que se suma a otras que dan cuenta del atraso en los salarios, la no renovación de algunos contratos de afiliados al sindicato y la falta de voluntad de la administración de la IPS para negociar el pliego de peticiones presentado a principios de año.

Loly Luz Rada, presidenta de la organización sindical, dijo que en este contexto de crisis preocupa la poca comunicación con la administración de la IPS. Los encargados de recursos humanos nunca contestan los llamados. “Nunca nos dicen las causas reales de los atrasos, siempre nos enteramos por comentarios de pasillos”.

Ejemplo de lo anterior es que nadie sabía del no pago de la seguridad social hasta cuando la EPS empezó a cancelar citas con especialistas ya asignadas a los trabajadores de la IPS Universitaria. Situación preocupante porque ese tipo de citas tardan mucho en asignarse.

Otros reclamos del sindicato

Sintraipsu fue fundado en noviembre de 2018, cuando los trabajadores vieron que era la única manera de defender sus derechos. Para ese momento ya se presentaban atrasos los pagos de salarios.

Loly Luz Rada dice que los atrasos en el pago de salarios y la seguridad social repercuten en la atención a los usuarios. “Si los trabajadores tenemos preocupaciones por las deudas, no vamos a atender de la misma manera a los pacientes”, asegura.

Los sindicatos piden un acuerdo de programa y advierten de que la "desconfianza" no es un obstáculo

EFE

Los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez, y de CCOO, Unai Sordo, han urgido este jueves al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a retomar "cuanto antes" las negociaciones con Unidas Podemos en aras de lograr un acuerdo que evite la celebración de nuevas elecciones.

"No contemplamos un escenario de convocatoria electoral", ha subrayado Sordo en declaraciones a los medios, tras el encuentro con Sánchez en el Palacio de la Moncloa, enmarcado en la ronda de contactos que el presidente está realizando con distintos colectivos.

"Es fundamental que la izquierda, que PSOE y Unidas Podemos, sean capaces de elaborar un programa de Gobierno", ha señalado Álvarez, que ha trasladado a Sánchez la necesidad de retomar las negociaciones con Podemos cuanto antes, porque "en el último minuto todo es mas difícil".

"La desconfianza no es óbice para abordar la negociación", ha apuntado Sordo, que ha señalado a la mala gestión de tiempos como uno de los elementos que dinamitaron la anterior negociación. Un acuerdo de programa, ha añadido Álvarez, "no va a ser fácil pero debería ser mas fácil de lo que ha sido el de la configuración de Gobierno".

"Lo imposible tiene que ser posible (...) y vamos a seguir pidiendo que se configure un Gobierno con mayoría clara de izquierdas, que no se pierda la oportunidad", ha insistido Álvarez. Un acuerdo programático, han explicado, tendría muchísimo valor para los sindicatos y debe pasar por una serie de elementos clave como un mejor reparto de la riqueza, la recuperación de derechos laborales perdidos, la lucha contra la precariedad o la protección a parados en un país con 3 millones de desempleados.

"Hay que dejar un poco en paz el Twitter"

Maldita la paciencia

Por: Angel Galeano Higua

Hace 25 años partió Francisco Mosquera y se me dio por leer de nuevo Maldita la paciencia, que escribí para EL PEQUEÑO PERIÓDICO a propósito de las circunstancias en que lo conocí. Me asombra recordar con tanta claridad aquel viaje por los ríos Magdalena y Cauca para ir a la Serranía de San Lucas. Y me asombra por el objetivo de aquel viaje y el espíritu constructivo, el deseo de ayudar de auténtico revolucionario. Durante aquella jornada Mosquera irradiaba alegría, optimismo y sus discursos fueron apasionados y de gran vuelo sublime. Le habló a los campesinos delegatarios del Sur de Bolívar, pero también a “los decalzos” que estaban allí. Soñó en voz alta con un nuevo país y yo tuve la fortuna de grabar sus palabras, no sólo en mi pequeña grabadora portátil de entonces, sino también en mi memoria. Luego intenté reconstruir aquella experiencia y aunque no pude, ni podré hacerlo como debiera ser, algo quedó plasmado en Maldita la paciencia. Ese es el problema con las palabras, no dejan expresar con plenitud la vida vivida. Quizás debiera haber sido artista para intentarlo con una pintura, una sonata o un poema… Pero para mi desgracia, adolezco de esos atributos.



Hicimos un alto en Guaranda, en la fonda de la “Niña” Colombia, refrescamos nuestra garganta y descansamos, y hasta nos tomamos una fotografía. Al otro lado del río Cauca, el Cerro Corcovado se erguía imponente anunciando mayores alturas al Sur. Francisco Mosquera vestía bluyín y una camisa blanca de manga corta, apropiada para soportar los 38 grados de temperatura. De vez en cuando se ponía un sombrero de palma para protegerse del sol. Al bajar de la chalupa, su primer comentario se refirió a los alegres colores de los afiches electorales del Frente por la Unidad del Pueblo, FUP, que se hallaban pegados en las casas de madera del puerto. La dueña de la fonda se asomó un poco recelosa, pero al ver a Alejandro Acosta se alegró y salió extendiendo sus brazos para saludarlo. ¿Cómo va el viaje? Luego nos miró a todos con atención. A ver, Alejo, ¿cuál de ellos es la cabeza?, ¡anda, preséntamelo! Al estrechar la mano de Mosquera, la “Niña” Colombia guardó silencio y lo miró a los ojos. Bienvenido, le dijo. Sigan, ¿qué se toman?

Roberto Giraldo accionó la cámara y en la fotografía quedó Francisco Mosquera, Alejandro Acosta, Julio Castellanos, Felipe Escobar y yo, sentados alrededor de una mesa sobre la cual aparecen varios envases de gaseosa. Al fondo, el río y una cadena de montañas que Mosquera miraba como a un preciado sueño. En ese momento apareció un niño en la orilla llevando sobre sus hombros una sarta de pescados recién atrapados en el río. Mosquera fijó sus ojos en él e invitó a Felipe a que tomara varias fotografías del pequeño. “Ese es uno de los problemas de Tribuna Roja –dijo–, le faltan fotografías que muestren la vida del pueblo y sus luchas, como la de este niño. Una fotografía así tiene mucha fuerza. Mírenlo”. El niño iba descalzo y sonrió al vernos.

Todos a Colpensiones

Por: Fabio Arias Giraldo

Según datos reportados por un estudio de un grupo de economistas de la Universidad Nacional de Colombia liderado por el profesor César Giraldo, entre el año 2010 y el año 2016 se trasladaron de los fondos privados de pensiones, AFP, a Colpensiones 1.006.798 trabajadores y de Colpensiones a las AFP solo 379.616, es decir, un total a favor de Colpensiones de 627.182 cotizantes que pierden las AFP y siendo mayor la brecha en los últimos 4 años.

Simultáneamente a este proceso, se viene presentando otro, consistente en que los trabajadores que les falta menos de 10 años para pensionarse, es decir, tienen más de 47 años si es mujer y mayor de 52 años si es hombre, dado que la ley establece que en ese periodo no se puede cambiar de régimen, vienen acudiendo a reclamar ante los operadores judiciales que les permitan trasladarse a Colpensiones, aduciendo de un lado falsa información de las condiciones y derechos de los fondos privados en el momento de afiliarse y de otro lado, poder recurrir al derecho a la libre elección tanto para entrar como salir de uno u otro régimen, tal como es hoy en salud.

En este sentido valga recordar que a dicha solicitud de traslado de una AFP a Colpensiones han recurrido como la anterior ministra de Trabajo Dra. Griselda Yaneth Restrepo. Y frente a estas millares de solicitudes ya múltiples jueces han dado fallos positivos, creándose una tendencia creciente a estos traslados.

Estos dos fenómenos vienen obedeciendo a que cada vez va existiendo una mejor comprensión de los trabajadores de que Colpensiones sí pensiona, con un mayor valor, vitalicia y sustitutiva.

Quienes están próximos a pensionarse están reclamando ante los operadores judiciales que les permitan trasladarse a Colpensiones, aduciendo falsa información de condiciones y derechos de los fondos privados en el momento de afiliarse

Páginas

Subscribe to RENOVACIÓN SINDICAL ANTIOQUIA RSS