Marcelo Torres

¡Por fin, Marcelo Torres saldrá de La Picota!

Por Yezid García
Secretario general (e) del PTC

Finalmente, después de más veinte meses de injusta detención en la cárcel La Picota, en Bogotá, un juez de garantías accedió a la petición de la defensa de nuestro compañero Marcelo Torres de cambiar esa medida por detención domiciliaria.

Estamos llenos de alegría por Marcelo, por su familia, por la democracia, por la militancia, los amigos y aliados del PTC, tendencia política integrante de la Alianza Verde. Pero ello no nos impide reiterar ante Colombia entera que jamás hemos solicitado un tratamiento privilegiado para nuestro dirigente, hemos pedido simplemente, y con insistencia, las garantías democráticas del debido proceso y la presunción de inocencia para un hombre que ha dedicado su vida entera a defender a los vulnerables y a luchar por las necesarias transformaciones sociales y políticas que requiere el país. Y, que por lo menos, tiene el derecho legal y constitucional a un juicio imparcial.

Ha sido notoria la actitud agresiva de la Fiscalía frente a las solicitudes de la Defensa de Marcelo ante los jueces de la República. Él cumplía, desde su entrega voluntaria en el Bunker, las condiciones indispensables para que se le otorgara detención domiciliaria; los términos del proceso sin que sea llamado a juicio están vencidos hace más de seis meses; y las audiencias que se convocan en Magangué han sido suspendidas varias veces por petición o ausencia de la Fiscalía.

Editorial. ‘Coalición enorme’, mejor que coalición de centro

Como habíamos registrado antes, sigue muy evidente un preocupante contraste: desde la orilla de las facciones adversas a la paz, y en especial de la del expresidente Uribe, se adelantan pasos concretos hacia la juntura de sus fuerzas, léase el acuerdo Uribe-Pastrana, y se exploran con diligencia los siguientes a dar, verbigracia las conversaciones del vargasllerismo con el uribismo con la mediación del clan Char. Pero las fuerzas del bando democrático, más numerosas pero muy dispersas, vacilan y cavilan, magnifican querellas menores y, algunas, a la par con ciertos avances, plantean y actúan en función de mantener la desagregación y el fraccionamiento.




El resultado de las presidenciales del 2018 habrá de tener consecuencias definitivas sobre el cumplimiento mismo de los acuerdos de paz. Resulta entonces obligada una apreciación sobre cómo va su desenvolvimiento. Al respecto, como habíamos registrado antes, sigue muy evidente un preocupante contraste: desde la orilla de las facciones adversas a la paz, y en especial de la del expresidente Uribe, se adelantan pasos concretos hacia la juntura de sus fuerzas, léase el acuerdo Uribe-Pastrana, y se exploran con diligencia los siguientes a dar, verbigracia las conversaciones del vargasllerismo con el uribismo con la mediación del clan Char. Pero las fuerzas del bando democrático, más numerosas pero muy dispersas, vacilan y cavilan, magnifican querellas menores y, algunas, a la par con ciertos avances, plantean y actúan en función de mantener la desagregación y el fraccionamiento.



Sobre el asunto, reviste interés lo planteado tanto por los dos precandidatos de Alianza Verde, Claudia López y Navarro Wolff, como por los demás aspirantes a la presidencia con los cuales planean integrar coalición: Sergio Fajardo y Jorge Robledo. Según los dos primeros, partir de plantear la primordial importancia de la paz sería colocar el debate en un terreno “desventajoso”, en el cual la derecha tiene las de ganar, dado que, se asegura, el 60% del país condena la guerrilla y por extensión al conjunto de la izquierda, con la cual juzgan “inconveniente” integrar cualquier coalición. Afirman entonces que el tema de campaña tiene que ser la lucha contra la corrupción que es lo que más indigna y es identificado como causa principal del desangre de los recursos públicos, de las penurias y del empeoramiento de las condiciones de vida de la gente. La coalición así propuesta, de la cual excluyen explícitamente a la izquierda, sería una de centro.

Se quiere encarcelarlo para escarmentar al pueblo.

A propósito de noticias contra el exalcalde de Magangué, Marcelo Torres:

Se quiere encarcelarlo para escarmentar al pueblo

Subscribe to RSS - Marcelo Torres