Los trabajadores producimos la riqueza, las malas políticas administrativas la despilfarran

La actual situación coyuntural que afronta el mundo petrolero no excluye a Colombia, pero para nuestro caso es muy importante resaltar que la causa principal y de fondo que tiene a  ECOPETROL,  la principal empresa de los Colombianos en estado de ILIQUIDEZ financiera NO ES el desplome de los precios internacionales del crudo.

Cualquier empresa previsora de los riesgos del mercado NO se atreve a distribuir en manos de sus accionistas el 80 %  de sus utilidades desde su conversión a empresa de economía Mixta, cuando lo que se acostumbra es a lo sumo distribuir hasta un 35%  máximo con el fin de dejar el colchón financiero necesario que garantice el desarrollo del portafolio de inversiones para asegurar su crecimiento y no lo que de manera irresponsable hizo el gobierno nacional de ordeñar a nuestra empresa  hasta el cansancio y sobre endeudarla al punto de acumular hoy más de 16 billones de pesos en préstamos internacionales varios de ellos respaldados con bonos de deuda del capital de la joya de la corona del pueblo Colombiano.

Por supuesto que el impacto de la situación de iliquidez de Ecopetrol, como consecuencia de la errada política petrolera que se implementa en nuestro país, se observa  en el precario presupuesto destinado para adelantar los proyectos de exploración que apunten a incrementar las menguadas reservas de crudo de Colombia, que con el actual nivel de extracción no alcanzan para garantizar la autosuficiencia energética  del país másallá de los 8 años. Lo anterior deja a las empresas de servicios petroleros en ascuas con sus proyecciones de crecimiento; las cuales se cimentaron primero sobre los disparados precios del barril pero sobre todo sobre los multimillonarios presupuestos destinados por parte de las empresas operadoras a buscar hidrocarburos.

Hoy empieza la época de las vacas flacas para las compañías de este sector en el mundo;  Weatherford Colombia Limited es una de ellas;  pero al igual que lo hacemos con las empresas operadoras, nos permitimos hacer la siguiente reflexión “La época de las vacas gordas, no permitió aprovisionar los recursos y contingencias necesarias para afrontar la de las vacas flacas”.  Podríamos decir entonces que tal y como sucede con los escándalos de corrupción y malos manejos administrativos que por estos días mojan las primeras páginas de los medios de comunicación en el país con Ecopetrol;  se podría concluir que al igual los trabajadores de Weatherford no somos los responsables de la situación al interior de la compañía la cual ha sido víctima de malos manejos administrativos que a pesar de sus multimillonarias ventas;  no se observan reflejados los resultados positivos en su balance financiero.   Pero es esto responsabilidad de los trabajadores?  Los trabajadores al servicio de esta multinacional de lo único que somos responsables son de ejecutar las labores con los más altos estándares de calidad, de la forma más honesta y transparente buscando darle valor agregado a los clientes.

Adicional a lo anterior es necesario mencionar que ni siquiera a los trabajadores se les reconoce lo predeterminado en las convenciones colectivas de los clientes pactadas con la USO,  como consecuencia de la imposición ilegal del termino de “dedicación exclusiva”,  a pesar que todas las actividades desarrolladas son propias de la industria del petróleo reconocidas como tal en el decreto 3164 del 2003 y a esto se suma la fórmula de explotación desmedida representada en los turnos sucesivos de trabajo 21x7 o más, las jornadas laborales por encima de las permitidas por la ley, la crítica situación de salud ocupacional, desconocimiento de la aplicación del decreto 2090 del 2003 de actividades de alto riesgo,  violación sistemática de los derechos de asociación y negociación colectiva que impidió concretar durante cerca de dos (2) años la firma de la primera convención colectiva de trabajo entre otros aspectos que nos llevan a concluir que en manos de los trabajadores no se quedaron los réditos de la época de la vacas gordas.

La Unión Sindical Obrera USO ha insistido ante la opinión pública que vamos a defender los puestos de trabajo, los derechos y reivindicaciones de los trabajadores;  estamos dispuestos al diálogo abierto y constructivo con las empresas sobre estos principios, en consecuencia hemos enviado  comunicación a la administración de Weatherford para que establezcan claramente sus intenciones que podrían afectar la estabilidad laboral de nuestros afiliados y por ende la existencia de la organización Sindical en la empresa.   Estamos a la espera de una respuesta;  de esta manera demostramos que privilegiamos las vías del dialogo sobre las vías de hecho,  situación que no descartamos ante cualquier agresión que reciban nuestros afiliados por parte de la compañía.

La organización  motiva a todos los trabajadores de Weatherford Colombia Limited a que hagan uso de su derecho de Sindicalización;  este es el momento de la Unidad y la Solidaridad;  observen como la cúpula administrativa de la empresa sin miramiento alguno hoy se desprende de sus más cercanos colaboradores;  aquellos mismos que han hecho gala de la implementación de políticas antisindicales en todo el país.  Por supuesto que existe alternativas diferentes a las masacres laborales en las empresas y los trabajadores tenemos la  moral suficiente como generadores de la riqueza para construirlas.

NOTA: Rechazamos las sanciones injustas impuestas a nuestros afiliados Stewart Echeverría y Fabián Rojas de la base Barrancabermeja;  no es posible que la empresa sin autorización de la autoridad competente obligue a los trabajadores a laborar horas extras y ante la negativa de hacerlo proceda a sancionarlos.

REDACTO. Junta Directiva Nacional.  Febrero 25 2015.