LOS RETOS DE LOS AFILIADOS Y DELEGADOS DE ADIDA.

Editorial.

Por: Rosa América Peñaloza Barrera. Delegada de Adida y ejecutiva de la Cut Antioquia.

Las pasadas elecciones de delegados de Adida se llevaron a cabo en medio de una coyuntura nacional e internacional muy especial, que marcará el trabajo de nuestro sindicato en los próximos años.El primer hecho de importancia ha sido el ascenso de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos. En el ámbito nacional, éstas han sido las primeras elecciones en Adida luego de la firma y refrendación del acuerdo de paz suscrito entre el gobierno colombiano y las Farc, y finalmente, las elecciones han tenido lugar en medio de uno de los mayores escándalos de corrupción de que se tenga noticia.

Detallemos cada uno de esos acontecimientos. La llegada de Trump a la Casa Blanca es expresión de la derechización que recorre algunas partes del mundo y el resultado del declive imperial de los Estados Unidos que, entre otros síntomas, arrastra el déficit comercial más grande del mundo. La reacción de Trump ha sido denigrar del libre comercio que en otra época le abrió las puertas del mundo a las mercaderías estadounidenses y, por ello, se anuncia el reverdecimiento del proteccionismo, lo que pondrá patas arriba todo el comercio mundial. Pero, por otro lado, el discurso antiinmigrante y racista de Trump terminará por alentar oleadas de repudio por todo el planeta, como ya ha venido ocurriendo. Y en lo que a nosotros compete, el apoyo al proceso de paz y su implementación podría sufrir un grave retroceso.

En nuestro patio asistimos a un proceso de implementación de los acuerdos de paz con más sobresaltos de los previstos y salpicado por la sangre de numerosos dirigentes sociales que han sido asesinados desde la firma de los acuerdos. Simultáneamente, asistimos a un nuevo período de paramilitarización del país, ante la ceguera del gobierno nacional que se resiste a aceptar el fenómeno. Y, con timidez, ya ha arrancado el proselitismo electoral hacia las elecciones presidenciales de 2018 con todas las implicaciones que ello significa.

Finalmente, la corrupción a todos los niveles que se ha incrustado en el alma de los colombianos como si se tratase de algo normal, terminó por rebasar la copa con los últimos escándalos, en especial el de los sobornos de Odebrecht. Tan normal y cotidiano, que hasta las organizaciones sindicales como Adida han sido contagiadas con este cáncer que ha hecho metástasis ante la mirada impasible de los maestros delegados y afiliados a Adida. Quizás resulte necesario recordar que las principales víctimas de la corrupción terminamos siendo los colombianos “de a pie”, pues la plata que se roban y que se desvía a los bolsillos de contratistas, políticos y funcionarios venales sale de los impuestos de todos los colombianos. De tal tamaño es la enfermedad de la corrupción que la campaña lanzada por la senadora Claudia López ha tenido una gran acogida en pocas semanas y todo parece indicar que la lucha contra la corrupción será una de los temas centrales de las próximas elecciones al lado de la defensa de los acuerdos de paz.

Es en este escenario en que deberá moverse Adida este año y el siguiente. Y la obligación de los delegados de Adida recién elegidos es comprender el momento político y actuar en consecuencia. En Renovación Sindical creemos que tanto la Asamblea de delegados como la junta directiva de Adida deben animar el más profundo debate alrededor del papel de la escuela y los maestros en una etapa de posconflicto. ¿En qué cambia nuestro quehacer pedagógico con el advenimiento de los acuerdos de paz? ¿De qué forma podemos, desde nuestra labor como docentes, contribuir a la consolidación de unos valores y una cultura de paz en las nuevas generaciones?

En otro ámbito del posconflicto, Adida debe alertar a todos los maestros antioqueños sobre los riesgos que se pueden sobrevenir con la reactivación de los grupos paramilitares en el departamento a partir de la desmovilización de los diversos frentes de las Farc que hacían presencia en territorio antioqueño. La protección tanto de los dirigentes sindicales como del más humilde maestro debe ser una preocupación permanente de Adida.

En cuanto a la lucha contra la corrupción, Renovación Sindical ha rechazado de tiempo atrás, los desmanes perpetrados por inescrupulosos con los recursos que aportamos los afiliados a Adida , lo que nos ha valido la persecución de más de uno de los beneficiados con la bonanza. Hoy adherimos a la campaña iniciada por la senadora Claudia López e invitamos a todos los delegados recientemente elegidos a incorporarla como una preocupación central, pero no solo referida a los emblemáticos casos del orden nacional, sino a los casos particulares de corrupción que nos afectan como maestros en Antioquia.

Son dos los frentes de trabajo en este aspecto: la denuncia del mal servicio de la Fundación Médico Preventiva, claramente afectado por síntomas de corrupción y el rescate de los valores éticos en Adida, la cual ha sido afectada por dudosas negociaciones millonarias con abogados que terminaron por remplazar la lucha sindical dejándola en un segundo plano y por una descarada compra de la conciencia de delegados que asisten a las asambleas movidos por las prebendas que reciben y no animados por la defensa de los derechos e intereses del magisterio antioqueño.

Ese es el tamaño de los retos que tenemos enfrente: participar activamente en la defensa y consolidación de la paz en nuestro país y contribuir a rescatar a Adida de quienes la han postrado a partir de prácticas clientelistas y corruptas durante los últimos años, y reconstruirla como la única herramienta eficaz en la defensa d la educación pública estatal y nuestros derechos como trabajadores. La negociación del pliego nacional de peticiones que implica un gran avance en materia laboral, debe concitar la determinación de las conciencias más avanzadas para estudiarlo, explicarlo a nuestros compañeros, impulsar su defensa, dentro del ánimo de reconstruir una ética sindical de estudio, servicio, beneficio general, y preparación de la nueva generación sindical alejada de los vicios que tanto daño hacen al sindicalismo y en especial a Adida.

Abrazote:
Rosa América.
Febrero-marzo 2017.