Los cuatro retos de Marcelo Torres

Por Bernardo Ramírez del Valle
Centro de Pensamiento Regional del Caribe Colombiano (CEPENSAR CARIBE)

Marcelo recibe un municipio en franca decadencia, con una deuda pública que supera los 20 mil millones de pesos, serias limitaciones financieras y presupuestales al estar su hacienda intervenida por una Junta de Acreedores de ley 550 de 1999; la totalidad de sus servicios públicos manejados por sistema de concesión a 20 años, donde el agua potable llega un dia a la semana sólo al 50% de la población; con una cobertura de alcantarillado de apenas el 15%, un servicio de recolección de basuras y barrido de calles que funciona deficientemente; calles y carreteables rurales intransitables; plaza de mercado en condiciones antihigiénica y un caótico sistema de transporte en la que la principal modalidad es el mototaxismo.

Y lo peor: las más bajas coberturas y mala calidad educativa del departamento; una deficiente prestación de los servicios de atención en salud básica y una corrupción galopante en todos los niveles de la administración municipal (industria del embargo judicial, saqueo de los recursos públicos; escandalosas ventas de bienes municipales; contrataciones y facturaciones ficticias en salud y educación, etc.).

Archivo adjunto: