LA METÁSTASIS DE ADIDA.

A manera de balance de la asamblea departamental de delegados 2016

LA METÁSTASIS DE ADIDA.

  • Gracias a los errores de su dirección, Adida ha devenido en un sindicato amarillo y derrochón, donde prosperan los negocios particulares, se arrojan migajas para asegurar mayorías, se violentan los estatutos y se desconoce el derecho de negociación de sus trabajadores.

 

Inocultable ya el proceso de descomposición de nuestro sindicato, hacemos el balance doloroso de lo acontecido en la última asamblea departamental de delegados 2016, celebrada entre 2 y 4 de junio de 2016. Hablamos  de metástasis porque se trata de un cáncer maligno que ha invadido a Adida desde años atrás y que nuestro equipo de Renovación Sindical ha venido advirtiendo con insistencia. Pero lejos de tratarse la enfermedad, se ha dejado avanzar el cáncer a tal punto que ha afectado seriamente los valores y el funcionamiento de Adida, ha significado el abandono de la lucha social y la desnaturalización de nuestra organización sindical, pues de manera lenta pero continua se han ido trasmutando los principios  sindicales,  a lo largo de las últimas juntas directivas, a las que parece interesarles más la prosperidad de sus negocios particulares que la incidencia que  puedan tener en la vida laboral y personal de más de treinta mil docentes y sus familias. Las decisiones del máximo órgano de gobierno sindical  como la asamblea de delegados son permanentemente desconocidas o no puestas en práctica y en no pocas ocasiones son tomadas por mayorías previamente  ‘enmermeladas’ con paseos, promesas de bebetas, sancochos,  incentivos con dineros del sindicato o paseos  a La Juliana como parte de pago del voto; delegados que no advierten que estas mañas dañan el sindicato, lesionan la credibilidad en éste y afectan de manera directa su vida laboral porque inutiliza nuestra principal arma de defensa laboral, el sindicato.

Cuatro aspectos principales en esta última asamblea corroboran lo que afirmamos:

LA NECESARIA REFORMA ESTATUTARIA APLAZADA POR SEGUNDA VEZ: Después de la asamblea del 2015, fue evidente el poco o nulo interés que teníala Junta Directiva por cumplir este mandato de la asamblea. Solo cinco meses después de la asamblea se convocóla comisión respectiva con total desidia por parte del presidente y la inasistencia de la mayoría de la junta directiva, sin dejar de mencionar el poquísimo o nulo conocimiento  que demostraban cuando les provocaba ir a sabotear el trabajo que de manera dedicada desarrollamos tres compañeros, en el entendido de que Adida necesita una reforma, una reestructuración que lo fortalezca y que permita erradicar los vicios que anidan en su interior y que la han convertido en un negocio particular que unos pocos aprovechan, pero que financiamos todos con nuestra cotización.

LA PRÓRROGA DEL PERÍODO DE JUNTA EN UN AÑO MÁS. Ni la CUT ni Fecode han sido puntuales en el llamado a elecciones al terminar los periodos estatutarios, siempre ha habido un forcejeo para que se extiendan los períodos lo máximo posible por distintos motivos, de tal manera que no hay certeza que ahora si vaya a ser puntual la elección; pero además,  argüir que resulta costoso elegir los órganos democráticos de Adida (aproximadamente 300 millones de pesos cada 3 años),cuando su  presupuesto anual es de 6.300 millones de pesos, revela que se trata de un argumento mentiroso. La única razón cierta para prolongar el período ha sido la intención de prolongar los beneficios de los negocios particulares y el usufructo personalizado del gigantesco presupuesto de Adida,  y de apuntalar sus prósperos negocios  revestidos  del poder que les da la pertenencia a la junta. Es claro que  la propuesta de reforma estatutaria  que se planteaba en la comisión  de asamblea,de la cual Renovación Sindical fue protagonista y principal animadora, ponía en peligro la continuidad de dichos negocios. Por ello, era indispensableproceder a violentar los estatutos y sabotear la reforma estatutaria así fuese necesario ‘enmermelar’ a  algunos delegados  con un paseo a la Juliana o alguna botellita de güisqui. La propuesta de Renovación Sindical obtuvo finalmente el importante apoyo de 208 delegados, votos  dignos y razonados que, lamentablemente, no fueron suficientes para derrotar la manipulación a la que someten a algunos delegados,para  conformar una mayoría espuria quele asegure la prosperidad económica a algunos directivos así eso signifique la decadencia del sindicato.Una victoria pírrica de la mayoría, con sabor a derrota, puesesos 208 votos constituyen la mejor señal de los vientos renovadores en Adida en contra de una directivos que han apelado a los más discutibles procedimientos y han abandonado por completo la argumentación y el debate político.

LA EXCLUSIÓN ANTI-ESTATUTARIA DE ROSA AMÉRICA PEÑALOZA COMO DELEGADA DE ADIDA. Los estatutos vigentes en Adida que regulan la relación entre los afiliados son los aprobados en la asamblea de 2013, y en ninguno de sus artículos contempla causales de pérdida de la delegatura, como ustedes mismos lo pueden corroborar. En efecto, la compañera Rosa América, cambió  de entidad territorial y hoy desempeña su labor en el municipio de San Jerónimo,  y al no hallar ninguna norma que se lo prohibiera procedió a reclamar la convocatoria  como delegada,  la cual le fue negada verbalmente por una empleada de Adida, cuñada de uno de los directivos. Procedió entonces a hacer la petición por escrito a Omar Arango (quien como fiscal de Adida debiera ser el guardián del cumplimiento de los estatutos y garante de los derechos de los afiliados),   al presidente Fernando Ospina como representante legal y a la Comisión de ética y veeduría, para que en cumplimiento de sus funciones leyeran los estatutos, verificaran la inexistencia de dicha causal y actuaran en derecho, esto es, entregaranla convocatoria  a la asamblea  para la compañera Rosa América.  No solo entregaron la respuesta de manera tardía, sino que recurrieron a dar una respuesta desconectada de las normas que regulaban la petición, es decir, los estatutos,con el fin de negar la credencial  a nuestra compañera lo que de paso puso de presente dos hechos protuberantes:

1. La manipulación de los estatutos a su antojo, prevalidos de su condición de integrantes de Junta directiva, para negar sin  sustento válido la credencial a Rosa América, pues en los estatutos vigentes NO  hay causales de pérdida de delegatura,  la cual además tiene carácter departamental.

2. Dicha tergiversación estatutaria no fue aplicada con el mismo rasero para otros delegados que estaban en la misma situación lo que deja en claro que la maniobra tenía un único objetivo: impedir que Rosa América, la voz más crítica, argumentada y seria contra los vicios al interior de Adida y referente ético dentro del magisterio antioqueño pudiese exponer sus puntos de vista a la totalidad de los delegados asistentes y poner en dificultades el statu quo de quienes instrumentalizan Adida para su provecho personal. La arbitraria exclusión de que fue objeto Rosa América por parte de estos seudo dirigentes, arrogantes y sordos a las críticas y reclamos de los afiliados nos reafirma la tranquilidad de estar en el lado correcto de la balanza, el de la defensa de los maestros y el del rescate y renovación de Adida.

NEGATIVA A NEGOCIAR EL PLIEGO DE PETICIONES DE TRABAJADORES DE ADIDA. Ejerciendo su derecho a la organización sindical, los trabajadores que prestan su servicio a Adida se afiliaron a Sintraong y radicaron un modesto pliego de peticiones que fue ignorado de manera arrogante por la Junta Directiva de Adida. Es lamentable que sin escuchar a los afiliados se tome la decisión de desconocerle a los trabajadores de nuestro sindicato derechos fundamentales  como el de negociación colectiva y por los cuales hemos luchado toda nuestra vida sindical; pero,además, porque son de público conocimiento las duras condiciones de trabajo que algunos directivos de Adida imponen a los trabajadores que no se dejan instrumentalizar a su antojo.La mayoría de la Junta prefirió someter a Adida a tener que pagar una multa millonaria, que erosiona aún más las finanzas del sindicato que negociar el pliego de peticiones de sus trabajadores. Se necesita una buena dosis de cinismo o de falta de vergüenza para querer seguir ostentando sin sonrojarse la dignidad de dirigente sindical mientras actúan como los más viles patrones con los trabajadores que tienen a su servicio. ¿Con qué autoridad moral pretenden enarbolar las reivindicaciones de los maestros cuando ni siquiera en casa son coherentes con su condición de directivos sindicales?

El fiscal de Adida habría podido hacer la diferencia en la asamblea, pues es parte de su misión. Sin embargo,   su discurso rimbombante  pero divorciado de los hechos que en contrario ejecuta, pone al desnudo que colabora con la mayoría de Adida, que no hay divergencia de fondo con ellos y que existía un acuerdo explícito para sepultar el trabajo de la comisión de estatutos, negar la credencial a Rosa América, avalar la persecución a Sintraong y autorizar la  contratación de una veeduría externa. No quiso ser la diferencia. Pudieron más los acuerdos con la mayoría que su obligación estatutaria de hacer cumplir los mandatos de la asamblea y ejercer el control a la junta directiva.

En medio del sombrío panorama de Adida, una luz esperanzadora se avizora en el horizonte. Los 208 delegados que acogieron como suyas las denuncias que de tiempo atrás viene haciendo el equipo de Renovación Sindical, y que votaron a conciencia por la defensa de la democracia en Adida, en un intento por resguardarlo de esa marea perversa que lo desfigura, y lo convierte en campo de disputa de intereses económicos encontrados y lejanos a nuestras reivindicaciones son la expresión de que las voces de descontento a la conducción de Adida están en una tendencia creciente. Cada vez es más claro que Adida requiere de una renovación profunda. Una renovación de los valores que constituyen su guía de acción y, por supuesto, una renovación de sus dirigentes. Cada uno de los maestros de Antioquia puede hacer parte de esa renovación.  Para comenzar, todos tenemos el deber gremial de conocer  este informe, de difundirlo y alentar la discusión sobre qué tipo de sindicato queremos que sea Adida para el posconflicto: un sindicato postrado por la corrupción y vicios de sus directivos o un sindicato renovado, beligerante en la defensa de los derechos del magisterio, integrado por hombres y mujeres a quienes interese el futuro de los educadores y de su organización sindical, y comprometido con la paz y con la formación de una niñez y una juventud para la nueva Colombia que surgirá luego de la firma de los acuerdos de fin del conflicto. Renovación Sindical está casada con el segundo tipo de sindicato y continuará luchando sin cansancio por la renovación de Adida.

Desde estas líneas, Renovación Sindicalinvita a todos los maestros antioqueños a ayudarnos en esta tarea y a sumarse a esta ola de renovaciónque se palpa en las bases de Adida.

DIRECCIÓN DEPARTAMENTAL DE RENOVACIÓN SINDICAL- ANTIOQUIA.
 

Abrazote,

Rosa América Peñaloza
Coordinadora                                                                                               

                    

Carlos Mario Hernández
Secretario General
                                                                       

6 de junio de 2016.

Contáctese con nosotros o búsquenos:

renovacionsindical.antioquia@gmail.com

www.renovacionsindical.org/antioquia/

En YouTube así: Renovación Sindical Antioquia

En Facebook: www.facebook.com/Renovación-Sindical-Antioquia

WhatsApp: 3206915693 y 3117306295.