LA JUNTA DIRECTIVA DE ADIDA, SÍ NIEGA EL DERECHO A ELEGIR Y SER ELEGIDO A QUIENES CRITICAN SU GESTIÓN.

Por: Comité de Redacción.

Desde el Congreso de Paipa el magisterio tomó la decisión de crear la Federación Única de Trabajadores de la educación, como paso transitorio al Sindicato Único de Trabajadores de la Educación, y se orientó a las organizaciones filiales, que los directivos docentes y los trabajadores administrativos que se afiliaran a los sindicatos tuviesen el derecho de elegir y ser elegidos a las direcciones sindicales (ver pág. 21 de las conclusiones). Los mismos estatutos de Adida habían removido en el año 2013 la traba del artículo 389 del CST que había ocasionado que, por “cobro de diferencias políticas”, dos directivos docentes debieran dejar su puesto en la dirección de Adida. Pero además el Estatuto 2277, reivindica en el art. 32 el carácter docente de los directivos de las I.E como una manera de impedir que la gerencia educativa y los criterios de manejo privado se tomaran la educación pública, plan que ningún gobierno ha renunciado a implementar. Y, finalmente, la abundante jurisprudencia de la Corte Constitucional y del Consejo de Estado, condensa que los empleados del Estado de régimen especial no representamos al empleador y, por lo tanto, no ponemos en peligro la autonomía sindical por una presunta o posible infiltración del empleador para entorpecer la lucha reivindicativa de los educadores y trabajadores de la educación.

Teniendo clara esta situación, en desarrollo del derecho fundamental de elegir y ser elegido, y cumpliendo los requisitos de los estatutos de Adida en el art 24, Renovación Sindical inscribió una plancha a la junta directiva de Adida encabezada por Rosa América Peñaloza en cuyo tercer reglón figuraba el compañero Luis Afranio Sánchez. El comité electoral departamental conformado por la mayoría de la Junta directiva actual, determinó el pasado 13 de marzo la anulación de los reglones de los dos compañeros atrás mencionados amparados en unos criterios que NO APLICAN para el caso. Además, Adida ha tenido presencia de directivos docentes en su junta directiva como Leonardo Valencia, jefe de núcleo que sin problemas pudo ejercer su cargo hace 12 años o directivos docentes que han podido participar en las elecciones siendo coordinadores como el actual presidente de Adida, Luis Fernando Ospina, quien siendo coordinador fue segundo reglón de la lista de Gabriel Manrique al que reemplazó cuando este fue elegido diputado, así como el profesor Iván Castro quien era coordinador en encargo cuando fue elegido directivo en el 2003. La anulación ordenada por el mencionado comité electoral es más grave en el caso de Luis Afranio Sánchez quien presentó una certificación expedida por la rectora del Agrícola de Chigorodó, donde labora, en la cual consta que NO es Coordinador. No obstante, el espurio comité electoral departamental se ratificó en su exclusión.

Con esta determinación del comité electoral, encamina a la organización sindical a desquebrajarse más, fomentando el paralelismo sindical y la pregunta que se hacen algunos directivos firmes a la lucha y afiliados a Adida es: ¿Soy docente para cotizar, pero no para aspirar a la junta?, y la decisión el comité electoral les dio la repuesta a los compañeros directivos, entonces no nos extrañemos que se presente desafiliación de directivos docentes.

¿Entonces, cuál es la razón de fondo? Cinco son los principales problemas de Adida que originan esta arbitraria situación:

1. En Adida hacen presencia personajes, algunos de ellos amparados en su condición de directivos o ex directivos, que realizan jugosos negocios a través de abogados que con clientela cautiva y a nombre de la organización sindical, reciben comisiones por intermediar reclamaciones que bien podría hacerlas directamente el sindicato, o los abogados podrían beneficiar a la organización sindical con parte de los honorarios que ahora son beneficio particular. La función sindical de reclamación y defensa directa de los derechos de los educadores, la han convertido en un negocio que ha ocasionado hasta golpizas a algún abogado por no haber entregado las comisiones a un presunto dirigente sindical. Renovación Sindical se ha opuesto rotundamente a este procedimiento y ha exigido en asambleas de delegados que sea el sindicato el que reclame directamente y sin costo alguno para los afiliados.

2. Causan estupor en las asambleas las permanentes denuncias de defraudación de los recursos del sindicato que aportamos los afiliados mediante la cuota sindical. Hasta en la prensa regional han salido estas denuncias. La hipoteca de La Juliana, la presunta pérdida de cheques, la reiterada petición de “liga” a los proveedores, en fin, copia de la corrupción del sistema político colombiano que ha sido mejorada y aplicada desde las direcciones sindicales. Ese cáncer que carcome a Adida ha sido posible gracias a que la comisión de ética se ha convertido en un apéndice de la junta, al igual que la Fiscalía, la cual solo cumple una función retórica de control. Todo se acuerda, toda denuncia es motivo de demanda por injuria y calumnia, y solamente cuando la repartija del botín no es la adecuada, todos los ‘torcidos’ terminan por conocerse gracias a los pasquines en los que proliferan mutuas denuncias y en las que los maestros nos enteramos con asombro de la gravedad de la defraudación. Hemos rechazado siempre estos manejos discutibles y hemos propuesto mecanismos que por supuesto no se aprueban porque controlarían este desangre continuo de lo que aportamos los afiliados.

3. El manejo clientelar de los afiliados que se traduce en que solo si Usted apoya uno de los grupos que están en la dirección de Adida tiene oportunidad de que se le agilice el derecho a la salud o le consigan una cita con especialista, o lo inviten a los pocos encuentros de capacitación que se realizan con nivel discutible, o lo beneficien como invitado especial a las asambleas de delegados o pueda almorzar de cuenta de Adida o le den cien mil pesos de solidaridad, o lo contraten como asesor de Adida así algunos hagan quedar mal al sindicato por la mala asesoría y el incumplimiento. Pero no se le ocurra entrar a una oficina diferente a la de su “benefactor” ni se le ocurra postularse a la junta de Adida porque se les cambian las guardas a las cerraduras de las oficinas, se le considera traidor y hasta se le niega el uso de los recursos de Adida que como los computadores se compran con los recursos de todos. Y hasta en las asambleas, priman con alguna regularidad las bebetas y comilonas sobre la responsabilidad de trazar dirección a la junta.

Cabe recordar que en la última asamblea se reventó la cuerda pues el descaro de los directivos de eternizarse en una dirección poco comprometida con los educadores, facilitó que las propuestas jalonadas por Renovación Sindical fueran un severo llamado de atención a la Junta, lo cual por supuesto, no les fue muy grato. Renovación Sindical es cuidadosa en la capacitación de sus integrantes, en el respeto al pluralismo en su interior, y muy responsable en las asesorías que de manera gratuita ofrece a TODO educador sin preguntar su procedencia, su filiación o su simpatía por tal o cual directivo. HASTA DIRECTIVOS HEMOS ASESORADO Y ORIENTADO PARA QUE NO ‘METAN LA PATA’.

4. El recorte de todas las actividades que ofrecía Adida a sus afiliados, clases de flauta, guitarra, chirimía, grupo de danzas, pintura, decoración, ajedrez, cursillos de ascenso, fiesta de los niños, fiesta del maestro sindicalista, etcétera. Hoy sobreviven pocas pero los recursos “liberados” no se revierten en actividades que beneficien a los afiliados. El único deporte que se practica con entusiasmo es el viático. Las reuniones de activistas y delegados que se acostumbraban ahora son excepcionales y las conferencias sobre temas de actualidad, inexistentes. Bastante falta que les hacen a los mismos directivos.

5. Adida se ha convertido en plataforma política y/o burocrática de quienes están o han estado en su junta directiva; se candidatizan a cuanto cargo de elección popular aparece, obviamente aprovechando el vínculo con los educadores, pasan de las consignas contra el gobernador a desempeñar cargos burocráticos en la gobernación como pago del apoyo que parte de la junta le dispensó en la elección y que comprometió al magisterio abusivamente perdiendo la autonomía sindical, son revolucionarios en las asambleas pero se alinean con dirigentes políticos cuestionados por corrupción, y además salen de los cargos de Junta no a ‘tirar tiza’, sino, mínimo, como directivos en encargo o se les premia con comisiones en cualquier representación, pero tramitada a nombre del sindicato, como si renegaran del origen que les permitió estar en una dirección sindical. Mientras tanta diligencia aplican a la gestión personal, el magisterio antioqueño agoniza por el pésimo servicio medico de red vital peor que el que teníamos, las mismas frases, las mismas consignas y ningún plan de trabajo. Son beligerantes en las movilizaciones y en los discursos, pero nadita más.

RENOVACIÓN SINDICAL ha tenido una postura crítica, respetuosa y argumentada en todo momento. De ello son testigos todos los delegados, es una actitud consecuente con nuestros principios de lo que creemos debe ser una organización sindical, la segunda más grande del país y de la responsabilidad que debe tenerse con los afiliados, la comunidad educativa y con la población que nos observa como la organización social con más trayectoria en el Departamento. Creemos que las organizaciones sindicales deben ser de beneficio general y Adida no lo es en este momento, la han convertido en un negocio, creemos que sus recursos deben ser manejados con trasparencia y honradamente y en Adida hace varios años no ocurre y nadie responde por esto, y creemos que un sindicato debe ser democrático, con respeto de las minorías e incluyente y dar las mismas garantías a todos los afiliados y tampoco ha sido así. Hay una inequívoca situación en Adida que su dirección ha sido usurpada para beneficio particular antes que general, y a quien se oponga se le trata de arrinconar, se le niega el derecho a la controversia en especial la palabra, cuando un directivo tiene todo el tiempo para hablar, a los contradictores solo se nos dan tres minutos, o se excluyen de las asambleas por haber sido trasladados, pero a otros compañeros no. La única y verdadera razón por la cual se anulan los renglones de ROSA AMÉRICA PEÑALOZA y LUIS AFRANIO SÁNCHEZ MURILLO, integrantes de la Plancha 01, es la postura crítica de Renovación Sindical, que reivindica a Adida al servicio de los educadores. De manera ilusa presumen que ‘descabezando’ a Rosa América (lo cual está por definirse todavía) le dan un golpe de muerte a la crítica interna, que se convierte en un inconveniente para la prosperidad de los negocios de algunos directivos, y que excluyendo a Afranio, el magisterio chocoano votará por los que han tenido una representación polémica y mañosa que ha menoscabado los aportes que hacen estos educadores a la educación pública.

RENOVACIÓN SINDICAL actúa y va como EQUIPO a las elecciones tanto de la Junta de ADIDA con la plancha 01 como de la Comisión de Ética. Nuestra organización interna es igualitaria, respetuosa y con un mismo propósito: rescatar a Adida, ponerla al servicio de los educadores antioqueños y continuar la defensa de la educación pública. Sin importar quién encabece nuestra plancha, si Rosa América, Carlos Mario Hernández o cualquier otro(a) compañero(a) siempre seremos un solo equipo con el mismo propósito.

Nuestra plancha a la Comisión de Ética es la #52 integrada por Mario Quiñones, Hugo Pérez y Nohelia Mena, maestros estudiosos, responsables y muy conscientes de la tarea del momento. No serán apéndice de ningún directivo, los apoyaremos con el compromiso de ser autónomos y de desempeñar con eficacia la función de vigilar el cumplimiento de los estatutos y salvaguardar la organización, y asumiremos el compromiso de recibir de ellos observaciones y ‘palo’, si así lo determinan.

Los educadores afiliados tienen en sus manos la posibilidad de poner al sindicato a la altura que la gravedad de la hora exige, Colombia se juega su futuro frente a una extrema derecha que, de ganar, arrasará con todo asomo de democracia, y perseguirá a Fecode y los educadores como ya lo avisaron por Twitter. Como nunca necesitamos una Adida fortalecida en la lucha y en sus principios. O ganan las fuerzas alternativas (si son capaces de unirse), caso en el que necesitamos una organización estudiosa, autónoma, sin corrupción y al servicio del enorme desafío de colocar la educación a la altura de las necesidades del nuevo país. En cualquiera de los casos, RENOVACIÓN SINDICAL se mantendrá como un sindicalismo de principios y al servicio de los educadores.

SOMOS RENOVACIÓN SINDICAL

Plancha 01 a Junta de Adida

Plancha 52 a la Comisión de Ética

¡ADIDA AL SERVICIO DE LOS EDUCADORES Y DE LA EDUCACION PUBLICA…. SI ES POSIBLE…!!

USTED COMPAÑERO EDUCADOR TIENE LA DECISION CON SU VOTO……