Internacional

“Ni en la época de la dictadura hubo algo así”

Por: Daniel Gatti

Nunca hubo una situación semejante de destrucción de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, ni siquiera bajo la dictadura, dijo el senador Paulo Paim durante una sesión de la comisión de derechos humanos de esa cámara previa a la discusión de la tremenda reforma laboral impulsada por el presidente Michel Temer. De ser aprobado el texto del gobierno hoy martes en el Senado (ya fue sancionado por los diputados), la jornada laboral de los brasileños puede llegar a ser de 12 horas diarias en caso de “acuerdo” entre patrón y trabajador y los empresarios podrán despedir casi sin justificación a empleados y empleadas con sueldos que consideren elevados y remplazarlos por otras y otras que les cuesten menos.

El aumento de la jornada laboral conllevará, en los hechos, la desaparición de las horas extra, eliminando un costo para los empresarios, que verán incrementada su tasa de ganancia, y el beneficio para los trabajadores y trabajadoras, que disminuirán sus ingresos.

Los contratos temporales de trabajo podrán a su vez ser renovados sin límite, de manera que los empleados y empleadas de los más diversos sectores no tendrán estabilidad alguna.

La “flexibilización” de las condiciones laborales en favor de los empresarios comprende también la reducción del tiempo dedicado al almuerzo (de una hora pasa a media hora), la libertad dejada al patrón para que determine el uniforme que desee, independientemente de que pueda llegar a ser inadecuado o inseguro para quien deba usarlo, y la obligación para el trabajador y la trabajadora de asumir los costos de su transporte, aunque viva lejos de su empleo.

Condena de Lula da Silva opaca “brutal” reforma laboral contra trabajadores y sindicatos en Brasil

La noticia sobre la condena a 9 años y medio al expresidente Lula da Silva por corrupción y lavado de dinero, proferida por un juez de Brasil, opacó y puso en segundo plano otro hecho grave que simultáneamente se dio esta semana en ese país: la aprobación por parte del Senado de una reforma laboral calificada como “brutal y antiobrera”, ya que arrasa con muchos derechos laborales y representa un rudo golpe para los sindicatos.

Por 50 votos a favor, 26 en contra y una abstención, el plenario del Senado brasilero aprobó la reforma laboral que impulsó el presidente Michel Temer, la cual, entre otros efectos, destruye los convenios colectivos, debilita y liquida el poder de negociación de los sindicatos, agiliza los procesos de contratación y de despido de trabajadores, que era la mayor petición de los empresarios brasileños y los extranjeros que intentan hacer negocio en Brasil. Además, inventa la figura de empleo intermitente y, en contravía de lo que pasa en el mundo, sube la cantidad de horas de trabajo.

Para sacar adelante esta reforma laboral, Temer usó el poco capital político que le queda, también gravemente debilitado por escándalos de sobornos y corrupción, que podría determinar su destitución. Hoy solo tiene en las encuestas el 7% de popularidad. La presentó con el argumento de que es un ajuste necesario para recuperar la confianza de los mercados y generar empleos, en un país confrontado a una gran recesión y con 13,8 millones de desocupados, el 13,3% de la población activa.

Y lo logró. Tras largas y tortuosas votaciones entre el Senado y la Cámara de los Diputados la nueva ley laboral fue aprobada y ya solo espera la firma de Temer. Una ley bastante impopular, por cierto. Según una reciente encuesta de Datafolha, el 58% de los brasileños la rechaza.

Inmigrantes africanos están siendo vendidos como esclavos en mercados de Libia

Lo que faltaba: hemos vuelto a la esclavitud tal como se hacía en los peores tiempos de la colonia hace 3 siglos, según denuncia de las Naciones Unidas con relación a la situación en Libia, que recoge el periódico El País, de España, en un extenso reportaje que queremos compartir dado el terrible drama humano que encierra, y que señala una degradación laboral absoluta en pleno siglo XXI.

“No sentaban en el suelo y los libios venían a elegirnos y a comprarnos, como quien escoge mangos en el mercado. Después discutían el precio”, es uno de los muchos testimonios que recoge el reportaje, que puede leer completo en:

Antes del estallido de la Primavera Árabe en Libia, año 2011, este país era una de las rutas migratorias hacia Europa. Hoy se perfila como casi la única ruta, en un país donde el caos es tal que las mafias y los traficantes de personas campean sin estorbos. Y en ese revoltijo tratan de colarse los migrantes para cruzar el mar.

Miles de hombres y mujeres migrantes son vendidos para utilizarlos como mano de obra, como sirvientes o esclavos sexuales. Se estima que unos 330.000 migrantes están hoy bloqueados en Libia, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Ciudadanos ricos de Libia compran subsaharianos para que trabajen en sus casas, granjas o cultivos sin salario de ningún tipo —más allá de techo y comida— y bajo un régimen de violencia.

Índice Global de los Derechos 2017 de la CSI: Aumento de la violencia y represión contra los trabajadores

Colombia en la lista de los 10 peores países del mundo para los trabajadores y trabajadoras

El Índice Global de los Derechos de la CSI 2017 clasifica a 139 países en función de 97 indicadores reconocidos internacionalmente, para evaluar dónde están mejor protegidos los trabajadores, tanto en la ley como en la práctica.

Las principales conclusiones del informe son:

§ 84 países excluyen a grupos de trabajadores de la legislación laboral;

§ Más de tres cuartos de los países no conceden a algunos o a todos los trabajadores el derecho a hacer huelga;

§ Más de tres cuartos de los países deniegan a algunos o a todos los trabajadores la negociación colectiva;

§ De los 139 países examinados, 50 deniegan o limitan la libertad de expresión y de reunión;

Rafael Correa mensaje al Magisterio

En Venezuela. ¡QUE DECIDA SU PROPIO PUEBLO SIN INTERVENCIÓN GRINGA!

Por: Consuelo Ahumada.
Profesora universitaria, directora del Centro de Estudios Nueva Gaceta, integrante del Comité Ejecutivo del PTC


En el curso de los últimos tiempos, la situación de la República Bolivariana de Venezuela se ha convertido en tema clave de controversia en las elecciones presidenciales, no solo en América Latina, sino también en países como Grecia, España y Francia. Frente a esta discusión, toman partido los más diversos sectores del espectro político, social y académico y, con mucha frecuencia, se pretende descalificar ante los electores a quien no exprese su rechazo al régimen del país caribeño.

No obstante, en este caso como en tantos otros de la historia reciente, predominan el inmediatismo, los comentarios superficiales y la información tergiversada y con mala intención. En medio de una fuerte polarización política y social y de una crisis económica grave, en Venezuela están en juego principios fundamentales del mundo democrático como la soberanía y la autodeterminación nacionales. Quienes dominan el orden mundial, Estados Unidos, las organizaciones internacionales a su servicio y el sistema financiero, no han escatimado el menor esfuerzo para desestabilizar a un gobierno elegido democráticamente y por tratar de justificar y legitimar una intervención abierta que dé al traste con las importantes conquistas alcanzadas en más de tres lustros por la Revolución Bolivariana.

En este propósito, los medios de comunicación del mundo entero, pero en especial los de nuestro continente, han mostrado toda su pericia y poder de maquinación. Como en ningún otro caso, han hecho todo lo posible por destruir por completo la credibilidad del régimen: verdades a medias, informes tergiversados, magnificación de las protestas y ocultamiento de las movilizaciones populares de respaldo, manipulación de cifras. Entre tanto, los líderes de la oposición son presentados como héroes y heroínas, cuando han puesto todo su empeño en que retorne al poder la élite excluyente y parasitaria como ninguna otra del continente, subalterna del Imperio, que llevó al país a la crisis social y política de hace dos décadas (1).

Venezuela: Qué curiosa es esa “dictadura”

Por: Matías Bosch.

Qué curiosa es la “dictadura madurista” que denuncian Henrique Capriles, Henry Ramos Allup y Julio Borges. Mientras todos los países gobernados por dictaduras han sido fuentes de emigraciones masivas, Venezuela sería la primera que recibe inmigraciones desde un país vecino, como pasa con los colombianos: hay 5.6 millones en Venezuela, el año pasado llegaron 100 mil más y en 2017 ya han llegado cerca de 30 mil.

El gobierno autoritario de Venezuela es tan brutal, que a “la oposición” que sale a “manifestarse” convocada por la MUD no parece quedarle otra que atacar e incendiar el Instituto Nacional de Nutrición, el Metro, un hospital infantil y dispara con armas de fuego a la policía. ¿Sabrán la dignidad con la que tenían que luchar los mayas perseguidos en la Guatemala de Ríos Montt? ¿Se les ocurre a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo incendiar un solo parque de Argentina? ¿Les interesará que en República Dominicana entre el 24 y el 26 de abril de 1984 fueron asesinadas 46 personas y heridas otras 185 (oficialmente mal contadas) a manos de policías y militares, sólo por tratar de conseguir comida y defenderse de la violencia estatal? Curiosamente la jovenPaola Ramírez, que murió este jueves de un balazo en Táchira, no fue asesinada a manos de policías ni “colectivos chavistas” como corre a repetir la gran prensa, sino con un arma que disparaba contra manifestantes oficialistas desde uno de los edificios adyacentes. ¿Qué dice la MUD sobre esto?

Leer completo: http://nuevagaceta.co/inicio/venezuela-que-curiosa-es-esa-dictadura

CUANDO LA RED SANITARIA SE CONVIERTE EN BLANCO DE GUERRA

Por: Alvaro Lagresa.

Una de las estrategias de guerra más crueles utilizada en los conflictos bélicos modernos es la destrucción del sistema de salud enemigo. En 1988, la Resistencia Nacional de Mozambique (RENAMO) dejó a 2 millones de personas sin cobertura médica básica al saquear los centros de atención primaria del Estado. Pocos años después, durante el genocidio de Ruanda, hospitales de todo el país fueron arrasados por los Interahamwe —las cuadrillas que ejecutaron el genocidio—, atacando, secuestrando, torturando y asesinando a personal médico y pacientes, e inhabilitando la infraestructura sanitaria.

Como apuntan distintos informes y expertos en la materia, la destrucción de la red sanitaria desencadena una serie de nefastos sucesos que pueden sumir a un país entero en una verdadera catástrofe humanitaria. En este sentido, Erin Kenney, técnico en la OMS para el Programa de Emergencias Sanitarias, afirma que este tipo de ataques amenazan avances en salud pública que necesitaron décadas de trabajo para realizarse, incluyendo la cobertura universal o los servicios de emergencias. De la misma forma, la asistencia médica durante un conflicto se ve gravemente comprometida en un contexto donde la red sanitaria es un objetivo de guerra, como indica Bruno Jochum, Director de Médicos Sin Fronteras (MSF) Suiza.

Además, cuando se ataca el sistema de salud, no se atacan solamente hospitales y centros de salud, sino también al personal sanitario de cualquier tipo, a los distintos vehículos de transporte médico, a cualquier paciente, y a las entidades políticas y académicas relacionadas con la salud. En cualquier conflicto armado, la violación de estos elementos se considera un crimen de guerra. Así, Physicians for Human Rights utiliza el concepto de neutralidad médica como el principio de no interferencia con la red de salud en un contexto de conflicto armado.

Humillante derrota de Trump: no pudo anular el Obamacare

Por: Santiago Farrell

    Los “halcones” republicanos forzaron al gobierno a retirar de la Cámara Baja la votación de la reforma del sistema de salud, impulsado por Barack Obama. El presidente mostró que no domina a su base aliada.


De nada le valieron sus famosas dotes de negociador, ni el ultimátum que lanzó a legisladores de su propio partido: Donald Trump sufrió ayer una humillante derrota política al verse obligado a retirar de la Cámara de Representantes su proyecto de reforma del Obamacare por no tener los votos asegurados para aprobarla ante una “revuelta” republicana.

“Lo he retirado”, admitió Trump poco antes de la hora prevista para la votación, luego de que el titular de la Cámara, Paul Ryan, le confirmara que no podía garantizarle los 216 votos que necesitaba el proyecto para ser aprobado.

La ley se debía haber votado el jueves, pero ante la evidente división en el bloque republicano la decisión fue postergada para ayer. En una reunión el jueves, miembros destacados del equipo del presidente habían dicho a los parlamentarios republicanos que Trump había decidido que el tiempo para negociar se había acabado.

Los brasileños protestan contra el desmantelamiento de las pensiones

    Más de un millón de personas de los 27 estados de Brasil participaron el 15 de marzo en las manifestaciones para protestar por los enormes recortes en las pensiones y en la seguridad social previstos por el extraordinariamente impopular Gobierno de Michel Temer


Las protestas, organizadas por una amplia coalición de la que formaron parte todas las centrales sindicales de Brasil, además de movimientos de trabajadores sin techo y sin tierra, y grupos indígenas, entre otros, estuvieron acompañadas de huelgas de un día convocadas por docentes y trabajadores de los sectores de los metales, el petróleo, el transporte y los servicios públicos. Temer, elegido por un Parlamento completamente corrupto tras el golpe político contra la Presidenta Dilma Rousseff, ha puesto en marcha un brutal programa de recortes dirigidos a los trabajadores y a los más pobres, mientras su gabinete lucha contrarreloj para imponer una agenda favorable a las empresas antes de que una nueva ronda de sospechados casos de corrupción haga tambalear su pedestal.

En Sao Paolo, el ex Presidente Lula da Silva se dirigió a una multitud de 250.000 personas, afirmando que, “aunque débil y poco representativo, Temer ha conseguido reunir en el Congreso una fuerza política que ningún otro presidente electo había logrado hasta ahora. Están decididos a imponer una reforma de la seguridad social que prácticamente impedirá a millones de brasileños jubilarse. Los trabajadores más pobres, sobre todo en el noroeste rural, se jubilarán con una pensión equivalente a la mitad del salario mínimo”.

El TLCAN ha causado más daño a México de lo que cualquier muro podría

Por: Mark Weisbrot.

Es poco probable que el presidente Trump pueda cumplir con su sueño de hacer pagar a México por un muro a lo largo de la frontera sur de los Estados Unidos. De ser construido, serán los contribuyentes estadounidenses quienes casi de seguro reciban la factura, que según ciertas estimaciones alcanzaría los 50 mil millones de dólares. Sin embargo, vale la pena dar un paso atrás para ver mejor la economía tras las relaciones entre los Estados Unidos y México, para ver cómo es que la inmigración desde México llega a convertirse en un tema relevante dentro del debate político estadounidense, hasta el punto en que alguien como Trump puede tratar de usarla en su favor.

El TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) es un buen punto de partida. Mientras finalmente ha empezado a reconocerse cómo aquellos mal llamados acuerdos de “libre comercio” han afectado a millones de trabajadores en los Estados Unidos, sigue siendo frecuente entre comentaristas tanto liberales como de derecha el asumir que el TLCAN ha sido bueno para México. La realidad contradice enérgicamente semejante suposición.

Si atendemos a la medida más básica de progreso económico, el crecimiento del PIB, o al ingreso, por persona, México se ubica en el puesto 15 entre 20 países de Latinoamérica desde que ingresó al TLCAN en 1994.

Otras cifras muestran un panorama aún más oscuro. Según las últimas estadísticas oficiales del país, la tasa de pobreza en 2014 alcanzó el 55,1%— de hecho por encima del 52,4% en 1994.

Los salarios cuentan una historia similar: casi ningún crecimiento en salarios reales (ajustados a la inflación) desde 1994 — apenas alrededor de un 4,1% a lo largo de 21 años.

Atacar a inmigrantes y refugiados perjudica a toda la gente trabajadora

Las tres órdenes ejecutivas sobre inmigración que fueron anunciadas por el presidente Donald Trump son un insulto en contra de nuestros principales valores como sindicalistas y como estadounidenses. Construir un muro en nuestra frontera, utilizar a los inmigrantes y refugiados como chivos expiatorios, y cerrar las puertas a personas de fe musulmana, no ayudarán a realzar a las familias trabajadoras de nuestro país. Al contrario, estas órdenes inducen el miedo a las redadas entre los trabajadores, promueven el empleo de perfiles raciales y degradan nuestras protecciones constitucionales básicas. Como tales, constituyen un ataque claro en nuestros miembros, puesto que este temor es un obstáculo directo al derecho de los trabajadores de organizarse y negociar colectivamente. Realizamos un llamado en el presidente Trump para que revoque estas órdenes.

Somos mejores que esto. Nuestra nación nunca debe dar sus espaldas a la gente que está huyendo de la violencia y la opresión, solo por su lugar de origen o la religión que practican. Hacemos un llamado a los líderes de este país para que honren con sus actos nuestra larga y gran tradición de darle una guarida segura a aquellas personas que buscan una mejor vida. Ofrecemos nuestra solidaridad y apoyo a las familias trabajadoras que han sido perjudicadas por esta restricción de carácter discriminatorio.

Como el mismo surgimiento de acciones de los miembros de nuestros sindicatos y líderes a través de todo el país lo ha demostrado, el movimiento sindical se adherirá a nuestros principios básicos de solidaridad, dignidad y respeto para la gente trabajadora de todas las razas, fes y estatus migratorio. El movimiento sindical continuará defendiendo a todos los miembros de nuestros sindicatos y nuestras comunidades, cuyas vidas y derechos están siendo amenazado por estas políticas opresivas.

Una década sin consenso de Washington en Ecuador

Por: Mark Weisbrot.

En un giro apoyado y acogido con satisfacción por Washington, América Latina se ha ido desplazando hacia la derecha durante el pasado año y tanto. Tres de las economías más grandes de América del Sur — Brasil, Argentina y Perú — hoy día ostentan presidentes de derecha con estrechos vínculos con Washington y su política exterior. Mientras que la narrativa estándar del "Consenso de Washington" obvia cualquier papel atribuible a Estados Unidos en la región y considera que los gobiernos de izquierda que fueron electos en Suramérica en las últimas décadas lograron victorias populistas gracias a un auge de las materias primas, con base en dádivas para los pobres y un gasto insostenible. Una vez desinflado este auge, según el cuento, las finanzas de los gobiernos de izquierda y, por lo tanto, sus fortunas políticas, hicieron lo mismo.

Sin embargo, se trata de una narrativa sumamente exagerada y egoísta. Ecuador nos brinda un buen ejemplo de cómo un gobierno de izquierda logró el éxito durante la pasada década mediante cambios positivos y creativos en su política económica, de la mano con reformas financieras, institucionales y regulatorias.

Ecuador tras diez años con el presidente Correa: un nuevo informe analiza los indicadores claves, las reformas y los cambios de política

Contacto: Rebecca Watts, 202-293-5380 x103, watts@cepr.net

Washington, DC — Un nuevo informe del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) analiza los indicadores económicos y sociales claves, así como los cambios institucionales, normativos y de política económica en Ecuador en los diez años transcurridos desde que Rafael Correo tomó posesión de su cargo. El informe también analiza cómo el gobierno ecuatoriano abordó la crisis y recesión financiera mundial de 2008–2009, y un segundo colapso del precio del petróleo que comenzó en 2014.

“Las reformas y cambios en la política macroeconómica durante la última década, los cuales fueron muy innovadores en algunos casos, parecen haber permitido avances económicos y sociales importantes, a pesar de dos sacudidas económicas exteriores que generaron recesiones en Ecuador”, señala Mark Weisbrot, coautor del estudio y co-director y economista de CEPR.

Trump, o la decadencia del imperio.

Por: Fernando Guerra Rincón.

El profesor de la Universidad Nacional de Singapur, Parag Khanna, en su libro El segundo mundo (Paidos 2008), afirma que la nación americana está en fase de declive y suelta esta frase: “Los imperios del pasado se desmoronaron por las mentiras internas, y cada uno tuvo los barbaros que merecía. La mano dura y los hombres fuertes no pueden enmascarar el relativo declive de Estados Unidos, ya que son los principales símbolos de este” (pág. 419). Profética.

Sin duda, Donald Trump es el más acabado producto de esa caída. Su elección se explica, en buena parte, a que, paradójicamente, la economía norteamericana se cuenta entre las perdedoras de la globalización, anclada en el paradigma del libre mercado que ha producido la más infame desigualdad global: 8 multimillonarios poseen la riqueza de 3.600 millones de personas, la mitad de la población mundial(1). La clase obrera y los sectores medios de la sociedad norteamericana sufren los estragos de la deslocalización de la producción afincada en trasladar a la sociedad la búsqueda de la eficiencia del mercado y el rigor de la competencia. “Nunca antes las empresas estadounidenses habían hecho tanto para contratar tan pocos empleados. El fenómeno de la externalización que trasladó empleos textiles a China y operaciones de centros de llamadas a India ahora se desarrolla al interior de las empresas estadounidenses de prácticamente todo los sectores”(2). No existe ninguna empresa en el mundo que no esté buscando afanosamente reducir sus costos por la vía de automatizar, externalizar, terciarizar la producción y el empleo. Un banquero de inversión, Steven Berkenfield, dice eufórico, que incorporar un empleado es un recurso de última instancia(3). Con un resultado horrendo: el incremento sostenido de la desigualdad global, la inseguridad laboral, el declive pronunciado de los salarios.

Una inmensa multitud clama contra Trump en Estados Unidos

Las mismas avenidas que Donald Trump no logró llenar en el día de su inauguración como presidente 45 de Estados Unidos se colapsaron 24 horas más tarde, cuando más de medio millón de personas, según los organizadores, marcharon este sábado por Washington para demostrarle, desde el primer día de su mandato, que hay un Estados Unidos que no comparte su visión oscura y la agenda ultraconservadora de su gobierno y que le exige que, como presidente de todos, respete a las mujeres, las minorías, los inmigrantes y los derechos civiles. A la par que la marcha central de la capital estadounidense se celebraron decenas más en ciudades como Nueva York, Chicago, Boston, Los Angeles o Atlanta, en una protesta que también tuvo réplicas en otras partes del mundo, desde Berlín o Londres a Sydney o Ciudad del Cabo. La participación global se cifra entre 1,5 y hasta dos millones de personas.

Mujeres y hombres de todas las edades, razas, religiones y orígenes viajaron desde todos puntos de Estados Unidos, pero también desde Canadá, México o hasta Europa para participar en la Marcha por las Mujeres, la principal manifestación contra el nuevo presidente republicano y, en vista de las cifras, posiblemente la más masiva celebrada en torno a la toma de asunción de ningún presidente estadounidense de la historia.

¿Cómo afecta a América Latina que Donald Trump retire a Estados Unidos del TPP?

Redacción*
BBC Mundo

Era una de sus promesas electorales y cumplió: en su primera jornada laboral como presidente, Donald Trump firmó este lunes una orden para retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés).

El ambicioso y polémico tratado busca dar forma al mayor bloque económico del mundo y fue firmado en febrero de 2016 por 12 países entre los cuales se encuentran tres naciones latinoamericanas: Chile, México y Perú.

Donald Trump retira a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica

"Lo que acabamos de hacer es una gran cosa para el trabajador estadounidense", dijo Trump tras firmar la orden.

Trump y América Latina

Por: Alexander Main.

Los resultados de las elecciones estadounidenses de 2016 dejaron horrorizada a mucha gente en muchos lugares del mundo, pero probablemente en ninguna otra parte más que en América Latina. A lo largo de toda su campaña, el vencedor de las elecciones vilipendió a los inmigrantes latinoamericanos y prometió construir un muro en la frontera sur de los Estados Unidos (supuestamente pagado por México) para mantener afuera a los "violadores y traficantes de drogas". Durante su campaña en Florida hizo referencia a luchar contra la "opresión" en Venezuela y a revertir los intentos de apertura diplomática con Cuba, una medida del presidente Obama aplaudida unánimemente por los gobiernos latinoamericanos.

NO A LA REFORMA EDUCATIVA DE PEÑA NIETO, NO A LA EVALUACION PUNITIVA PARA LOS DOCENTES……..LOS MAESTROS MEXICANOS EN LUCHA!!!!!!! Recopilación del equipo editor.

Recopilación del equipo editor.
 

Los maestros protestan por una reforma educativa que, fue elaborada sin escucharles, sin diálogo ni negociación con el gremio. El punto más espinoso es el de la implementación de una evaluación a los maestros y sus resultados, con el fin de incrementar la calidad educativa y la meritocracia.

El problema, según los maestros, es que esta evaluación no tendrá en cuenta las acusadas diferencias entre estados y contextos sociales (una de las competencias evaluadas es el español, que no siempre se habla de manera regular entre poblaciones indígenas). Muchos de los profesores provienen de escuelas normales (escuelas rurales como la de Ayotzinapa) y tanto su formación como las condiciones de trabajo, con escaso apoyo gubernamental, son muy poco favorables comparadas con maestros en otros estratos sociales.

Páginas

Subscribe to RSS - Internacional