Escuela Nacional Sindical

Sintravidricol, duramente golpeado por la justicia y las reestructuraciones

Por Heriberto Giraldo Hernández. Dirigente sindical, socio de la ENS.

El sindicato de trabajadores de la industria del vidrio y afines de Colombia (Sintravidricol) es una organización de industria con amplia trayectoria en el país y con una larga gesta de negociaciones, luchas, paros, huelgas, y hasta participación en paros cívicos, como el de 1977, que la inscriben como uno de los sindicatos más combativos en Colombia. También, ha dado muestras de racionalidad y de vocación para el dialogo social, constituyéndose en varias oportunidades como ejemplo y caso exitoso en cuanto al desarrollo de esta importante herramienta, esencial en un sistema democrático.

Pero al igual que muchas otras organizaciones, Sintravidricol viene siendo golpeada duramente y su capacidad negociadora se puede ver reducida lo mismo que su membrecía, afectada por las reestructuraciones empresariales y los despidos y reducciones en el número de trabajadores por parte de las empresas.

En un proceso de descentralización que caracterizó a las grandes empresas a finales del siglo pasado y comienzos del nuevo, de la empresa Owens Illinois Colombia Peldar salieron áreas como cristalería, vidrio plano y fabricación de moldes, lo cual trajo como consecuencia una gran reducción de personal, con la consiguiente reducción de los afiliados al sindicato, pese a que en el caso de la fabricación de moldes se logró la afiliación y la negociación colectiva en las nuevas empresas del Grupo Ross Internacional. Recordamos avances exitosos en la modalidad de negociación por grupo empresarial en los años 2007 y 2011.

La última huelga en el Grupo se realizó en la negociación de un pliego de peticiones en noviembre de 2015, y terminó en enero de 2016. Pero en esa oportunidad, ante las demandas de las empresas, el Tribunal Superior de Medellín y la Corte Suprema de Justicia declararon ilegal la huelga, y entonces las empresas procedieron a despedir a 28 trabajadores, entre ellos a los miembros de las juntas directivas de Sintravidricol seccionales La Estrella y Sabaneta.

¿Y cómo es la situación de los trabajadores de Avianca que no son pilotos? Es peor

Ahora que todos los focos están puestos sobre los pilotos de Avianca en huelga, es pertinente señalar que los demás trabajadores de esta aerolínea también padecen los estragos de la política laboral de ésta, incluso más que los pilotos. Una política poco afecta a mejorar sus salarios y condiciones de vida, siempre en procura de reducir costos laborales e impedir que las y los trabajadores se afilien a los sindicatos.

Estamos hablando de los y las auxiliares de vuelo y del personal de tierra, es decir, quienes prestan servicio en los módulos y salas de abordaje, manejan los equipajes y hacen el mantenimiento de las aeronaves, entre otros oficios.

Según datos de la propia Avianca, en el 2015 operaba en Colombia con 12.669 empleados en todas las áreas, equivalentes al 60% del personal que el holding Avianca tiene en todos los países donde vuela. Pero solo el 55% de este personal goza de un contrato que permite buen nivel salarial y una relativa estabilidad laboral. Los demás son contratados con terceros, con salarios y condiciones más precarias, así las actividades que desempeñan sean misionales y permanentes de la aerolínea. Pero Avianca se las ha arreglado para que las autoridades laborales se lo permitan.

De ahí que menos de la tercera parte de los trabajadores de esta aerolínea en Colombia está organizada en sindicatos; por demás golpeados, debilitados y sin mayor capacidad de negociación y reacción. El único que logró superar con éxito esa política antisindical de la empresa, es Acdac, la agremiación mayoritaria de los pilotos, que cumplen dos semanas en huelga.

Avianca se ha servido de empresas de empleo temporal, como Serdán y Misión Temporal, para vincular trabajadores con contratos por obra o labor; a los técnicos de mantenimiento los contrata mediante la empresa Plan Integral, y al personal administrativo a través de Gestionar; y a la gran mayoría de los trabajadores del servicio en módulos, salas de abordaje, manejo de equipajes y asistencia de aeronaves, en un número de 4.300, los contrata con Servicopava. Esta es una cooperativa de trabajo asociado que Avianca creó en el 2005 para el suministro de ese personal, y en su consejo de administración siempre han figurado altos directivos de la compañía.

Proyecto de reforma tributaria ¿Realmente promueve la inversión, el empleo y la equidad?

Por: Carlos Julio Díaz.

Colombia se caracteriza por tener elevados índices de pobreza. Dentro del contexto internacional es uno de los países con mayores niveles de desigualdad en la distribución del ingreso, situación de la que es responsable, en parte, la política de gastos y recaudos públicos.

El gasto público tiene como finalidad dotar a la sociedad de cierta cantidad de bienes colectivos, como la justicia, la seguridad, la defensa nacional, carreteras, parques, servicios públicos domiciliarios, salud, educación, etc., siendo el gasto público social prioritario por mandato constitucional para que tenga un efecto redistributivo.

No obstante, el presupuesto de gasto público dedica casi el 25% al servicio de la deuda ($50 billones en el 2016) que favorece al capital financiero. También las ayudas y subsidios benefician muchas veces más a los ricos que a los pobres, como se evidenció con el escandaloso programa Agro Ingreso Seguro. Pero el mayor problema que distorsiona la finalidad del gasto público, es el fenómeno de la corrupción, que, según un informe publicado por la Sociedad Colombiana de Economistas, le costó al país alrededor de $189 billones entre los años 1991 y 2010, equivalentes al 4% del PIB durante esos 19 años.

Se lanza la campaña de los sindicatos por el SI en la sede de la ENS.

Miércoles 16 de agosto a las 3 pm se lanza la campaña de los sindicatos por el SI en la sede de la ENS.
Subscribe to RSS - Escuela Nacional Sindical