Entrevista a Antonio Navarro sobre el tema de las próximas elecciones, la guerra y la paz




¿Progresistas se va a convertir en partido político?

Hay que mantener la definición que esto ha tenido desde el principio: una red de ciudadanos que actúan en política. Tras la experiencia del Polo, un partido con tantas reglas estrictas, uno concluye que la política hay que hacerla es con quien se entienda.

¿Muchas reglas matan la acción política?

Pues sí. En el Polo, muchas veces, el 90 por ciento del tiempo se dedicaba a discutir internamente y apenas un 10 por ciento para la acción política.

Entonces, ¿cómo va a ser la política en Progresistas?

Aquí la gente es libre. Cada uno tiene su combo con quien se entiende. Hay tareas, responsabilidades, pero hay frescura y horizontalidad.

¿Y la organización?

En municipios y departamentos, y a nivel nacional, habrá nodos de coordinación. Y claro, vocería y plan de acción política, pero con frescura y eficacia.

Pero, ¿definitivamente, no será un partido?

Eso habrá que decidirlo en su momento, por allá en el 2014, pero claro que vamos a tener listas a Senado y Cámara, y un candidato o candidata presidencial, pero inscritos por firmas.

¿Y usted será el candidato presidencial?

No voy a ser candidato al Senado. Ni a la Cámara. Y estoy tratando de convencer a mis amigos progresistas sobre la necesidad de escoger una persona nueva para la candidatura presidencial.

¿Y por qué... tratando?

Porque creo que debe haber alguien nuevo, un outsider...

¿Quiénes serían algunos 'outsiders'?

María Emma Mejía, la exfiscal Viviane Morales. Lucho Garzón, él debe estar acá. Angelino, que espero salga bien. El Polo escogerá entre Jorge Enrique Robledo y Clara López, el que gane puede venir a este proceso. Vamos a una consulta y el que la gane será el candidato. Hay mucha gente que es alternativa.

¿Y usted...?

He sido candidato a la Presidencia y las he perdido todas, tenemos que conseguir a alguien nuevo...

¿Cuál es su hipótesis de lo que viene en el 2014?

En mi criterio habrá tres tendencias: Santos o su amigo Germán Vargas, los amigos del expresidente Uribe y nosotros, que vamos a poner un nombre capaz de ganar.

¿Está convencido de poderle ganar a Santos en el 2014?

Claro que se le puede ganar. No hay invencibles en política. Y no solo a Santos, también al candidato de Uribe.

Usted que ha hecho la guerra y la paz. ¿Cree que como van las cosas, Santos avanzará en la consecución de la paz?

La paz no depende de Santos, sino de la contraparte.

¿Hay ambiente para ello?

No está claro. Creo que la llave la tienen las Farc.

¿No la tiene el Presidente?

Santos ha dicho que está dispuesto. La sociedad civil lo quiere. Las Farc son las que tienen que decidir...

¿Y usted cree que las Farc sí tienen voluntad de paz?

Las Farc tienen que tener claro que no podrán ganar la guerra. Si siguen allá, tienen dos opciones: o morir de viejos o de un bomba en la cabeza. Ninguna de las dos opciones es inteligente.

¿Y mientras tanto?

Hasta que las Farc no tomen la decisión de dar el primer paso hay que ejercer la autoridad. Si no hay un proceso de paz, se tiene que ejercer autoridad. Eso está fuera de discusión. La idea de que la paz es como bajarse los pantalones es tonta.

Consejo, para que las Farc escuchen

"Esto que le voy a decir no es un consejo a las Farc ni a nadie: fue nuestra experiencia. Es más importante el apoyo de la opinión pública a la paz que lo que se negocie en la mesa. Hacer la paz es cambiar las armas por los votos. Y si usted tiene apoyo de la opinión, tiene votos. Si no tiene apoyo de la opinión, no le sirve de nada lo que logre en la mesa. Eso fue lo que nos ocurrió a nosotros y lo que nos permitió tener una influencia tan grande en la Asamblea Constituyente de 1991. El apoyo de la gente a quienes firmamos la paz nos dio una tercera parte de la Constituyente. Esa es la clave. La paz no es un asunto de declaraciones. Hay que dar un paso más. Debería llegarse a un acuerdo para que la guerrilla se desmovilice, se desarme y se incorpore a la sociedad como fuerza política".

Comunicar, lío de Petro
Exsecretario dice que el alcalde mejorará


"Gustavo tiene dificultades de comunicación con la población, si no fuera así estaría mejor en las encuestas. Pero tiene buena ruta y gente honesta, debe volver a subir. Tiene chance de terminar bien. Yo no tuve ni un sí ni un no con él. Cometí un error: aceptar la Secretaría de Gobierno pensando que podía al mismo tiempo atender mejor a mis hijos adolescentes, pero no. Por eso me fui".

EDULFO PEÑA
Editor Político 
El Tiempo