El desorden, las mentiras y el oportunismo no deben impedir la participación de Adida en el Congreso de la Fecode

Carta abierta a la Junta Directiva de Adida

Medellín, febrero 28 de 2013
COMPAÑEROS, TODOS, DE LA JUNTA DIRECTIVA DE ADIDA
Fraternal saludo.

Frente al pronunciamiento de un grupo de delegados de ADIDA al congreso de FECODE y la respuesta de la fiscal, no podemos menos que manifestar nuestra gran preocupación por la reedición de hechos similares, sucedidos en episodios que comprometieron a Juntas anteriores y en los cuales —tal como ahora— primaron los intereses grupistas y politiqueros que obstaculizaron la participación del más grande sindicato filial de la FECODE en sus eventos democráticos. Así ocurre hoy con el congreso que definirá la orientación del magisterio en el actual momento, donde se juega entre otros asuntos claves el carácter del Estatuto que vamos a pelearnos; precisamente cuando existen sectores que coquetean con la idea de derogar el decreto 2277 y dejar al magisterio sin la estabilidad que garantiza el carácter de la carrerea docente de régimen especial allí consignada.

Queda claro para nosotros:

  1. De tiempo atrás, no sólo en la Junta actualmente vigente, sucesivas direcciones de nuestro sindicato han hecho préstamos del Fondo Solidario por Muerte, sin las debidas garantías, pago de intereses y, hasta donde se sabe, tampoco se ha reembolsado (o pagado) lo gastado en diferentes acciones, por ejemplo, en reformas a la Juliana.
     
  2. En consecuencia no son los préstamos que pueda autorizar la junta, al margen de cualquier discusión sobre el carácter de los recursos y del destino “oficial” que se diera a estos dineros, los que atentan contra el FSXM, sino la falta de garantías, de pago de intereses y el no reembolso de los mismos, los que lo ponen en riesgo. Pero, insistimos, no es sólo costumbre de la junta actual sino un lamentable legado de Juntas anteriores.
     
  3. Es grave que la Fiscal reconozca que la reforma estatutaria no se ha protocolizado ante el Ministerio de Trabajo después de un año de haberse aprobado en asamblea. Surgen preguntas que deben ser resueltas: ¿Están vigentes los viejos estatutos? ¿La reforma estatutaria, frente a la cual hubo tanta resistencia, fue inocua? ¿Qué responsabilidades tienen en ello el conjunto de la Junta, y cada uno de los cargos (Fiscalía, Secretaría General, Presidencia, Laborales, Propaganda, y demás), independientemente de si conocían o no los términos para depositarlos en el Ministerio del Trabajo? ¿Qué implicaciones legales, orgánicas, políticas y administrativas tiene este no registro? ¿Qué responsabilidades tenemos las diferentes fuerzas, los directivos y los representantes nombrados para cumplir unas u otras tareas, en el desgreño que hoy muchos denuncian, sin reconocer autocríticamente los oídos sordos, el sacarle el cuerpo a las responsabilidades, el desertar de las tareas o entorpecerlas? ¿Cómo se maneja hoy a nuestro sindicato, no sólo desde el acuerdo mayoritario sino desde TODA LA JUNTA, por ejemplo, cuando no han permitido que se supere la deuda con FECODE sino que ésta se fue incrementando? ¿Se están cumpliendo las funciones de las diferentes secretarías? ¿Se cumplen éstas, en particular las de la fiscalía, en relación con su condición de garante del cumplimiento de los estatutos y de los mandatos de asamblea?  ¿Qué plan de contingencia se tiene ante el desfondamiento del fondo? ¿Qué se propone para normalizar y hacer transparente su manejo?
     
  4. Sabemos de la presencia de la Fiscalía General de la Nación en la sede sindical. Hasta ahora no se ha dado explicación oficial a qué motivo ella obedece. Más allá de los rumores y las elaboraciones de los correveidile, es necesario y urgente una declaración oficial al respecto lo suficientemente informada.

 

ASÍ, EXIGIMOS DE MANERA PERENTORIA Y DIRECTA:

  1. Que TODA LA JUNTA DIRECTIVA DE ADIDA, garantice la participación de los delegados de nuestro sindicato en el congreso de la FECODE, y no se limiten a sacar pronunciamientos parciales, preñados de oportunismo y maniobras electoreras.
     
  2. Que La Junta Directiva de ADIDA, explique públicamente por qué no se ha depositado la reforma de estatutos en el Ministerio del trabajo y qué gestiones ha hecho la Fiscal, y otros funcionarios para que se cumpla ésta y todas las decisiones de la asamblea de delegados.
     
  3. Para bien el magisterio y de ADIDA debe abocarse una investigación seria sobre el manejo de fondos sindicales, por lo menos desde el año 2.000. Necesitamos conocer las causas punibles o no del grave estado económico de la organización. Necesitamos saber cuál es su magnitud real. De esta investigación deben salir medidas que permitan tomar el camino del manejo trasparente y responsable de los recursos del sindicato. De comprobarse sobrecostos, auto prestamos, detrimentos patrimoniales, coimas y demás, hay que hacer uso de los mecanismos legales y estatutarios con los que contamos para hacer exigible la devolución de lo apropiado indebidamente.

Llamamos a no caer en la trampa de los diferentes disfraces moralistas de quienes en el pasado cometieron errores o realizaron prácticas suficientemente aireadas en asambleas pasadas y que, ahora, pretenden defender lo que antes usaron a su particular discreción. ¡Que no nos falle la memoria!

León Vallejo.       Rosa América Peñaloza B.          Horacio Guerrero.

DELEGADOS DE ADIDA AL CONGRESO DE LA FECODE.