El acuerdo tripartito, un avance poco reconocido


A manera de editorial.
Por: Rosa América Peñaloza Barrera.
Directora del departamento de relaciones con sectores sociales. Cut-Antioquia.

A pesar de los pronósticos sombríos y el precedente de varios años de decretarse el aumento del salario minino por decreto, hubo acuerdo entre empleadores, trabajadores y gobierno en torno al aumento salarial, que aunque no compensa la pérdida del poder adquisitivo para los trabajadores , constituye un hecho relevante en las relaciones laborales del último período.

Este acuerdo fue posible por la concurrencia de varios factores internos y externos : La feliz coincidencia entre las centrales obreras, no solo en la propuesta de aumento salarial sino además en delinear una táctica de negociación ágil, el respeto mutuo de las centrales obreras de no airear las evidentes diferencias frente a los empleadores y el gobierno, el seguimiento a la agenda laboral que comprometió a Santos en desarrollo de la aprobación del TLC, las recomendaciones de la OIT en la centenaria conferencia y sobre todo la DESORIENTACION del radicalismo sindical, ante el triunfo del movimiento estudiantil que pone de presente que la “combinación de todas las formas de lucha” es una rémora que impide la consolidación y avance de la lucha social y que la táctica del TODO O NADA , no aplica en el mundo convulsionado del neoliberalismo salvaje.

Quienes desde las filas del SINDICALISMO DEMOCRATICO le apostamos al dialogo social como elemento de la democratización de la sociedad y del trabajo, creemos que es un avance que pone de presente que Santos no es Uribe III y que algunas medidas oficiales como la de formalizar los trabajadores al servicio del estado son oportunidades para fortalecer las organizaciones sindicales herramienta indispensable en la construcción de una sociedad más justa y democrática.

El acuerdo es buen comienzo pero vendrán dificultades como la reforma pensional que deberá movilizar a todos los trabajadores pues su solución tal como lo propone el gobierno Santista de aumentar el edad de pensión y el monto de la cotización no resuelve el problema.