¿El 25M otro 21N?

Por: Fabio Arias Giraldo

A quince días de la realización de un nuevo paro nacional el próximo 25 de marzo (25M), el contexto en que se desenvolverá es en condiciones de mayor precariedad del país y de la ciudadanía de un lado y de otro de mayor desfavorabilidad del gobierno, al que se presentaba en la extraordinaria movilización del pasado 21 de noviembre (21N).

Los temas derivados contra el paquetazo neoliberal de Duque y por la vida y la paz, se han recrudecido.

El gobierno impuso la reforma tributaria, el holding financiero, el fortalecimiento del Esmad, las pruebas pilotos del fracking, la aspersión aérea con glifosato y anuncia en este momento la presentación de las regresivas reformas laboral y pensional. El asesinato de líderes sociales se ha exacerbado ante la indiferencia y cinismo del gobierno. Los acuerdos de paz siguen teniendo serias dificultades financieras y administrativas en su cumplimiento. Todos puntos cruciales del pliego de peticiones con los cuales se desarrolló el paro del 21N, los ha impuesto el gobierno nacional en medio de su engañosa "Conversación Nacional", desconociendo una negociación con el Comité Nacional de Paro y la amplísima movilización social y ciudadana.

Todo ello ha conllevado a mayores inconformidades y reclamos ciudadanos que se han visto reflejados en la mayor desfavorabilidad que gobernante alguno haya tenido en los últimos 20 años, superando un 71%.

El presidente Duque busca salir del atolladero creando una situación de terror en la población, con la indiferencia ante el asesinato de líderes sociales, estigmatizando la protesta como de personas de capuchos violentos y vandálicos y aplicando un silencio a los medios de comunicación sobre las acciones y razones del paro del 25M, al más claro ejemplo de la reedición de la perversa, pero desafortunadamente eficaz en su momento, "seguridad democrática" del gobierno de su mentor Álvaro Uribe Vélez.

De otra manera intenta recomponer su gobernabilidad repartiendo la mermelada a la cual dijo nunca recurriría en su gobierno (otro más de sus engaños), repartiendo los ministerios de Salud, Trabajo y Agricultura a los partidos Cambio Radical, la U y el Conservador, buscando que dichas bancadas lo acompañen en sus perversos proyectos de ley que presente al congreso en la legislatura que se inicia este 16 de marzo.

Sin embargo la gravosa situación de un 13 % de desempleo; el aumento en el último año de los jóvenes NiNi de 2,5 a 2,7 millones; el grave deterioro de los derechos humanos confirmados en el informe de la ONU; los reiterados escándalos de corrupción y fraude electoral por compra de votos confirmados con las declaraciones de Aída Merlano y ahora las grabaciones del Ñeñe Hernández que involucran directamente al presidente Duque y al senador Uribe Vélez; la caída del precio del petróleo acerca de solo USD 30 dólares el barril; el alza vertiginosa de la tasa de cambio del dólar a $3.800, entre muchas, son circunstancias que animan la inconformidad e indignación de cada vez mayores sectores ciudadanos de las clases medias y populares.

Ahora se ha presentado ya en el país, la epidemia del coronavirus y con ello el gobierno ha querido ver la oportunidad para lograr desviar todo este desaliento social y así, combinado con los asuntos ya señalados, salir a desactivar toda la protesta social que se ve venir este 25 M.

Sea entonces, también la oportunidad desde el lado social, para insistir que, la desfavorabilidad del gobierno y su creciente rechazo por no atender las solicitudes ciudadanas, la podemos aprovechar solo si la expresamos ampliamente, primero en las redes sociales y luego este 25M en las calles participando del paro nacional de forma pacífica, para lograr desactivar su nefasto paquetazo neoliberal, el asesinato de líderes sociales y querer hacer trizas los acuerdos de paz.

Posdata: El 16 de marzo acompañemos en Bogotá la toma de la ciudad por los defensores de los páramos exigiendo la anulación de todo título minero en ellos. Y el 18 de marzo rechacemos en Barranquilla las recetas neoliberales de la Asamblea del BID.

Twitter: fabioariascut