Editorial sobre el resultado del paro del magisterio

Por Rosa América Peñaloza.
Delegada de Adida. Ejecutiva Cut Antioquia.

Una semana después de firmados los acuerdos entre FECODE y el  Ministerio de Educación, con la emoción controlada y aspirando a que  la razón nos acompañe, proponemos al magisterio a los padres de familia y a nuestros   alumnos, un intento valoración del paro nacional indefinido del magisterio, procurando con ello enriquecer el necesario debate interno que acontece después de una sorprendente y aleccionadora batalla en defensa de la educación pública y por mejores condiciones laborales de los educadores, pero en el fondo, una de las luchas  contra EL MODELO NEOLIBERAL, que en todo el mundo se realizan,  en la certeza que  construir un mundo distinto es posible. 

Este análisis que hacemos a muchas manos por parte de los integrantes del equipo de trabajo de Renovación Sindical – Antioquia contiene:

*Un cuadro comparativo de los pliegos y acuerdos  2014 y 2015, en vías a que determinemos con relación al inmediato pasado si los acuerdos logrados en el 2015 permitieron avanzar o no en nuestras reivindicaciones. Debe ser un ejercicio objetivo.

*un cuadro  que  pretende  mostrar la variación del salario del 1278  de nivel a nivel.

*datos sobre la incidencia  económica  la fabulosa bonificación de los educadores del 2277.

*Recuento sobre la negociación de los trabajadores estatales y el decreto 160 del 2014.

* y un análisis general sobre los aspectos relevantes de este acuerdo y los que creemos nuevos escenarios para el magisterio organizado en Fecode.

Los invito a leerlo con paciencia...

Abrazote solidario. 

Comentarios

Compañeros, saludo desde Campohermoso Boyacá.

 

El paro fue una gran derrota, especialmente porque fracturó de forma seria  el magisterio. Que de hecho ha estado fracturado desde hace décadas. 

Mientras no cambien las condiciones solo se recibirán golpes, pues mientras  no se de un fortalecimiento ético del magisterio colombiano, no se logrará fortaleza y unidad y sin esos elementos cualquier 1% o menos, romperá cualquier pretensión de fondo. Cuando los docentes de una sociedad, en cualquier época  centran sus luchas en la consecución de unos cuantos pesos, toda lucha está perdida.  En concreto: no conozco ni asomo de una propuesta(seria ) desde el magisterio para mejorar la calidad de la educación y mientras no dejemos de echarle la culpa a los otros, sin asumir las nuestras, solo recibiremos golpes y rechazo.  Por sólo 12 puntos porcentuales de sueldo,  diferidos a 5 años, recibiremos leña y más leña como los principales responsables de la calidad de la educación en Colombia. Porque la sensación que tengo, y ni qué decir de los que no son docentes,  que a los docentes lo único que les importa es el sueldo y la calidad de la educación es problemas de los otros (gobierno central, departamental, municipal, rectores, acudientes, estudiantes, empresarios, narcotraficantes, todos, todos menos el magisterio. Mientras esta actitud no se rompa, de verdad, el magisterio seguirá recibiendo golpes, cuando intente plantear reivindicaciones. Esa es la gran tarea, al gremio que le gusta poner tareas y poco asumir sus tareas, las que le impone su condición de ser magisterio. La gran ganancia del paro, es la oportunidad de comenzar a hacer esa tarea. Saludos Compañeros.  

 

 

Walter Ordoñez Trian