Corrupción

Corrupción Radical. El contubernio

Por: Ariel Avila

Juan Carlos Granados llegó como representante a la Cámara en el periodo 2006-2010, por el Departamento de Boyacá, con apenas 12.870 votos, gracias al aval del partido del exvicepresidente Germán Vargas Lleras. En el Congreso coincidió con otros pesos pesados de Cambio Radical: Germán Varón Cotrino, entonces representante a la Cámara por Bogotá, y los senadores en su momento: Germán Vargas Lleras y Plinio Olano, todos claves en su posterior ascenso político. Justo cuando salió del Congreso, en 2010, inició su campaña a la Gobernación de Boyacá con el apoyo de Cambio Radical. Como resultado, fue elegido gobernador para el periodo 2012-2015.

Granados estuvo entre los candidatos para ocupar la cartera del Ministerio de Transporte, aunque el actual senador Varón Cotrino sugirió su nombre para la Contraloría Distrital. En este periodo, el ex fiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno, también aspiraba a la Personería de la capital. Ambos impulsados por el partido Cambio Radical, bajo la campaña del actual senador Germán Varón Cotrino. En el Concejo de Bogotá se hicieron acuerdos entre los partidos de la coalición de gobierno de Enrique Peñalosa para que la Contraloría quedara en manos de un candidato de Cambio Radical; mientras que los demás partidos se quedarían con la Personería. En efecto, la mayoría del Concejo eligió a Granados, a pesar de que no tenía experiencia en control fiscal. Pero sí tenía cerca de 10 investigaciones en la Procuraduría, por irregularidades cuando se desempeñó como gobernador de Boyacá, además de dos procesos fiscales que adelantaba la unidad anticorrupción de la Contraloría General por detrimento de 19.000 millones de pesos. También había hecho parte de las mesas directivas de la Rape y de la CAR, y esto generaba una inhabilidad toda vez que esas entidades tienen injerencia en Bogotá. Pero no importó.

Vargas Lleras, corrupción y política

Por: Antonio Madariaga Reales

Director Ejecutivo Corporación Viva la Ciudadanía

Vulgar estratagema politiquera de Vargas Lleras para iniciar campaña mucho antes que los otros candidatos y candidatas de los partidos, gastar durante esa campaña previa dinero privado a manos llenas toda vez que no existen topes en los gastos de un Comité Promotor, ni limitación alguna para recibir aportes privados, y mucho menos obligación alguna para con los electores porque los grupos significativos de ciudadanos mueren una vez que se celebran las elecciones.

La semana que está terminando estuvo dominada por dos series de hechos, aparentemente independientes, pero en el fondo estrechamente relacionados. La primera serie tiene que ver con la decisión de Germán Vargas Lleras de presentarse como candidato independiente a la presidencia impulsado por un grupo significativo de ciudadanos, cuando es fundador y dueño de un partido del cual hizo gala extrema después de los favorables resultados obtenidos en las elecciones regionales. Ver: German Vargas Lleras el ganador de las elecciones regionales 2015. De hecho, la Revista Semana señalaba en esa ocasión las semejanzas entre el Centro Democrático y Cambio Radical en los siguientes términos: “Y es que para la opinión pública tienen nombre propio. Cambio Radical con Germán Vargas y Centro Democrático con Álvaro Uribe”.

La segunda, hace referencia al destape de las prácticas corruptas de tres expresidentes de la Corte Suprema de Justicia, en relación con expedientes de la parapolítica y al parecer con las irregularidades en Cajanal y en la Dirección Nacional de Estupefacientes.

Roberto Prieto, personaje que explotó y se lucró de cercanía con el presidente Santos

Obtuvo un cargo en el BID con sueldo de US$18.000 mensuales; y la empresa de su familia, contratos con el Estado por $31.000 millones.

Así retrata un artículo de El Tiempo al polémico gerente de la campaña presidencial de Juan Manuel Santos, en el que se asegura que para el cargo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) no tenía las calificaciones necesarias.

El periódico dice que para justificar su llegada al cargo dijo ante la asamblea del BID: “Hice uso del derecho adquirido que me dio el haber sido director de campaña de Juan Manuel Santos”.

Prieto se ha convertido en el personaje central del escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht y el ingreso de dineros a la campaña presidencial de Santos 2014.

El ex senador Otto Bula asegura que le entregó al empresario Andrés Giraldo Rivera US$ 900.000 de Odebrecht con destino a Prieto. Así mismo, la semana pasada reconoció en una entrevista que la constructora brasileña había pagado US$400.000 por 2 millones de afiches de la campaña.

Firmatón Consulta Anticorrupción

La CUT llama a campaña nacional contra la corrupción

Bogotá, 9 de febrero de 2017

Con estupor el país asiste a un nuevo escándalo de corrupción, que esta vez enloda directamente las campañas del Presidente Santos y del ex-aspirante uribista Oscar Iván Zuluaga. Como si no fuera suficiente el robo de más de 4.000 millones de dólares en la construcción de la refinería de Cartagena-REFICAR, la venta de Isagen al sector privado a precio irrisorio y violando sin recato las normas regulatorias; la apropiación de miles de millones de pesos, por un puñado de contratistas, de los dineros para la alimentación escolar, la adjudicación del 90% de las contrataciones a un solo proponente en la mayoría de entes territoriales y las enormes fortunas invertidas en la puja por alcaldías y gobernaciones, entre otros casos, los gobiernos de Uribe y Santos aparecen enlodados en las denuncias por los sobornos de la brasileña ODEBRECHT, dentro de las investigaciones que la justicia de los Estados Unidos adelanta contra esta empresa por sobornos superiores a 700 millones de dólares a gobiernos principalmente de América Latina.

Funcionarios de los dos últimos gobiernos sirvieron para captar sobornos por suma superior a los 11 millones de dólares, para favorecer a ODEBRECHT dentro de la construcción de vías y obras de infraestructura, asunto que de primer plano pasó a segundo con el anuncio de la Fiscalía General de la Nación, de la financiación de las campañas a la presidencia de la República de Santos y Zuluaga, con dineros provenientes de la misma fuente.

Escándalo: Uno de los cerebros del desfalco a la educación en Córdoba, aseguró que Benedetti recibió parte del dinero robado

ESCÁNDALO: Testigo clave en caso que enloda a Armando Benedetti fue asesinado: Medicina Legal

A través de reajustes salariales y pensionales inmerecidos, sustentados con documentos falsos, un grupo de abogados inescrupulosos del departamento de Córdoba saquearon cerca de 400 mil millones de pesos del Fondo Nacional de Prestaciones del Magisterio en Córdoba, protagonizando un escándalo que se ha conocido como el “desfalco a la educación”.

Lo que parecería un lamentable caso más de corrupción de los muchos que han azotado al país, éste tiene unos elementos que llaman poderosamente la atención porque, de acuerdo con el testimonio de uno de los implicados, el abogado Álvaro Burgos del Toro, el senador Armando Benedetti estaría involucrado en el mismo y habría recibido a través de delegados suyos parte del dinero robado. El abogado Burgos del Toro fue capturado por la Sijín de la policía en octubre de 2015 en un operativo en el que también fueron capturadas otras 12 personas, todas ellas relacionadas con el desfalco a la educación de Córdoba.
Subscribe to RSS - Corrupción