La lucha por la Educación y contra los impuestos de Duque, nos movilizan

 

 

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.

 

 
 

 

 

 No hay texto alternativo automático disponible.

Varios aspectos -desde promesas de campaña hasta proyecto de Uribe- están en juego en esta negociación del mínimo: ¿aumento sustancial o un solo reajuste?

 

|Fabio Arias Giraldo

 Por: 

Diciembre 05, 2018.

 
 

En época decembrina el país asiste entre múltiple asuntos, a la negociación del salario mínimo legal.

 

Esta negociación se desarrolla en la Comisión de Concertación entre gobierno, empresarios y trabajadores quienes pujan cada uno en defensa de sus intereses.

 
 

En los 21 años de vigencia solo hubo acuerdo en 6 oportunidades. En las demás, un decreto unilateral del gobierno con aumentos siempre al lado de  las propuestas de los empresarios y por supuesto, lejos de las de los trabajadores.

 

En este año hay varios aspectos, de cuyo desenvolvimiento  dependerá un resultado final favorable o no a los trabajadores.

El primero tiene que ver con las promesas de campaña del hoy presidente Iván Duque, que en las vallas consignó que reduciría los impuestos y aumentaría el salario mínimo.

Con la aprobación en las comisiones económicas de la ley de financiamiento Duque le cumple a los empresarios reduciendo en $7 billones sus impuestos que terminan pagando los trabajadores y el ciudadano de a pie vía ampliación del 33 % al 39 % los impuestos a los ingresos del trabajo y pendiente el IVA plurifásico a las gaseosas y cervezas.

Quedamos a la espera de que el gobierno en la negociación del salario mínimo fije su propuesta que la ministra de Trabajo Dra. Alicia Arango se comprometió a hacerlo. ¿Será un real aumento sustancial o un solo reajuste como en los últimos años cerca siempre de la propuesta empresarial? Eso está por verse.

El segundo aspecto está en el proyecto de ley que presentó el partido de gobierno el Centro Democrático en cabeza del senador Álvaro Uribe Vélez, consistente en una prima equivalente a medio salario mínimo (SMLV) para los trabajadores que devenguen hasta tres SMLV, pagaderos por mitades en marzo y septiembre, sin incidencia prestacional.

Dicho proyecto ya fue aprobado en primer debate en la comisión VII del Senado. Frente a este proyecto el Ministro de Hacienda no ha dado su opinión, requiriendo su aval, y los empresarios han solicitado aplazar el segundo debate para el año entrante, aduciendo su inconveniencia pues como siempre lo dicen, genera desempleo los aumentos salariales.

Ya empiezan a hablar los empresarios de que la prima
del proyecto Uribe
salga de los parafiscales de las cajas se compensación familiar

 Ya empiezan a hablar los empresarios de que esa prima salga de las parafiscales de las cajas se compensación familiar, hecho absurdo puede significaría colgarle una responsabilidad más a las cajas y para los trabajadores que ellos mismos se paguen la prima de sus mismos recursos. Con ello acabarían con los parafiscales de las cajas. Es decir, se puede constituir en un nuevo engaño del senador Uribe, similar al fracasado proyecto presentado por él para establecer un incremento extraordinario del SMLV con facultades al presidente presentado en la antesala de la consulta popular anticorrupción.

El tercer aspecto tiene que ver con medidas encaminadas a reactivar la decaída economía colombiana, que a pesar siempre de las proyecciones optimistas del gobierno nunca se cumplen. Los empresarios respaldan la nueva receta de la ley de financiamiento pues reduce sus impuestos a la renta y al IVA de los bienes y equipos importados en $7 billones como se dijo, sosteniendo que eso generará empleo. Sin embargo, las otras medidas reducirán el consumo afectando la producción y el empleo. Por consiguiente, se debe reafirmar que una manera de reactivar la economía es incrementando los salarios y en especial un aumento sustancial en el SMLV, pues con ello se demandarían más bienes y servicios estimulando el consumo, la producción y el empleo. Ese es el círculo virtuoso de los aumentos salariales a la que siempre se oponen los empresarios, pues su insaciable voracidad no les permite ya ni pensar, incluso contra sus propios intereses de mejorar su realización empresarial.

Para la OIT, el trabajo decente empieza con un trabajo formal con ingresos dignos. Nuestro SMLV es el más bajo de los países de la OCDE, club de ricos al que acabamos de ingresar sin cumplir ninguno de los estándares laborales exigibles, entre otros el de los ingresos. La canasta familiar vale cerca de $1,9 millones y el SMLV está en solo $781 242. Una brecha que debe ir cerrándose con incrementos sustanciales al SMLV.

Colombia es el segundo país más desigual de América y el sexto en el mundo, y con lo aprobado de la ley de financiamiento seguirá una mayor desigualdad, incubándose
así un descontento social creciente como el visto en los últimos dos meses con los universitarios y los trabajadores.

El ritual de la negociación del SMLV no nos puede llevar nuevamente a un fracaso que contribuya a un mayor escepticismo sobre el diálogo social y el inútil accionar de la Comisión de Concertación. Esta es una oportunidad para significativos aumentos en el SMLV si de verdad se quiere hacer una cosa diferente que obtenga resultados distintos a los que el gobierno y los empresarios nos tienen ya acostumbrados. El 12 % sería un hecho notable para los trabajadores y las expectativas de crecimiento de la economía. Significaría $93 000 pesos más que no resuelve las dificultades de las familias de bajos ingresos pero sí, un alivio a sus desesperanzas diarias.

 

No hay texto alternativo automático disponible. 

 

 

 

 

 

 

La imagen puede contener: noche 

Ariel Fernando Ávila Martínez

Por: Ariel Avila

 

Aunque muchos lo nieguen la paz ha dado sus frutos: el desplazamiento forzado es el 10% de lo que fue en su peor año; el secuestro está a punto de desaparecer y seguramente en el 2018 la cifra estará en los 170 secuestros, en el peor año de la guerra hubo 3.300. Igualmente la desaparición forzada asociada al conflicto armado está en uno de los puntos más bajos. Son miles las vidas que se han salvado en estos años de postconflicto.

Sin embargo, hay dos problemas en medio del balance positivo. Por un lado, el homicidio detuvo su caída, en 2018 se presenta una tendencia marginal al aumento. En el 2012, cuando arrancaron las negociaciones de paz, se produjeron cerca de 16.000 homicidios; en 2017 la cifra cayó a cerca de 12.000. Sin embargo, para 2018 la tendencia indica que se presentaría un incremento leve. Igualmente, en el peor año de la guerra hubo 1229 personas afectadas por minas antipersonal, en el 2017 la cifra cayó a 56 personas y en 2018 si bien, es muy bajo, se presenta un aumento con respecto a 2017, la cifra está en poco más de 100 personas afectadas. 

Todo esto indica que en algunas zonas del país el Estado no fue capaz de copar los territorios dejados por las FARC y el Estado. Además, desde la posesión presidencial del gobierno de Iván Duque todo quedó paralizado en las regiones en lo referente a la implementación. Más allá si esta situación es producto de una estrategia para sabotear la paz o se deriva de una curva de aprendizaje normal de los nuevos gobiernos, lo cierto es que cada día que pasa, la situación se complica más.

A veces, me pregunto por qué algunos sectores de derecha, que están en el gobierno, quieren revivir a las FARC y buscan sabotear todo el proceso para provocar el surgimiento de otra guerrilla. La pregunta es central debido a que esté era el enemigo número uno del uribismo y ¿ahora que está  derrotado para qué revivirlos? Pueden existir dos respuestas:

La primera es que los gobiernos de corte neopopulistas siempre necesitan un enemigo para justificar sus desastres y entretener al pueblo. Las dos administraciones Uribe son el mejor ejemplo con las FARC, o lo que actualmente sucede en algunos países del norte con el fantasma de los migrantes. La otra respuesta es que algunos miembros del gobierno no saben a lo que están jugando y no están gobernando con principios de Estado sino con principios ideológicos.

En la vida real creo que es una mezcla de las dos, pero más allá de discutir sobre las causas de esto, lo que me parece complicado es que un puñado de burócratas inexpertos quieran mandar a Colombia nuevamente al abismo. Ahora que la popularidad del nuevo gobierno está por el piso, salidas de corte militar están a la orden del día: Una aventura militar en Venezuela, acabar el proceso de paz con el ELN, no continuar con el proceso de sometimiento a la justicia del Clan del Golfo o revivir a las FARC a punta de incumplimientos del Acuerdo, serían las opciones. O incluso una mezcla de todas estas. Mal haría Iván Duque en dejar como principal herencia un país incendiado.

 

No hay texto alternativo automático disponible. 

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, barba y primer plano 

Edwin Palma, nuevo presidente de la U. S. O.

 

Sobre la madrugada de hoy 4 de diciembre la U. S. O. ha anunciado el nombramiento de Edwin Palma Egea como su nuevo presidente, junto a él estarán 19 dirigentes quienes serán los encargados de liderar la transición energética que requiere el país.

Palma Egea es un joven barranqueño, quien ingreso como trabajador temporal a la Empresa Colombiana de Petróleos desde el año 2001, como analista químico.

 

Su carrera profesional ha ido en ascenso producto de su esfuerzo y disciplina, es así como en el año 2011 recibió título de Abogado de la Universidad Cooperativa de Colombia, seguido el de Especialista en Derecho Laboral, de la Universidad Libre, Magister en Derecho del trabajo, de la universidad Externado de Colombia y actualmente se encuentra terminando estudios en Derecho Constitucional.

 

Edwin Palma nacido el 6 de septiembre de 1983 en Barrancabermeja, Santander, ha señalado que durante los próximos 4 años la organización sindical fortalecerá el frente amplio por la defensa de Ecopetrol, trabajará para seguir siendo la mejor opción de sindicalización de los trabajadores petroleros del país, seguirá negociando convenios colectivos para mejorar condiciones de vida de trabajadores y sus familias, fortalecerá relacionamiento con comunidades y continuará haciendo parte de todas las luchas populares, estudiantiles, campesinas, obreras del país por la profundización de la democracia y la paz.

 

Así las cosas, la Junta Directiva Nacional quedó conformada de la siguiente manera:

 

Presidente: Edwin Palma Egea

Vicepresidente: César Loza

Fiscal: Ariel Corzo

Tesorero: José Marín Moreno Villarreal

Sec. General: Manuel CoronadoSec. De Actas: Ernesto Arias

Sec. De Seguridad Social: Alexis Soto

Sec. De Educación: Libardo Hernández

Sec. De Asuntos Colectivos: David Gómez

Sec. De Asuntos Administrativos: Abel Giraldo

Sec. De Asuntos Jurídicos: Martín Ravelo

Sec. De Comunicaciones: Jhon Rodríguez

Sec. De Derechos Humanos: Henry Jara

Sec. De Asuntos Electorales: José F. Ibarguen

Sec. De Asuntos Organizativos: Fabio Díaz

Sec. De Inclusión y Juventud: Edwin Castaño

Sec. De Relaciones Nacionales e Internacionales: Ludwing Gómez

Sec. De Usuarios y Beneficiarios: Óscar García

Sec. De Bienestar: Isnardo Lozano

Sec. Minero Energético: Wilmer Hernández

 

11.762 trabajadores participaron de las elecciones internas de la Unión Sindical Obrera en todo el país para elegir a los dirigentes que conformaran las diferentes subdirectivas y la nueva Junta de la U. S. O. nacional.

 

En las últimas horas se cerró de manera formal el proceso electoral luego de realizar un reconteo de la votación en todas las áreas del país, por parte de la Universidad de la Paz, encargada de garantizar la transparencia de las elecciones.

Redactó: Junta Directiva Nacional Barrancabermeja 4 de diciembre de 2018

 

 

 

La imagen puede contener: 1 persona, texto 

Medellin salida Parque Obrero Barrio Boston. Hora 3.p.m.

 

No hay texto alternativo automático disponible. 

 

 

UN SECTOR DEL SUNET

NO ES SOLIDARIO CON CARLOS CASTAÑEDA

En medio de las elecciones de la CUT fue despedido de su trabajo en la Beneficencia de Cundinamarca, después de 24 años de labores, el compañero Carlos Castañeda. Dicho despido se dio después de más de 5 años de proceso disciplinario y 7 de proceso judicial para levantar su fuero sindical y más de dos años y medio después de estar prescrita su sanción, por lo que se ha procedido por fuera de términos e ilegalmente. El cargo disciplinario que le atribuyeron, fue el presunto uso indebido del empleo para participar en actividades de proselitismo político, pues su sindicato, Sintraestatales, del cual era presidente, había respaldado a un candidato al Senado en 2006. En el momento de su despido se desempeñaba como vicepresidente nacional del SUNET, organización de rama del sector estatal que él ha ayudado a construir como parte de la política de la CUT. Sin embargo, desafortunadamente, 10 directivos de un total de 20 de la junta directiva nacional del SUNET, entre los que se encuentra Germán García, presidente; e Ivonne Rodríguez, secretaria general; una vez despedido Carlos Castañeda, en vez de proceder a solidarizarse ante la decisión patronal, resuelven desvincularlo de su cargo en el sindicato y determinan no permitirle continuar en la Dirección del mismo hasta la finalización del periodo para el cual había sido elegido. Es decir, ningún mínimo de solidaridad para alguien que siempre ha defendido a los trabajadores y contribuido a unificar los sindicatos del sector estatal en el SUNET. La solidaridad es un principio de altísimo valor entre los trabajadores que la CUT promulga e invita a practicar, que en este caso algunos de los directivos del SUNET renunciaron a hacerlo. Mención de rechazo y ejemplo negativo que debe criticarse y sancionarse política y éticamente.

Bogotá, 3 de diciembre de 2018

FABIO ARIAS, Fiscal Nacional de la CUT.

MIGUEL ÁNGEL DELGADO y NÉSTOR RAMÍREZ miembros del Comité Ejecutivo de la CUT

Bogotá-Cundinamarca.

 
 
 

 

No hay texto alternativo automático disponible. 

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano 

 

Fecha: 23 noviembre, 2018 Categoría: Opinión

Por: Luis I. Sandoval M.*

Ignacio Antonio Torres Giraldo nació en Filandia (Quindío) el 5 de marzo de 1892 y murió en Cali (Valle) el 15 de noviembre de 1968. Escribo esta nota con ocasión de los 50 años de su fallecimiento porque considero que el país debe tener noticia de su vida en el contexto de los tiempos en que le tocó vivir y percatarse de la vigencia de su lucha civilista por la emancipación social del pueblo trabajador.

No estamos acostumbrados a considerar relevantes en la historia colombiana la vida y ejecutorias de figuras pertenecientes a las capas plebeyas de la sociedad, menos las de un autodidacta que se convirtió en brillante intelectual marxista, historiador destacado y prominente dirigente político comunista como fue Ignacio Torres Giraldo.

Imposible hablar de Ignacio Torres sin hablar de María Cano, la Flor del Trabajo, la figura pública más destacada del obrerismo en los años 20. Él y ella fueron fundadores, junto con otros líderes sociales e intelectuales, del Partido Socialista Revolucionario (PSR) en 1926, sin adscripción a la Internacional, y luego compartieron espacios cotidianos de vida en los años 40 y 50.

 

En los 20 hicieron causa común con ellos destacados dirigentes como Raúl Eduardo Mahecha, Tomás Uribe Márquez, Guillermo Hernández Rodríguez, Gonzalo Sánchez, Rafael Vaquero, Elvira Medina, Sofía López, Juan de Dios Romero, Erasmo Valencia, Manuel Quintín Lame, Enriqueta Jiménez… Fundado el Partido Comunista de Colombia (PCC) en el año 30, se desempeñan como sus primeros secretarios generales Guillermo Hernández, Luis Vidales e Ignacio Torres…

La acción política de Torres está inscrita en el marco de la III Internacional (Komintern) de la época de Stalin en la URSS. Torres Giraldo pasó un período de casi cinco años (1929-1934) estudiando marxismo en la capital de la Unión Soviética. Fue el tiempo en que se convirtió en “un convencido líder doctrinario estalinista”, aspecto inocultable en la brillante trayectoria de Torres Giraldo (Meschkat y Rojas, 2015).

Sobre esta etapa Torres escribió 50 meses en Moscú, texto recientemente publicado por la Universidad del Valle. Ignacio se aparta de la militancia en el PCC por desavenencias con otros líderes comunistas a comienzos de los años 40 cuando se afirmaban las tesis de Frente Popular ante el agobiador ascenso del fascismo.

Ignacio y María viven un corto período en Bogotá poco después del 9 de abril de 1948. Fue el momento en que Eddy, hijo de Ignacio criado amorosamente por María, se graduó como abogado en la Universidad Católica Bolivariana de Medellín y vino a la capital junto con su compañero de promoción Belisario Betancur Cuartas.

Era el tiempo en que Torres había comenzado a escribir Los inconformes para relatar la “historia de las masas en Colombia”. Obra de alto vuelo en cinco volúmenes que ofrece un amplio panorama de la historia del país desde el ángulo social. Belisario, quien vivía en casa de Ignacio y María, fue uno de los primeros lectores de Los inconformes.

En abril de 2016 conocí el edificio de La Candelaria (carrera 4° #12-61, piso 3) donde se produjo ese cruce de caminos entre los connotados líderes de la izquierda, Ignacio Torres y María Cano, y quien luego sería un sobresaliente líder conservador y presidente de la República entre 1982 y 1986, Belisario Betancur.

Durante más de una década Ignacio Torres, radicado en Medellín, como marxista independiente prosigue su trabajo de investigador y escritor de historia social. De ese tiempo son Huelga general en Medellín y Síntesis de historia política colombiana. A comienzos de los años 60 Ignacio vuelve al Valle del Cauca y se radica en Palmira donde atiende la Librería Cervantes de su propiedad. Llega al fin de sus días en Cali, en 1968. María Cano había fallecido el año anterior en Medellín.

Otra obra de Ignacio es precisamente María Cano, mujer rebelde: “María Cano es la única mujer de Colombia y de América que ha logrado encarnar en un momento de la historia toda la angustia y los anhelos de un pueblo”, dice en el último párrafo de un sentido texto que terminó en mayo del 68.

Ignacio fue también fundador de periódicos, entre ellos El Martillo, de Pereira; La Humanidad, de Cali; colaborador de la Ola Roja, de Popayán, y de Tierra. Otras dos obras suyas que tuvieron importante impacto práctico en el campo de la lucha social y la acción política fueron La cuestión indígena en Colombia y La cuestión sindical en Colombia.

Urania, hija de Ignacio, conservó por largo tiempo varias obras inéditas de su padre y su archivo político, materiales que donó a la Universidad del Valle. Urania, muy lúcida, vive en Cali.

Sobre los últimos años de Ignacio Torres en Palmira se cuenta con el valioso testimonio de Gustavo González, querido amigo residente también en Cali, quien por esa época tuvo estrecha relación con Ignacio siendo un joven líder obrero. Es Gustavo quien con sus vívidos recuerdos suscita en mi espíritu la admiración que tengo por Ignacio Torres y su obra.

Torres, de origen campesino, quien a los 16 años todavía no sabía escribir, con el correr de los años se convirtió en escritor de literatura, historiador, editor de periódicos, dirigente político y educador. Además del español tenía buen dominio del francés, el ruso, el alemán y el italiano.

Ignacio Torres, persona de carácter amable y tranquilo, era al mismo tiempo un hombre de profundas convicciones y decisión inquebrantable de lucha. Su huella es imperecedera y sus obras de historia social, que está editando el Departamento de Humanidades de la Universidad del Valle, constituyen útil lectura para quienes desde la orilla alternativa aspiran a transformar a Colombia.

Ayer y hoy las expresiones comunistas y otras formaciones de carácter crítico y sentido transformador, incluidos los movimientos políticos que surgen de los insurgentes que hacen acuerdos de paz, constituyen opciones absolutamente válidas en el marco de la pluralidad democrática. La paz radica en superar la inveterada exclusión. La historia es maestra de vida.

@luisisandoval

lucho_sando@yahoo.es

*Publicado originalmente en el Espectador https://www.elespectador.com/opinion/ignacio-torres-giraldo-1892-1968-columna-822118

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.No hay texto alternativo automático disponible.